Juan Ri­car­do Or­te­ga

Aho­ra el turno de la des­in­for­ma­ción to­ca las puer­tas de la ba­se del IVA.

Dinero (Colombia) - - SUMARIO - Juan Ri­car­do Or­te­ga

El co­co

Las re­des so­cia­les y la po­lí­ti­ca se es­tán pla­gan­do de cí­ni­cos que va­ti­ci­nan de­ba­cles y se pre­sen­tan a sí mis­mos co­mo ada­li­des de la ver­dad y la mo­ral. Ge­nios en la ma­ni­pu­la­ción, con fra­ses so­no­ras pa­ra ali­men­tar la des­in­for­ma­ción.

Aho­ra el turno le to­có a la am­plia­ción de la ba­se del IVA. No les in­tere­sa en­ten­der có­mo en las tien­das in­for­ma­les o San An­dre­si­tos, tam­bién se ven­den pro­duc­tos sin fac­tu­ra. No les preo­cu­pa que sec­to­res con im­por­tan­tes ca­pi­ta­les co­mo los due­ños de flo­tas de ta­xis, bu­ses, ca­mio­nes, ga­na­de­ros, ma­yo­ris­tas de las cen­tra­les de abas­tos, due­ños de la tie­rra acu­mu­len ri­que­zas in­men­sas sin ja­más con­tri­buir ni mu­te.

No son ca­pa­ces de ex­pli­car­le al pue­blo que si siem­pre pi­den y re­ci­ben fac­tu­ra, esos pe­sos que to­dos po­drían tri­bu­tar su­ma­rían más de $35 bi­llo­nes al año del IVA que se de­ja de co­brar. Cuan­do le di­cen a la cla­se me­dia que le dan re­ba­ja si pa­ga en efec­ti­vo y no pi­de fac­tu­ra les es­tán ro­ban­do mu­chas ve­ces lo que se aho­rran.

Tam­po­co ex­pli­can que ese IVA –que ro­ban o eva­den– tam­bién con­lle­va una eva­sión del im­pues­to a la ren­ta, ya que los cos­tos que­dan in­fla­dos y los in­gre­sos dis­mi­nui­dos en el mon­to de lo ven­di­do sin fac­tu­ra. Es de­cir, no hay na­da más re­gre­si­vo pa­ra el país que to­do el gas­to so­cial en edu­ca­ción y sa­lud que sa­cri­fi­ca­mos año a año a ma­nos de esos co­rrup­tos.

La am­plia­ción de la ba­se del IVA re­pre­sen­ta $17 bi­llo­nes en ma­yor re­cau­do por con­trol de la eva­sión. Di­ne­ros que se de­be­rían com­pro­me­ter des­de ya pa­ra la ur­gen­te re­for­ma del sec­tor edu­ca­ti­vo. Es­te es el más va­lio­so e im­por­tan­te ser­vi­cio pa­ra es­ta cla­se me­dia a la que se le pi­de sa­cri­fi­car 5% del va­lor de su ca­nas­ta bá­si­ca pa­ra re­ci­bir tres o cua­tro ve­ces más en ser­vi­cios edu­ca­ti­vos pú­bli­cos de ca­li­dad.

Más im­por­tan­te aún: si in­ver­ti­mos en edu­ca­ción ya po­dría­mos pre­ve­nir es­ta ate­rra­do­ra iniqui­dad que es­tá ge­ne­ran­do las re­vo­lu­cio­na­rias in­no­va­cio­nes en ro­bó­ti­ca y tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción.

La edu­ca­ción pú­bli­ca en Co­lom­bia ne­ce­si­ta de una enor­me in­ver­sión. Nues­tros pro­fe­so­res me­re­cen que se in­vier­ta en ellos pa­ra su­pe­rar el atra­so en el que vi­vi­mos. No nos po­de­mos dar el lu­jo de no to­mar de­ci­sio­nes di­fí­ci­les de las que de­pen­de nues­tro fu­tu­ro. O nos que­da­mos atrás de un tren de cam­bio de al­ta ve­lo­ci­dad o nos apre­su­ra­mos a mon­tar­nos en él y per­mi­tir­nos so­ñar en un país prós­pe­ro y jus­to.

Ya los po­lí­ti­cos ave­za­dos es­tán ape­lan­do a las emo­cio­nes pa­ra ga­nar adep­tos a cos­ta de ha­cer lo que es res­pon­sa­ble. Cla­ra­men­te es más fá­cil ar­gu­men­tar que nues­tra muy vul­ne­ra­ble cla­se me­dia no pue­de con­tri­buir na­da más por qué no tie­nen co­mo.

Pe­ro eso es no tan cier­to. Si esa cla­se me­die re­ci­bie­ra edu­ca­ción de ca­li­dad gra­tis con trans­por­te es­co­lar in­clui­do, sa­lud gra­tis y las ta­sas de in­te­rés pa­ra sus cré­di­tos hi­po­te­ca­rios fue­sen com­pe­ti­ti­vas se­gún el ver­da­de­ro ries­go de in­cum­pli­mien­to que ca­da cual re­pre­sen­ta, los aho­rros de es­tos ho­ga­res se­rían muy su­pe­rio­res al cos­to del IVA.

Los co­le­gios por con­ce­sión de Bo­go­tá, y ojo, me re­fie­ro so­lo a es­tos por la ca­li­dad de los rec­to­res y la se­rie­dad de quie­nes li­de­ran es­ta ini­cia­ti­va, son un ejem­plo cla­ro de que sí se pue­de pro­veer es­te ser­vi­cio a los más po­bres con ca­li­dad y bue­nos re­sul­ta­dos. El éxi­to es­tá en la ca­li­dad de las per­so­nas in­vo­lu­cra­das, por lo que re­pli­car­lo no es tri­vial, pe­ro ha­cen creí­ble el diá­lo­go so­bre las bon­da­des de in­ver­tir en nues­tro sis­te­ma edu­ca­ti­vo. In­ver­sio­nes muy cos­to­sas que so­lo son fac­ti­bles con drás­ti­cos au­men­tos en el re­cau­do de im­pues­tos.

El otro re­to es có­mo lo­grar que esa cla­se me­dia ga­ne más, au­men­te la ofer­ta de em­pleo y su in­gre­so dis­po­ni­ble me­jo­re. Hoy en día la com­pe­ten­cia des­leal de la uni­ver­si­da­des de ga­ra­je y las po­bres prác­ti­cas de se­lec­ción y re­mu­ne­ra­ción de fun­cio­na­rios pú­bli­cos tam­bién aten­tan con­tra la po­si­bi­li­dad de la cla­se me­dia de me­jo­rar su in­gre­so. Por eso la im­por­tan­cia de los me­ca­nis­mos de acre­di­ta­ción. Un tí­tu­lo no es su­fi­cien­te ga­ran­tía de la com­pe­ten­cia de un pro­fe­sio­nal. Los in­gre­sos de la cla­se me­dia no de­pen­den del IVA, de­pen­den de mu­chas más co­sas, la­men­ta­ble­men­te no se es­tá dan­do la dis­cu­sión que es.

LA AM­PLIA­CIÓN DE LA BA­SE DEL IVA RE­PRE­SEN­TA $17 BI­LLO­NES EN MA­YOR RE­CAU­DO (...). DI­NE­ROS QUE SE DE­BE­RÍAN COM­PRO­ME­TER DES­DE YA PA­RA LA RE­FOR­MA DEL SEC­TOR EDU­CA­TI­VO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.