¡Ha­gan sus APUES­TAS!

¿Cuál es el ne­go­cio le­gal que en su se­gun­do año de ope­ra­ción as­pi­rar a lle­gar a in­gre­sos de $1 bi­llón anual? La res­pues­ta son las apues­tas de­por­ti­vas en lí­nea.

Dinero (Colombia) - - PORTADA -

Son po­cas las com­pa­ñías co­lom­bia­nas que fac­tu­ran más de $1 bi­llón al año (hoy US$333 mi­llo­nes). Se­gún el ran­king de las 5.000 em­pre­sas de Di­ne­ro, el año pa­sa­do fue­ron 124.

Es­te si­gue sien­do un gru­po muy ex­clu­si­vo al que es di­fí­cil lle­gar, pues en él so­lo cla­si­fi­can fir­mas con mu­chos años de tra­yec­to­ria o con ne­go­cios dis­rup­ti­vos, co­mo es el ca­so de los al­ma­ce­nes de des­cuen­to D1, que fue­ron crea­dos en 2010 y cin­co años des­pués fac­tu­ra­ron su pri­mer bi­llón.

Ese ca­so ré­cord po­dría el año en­tran­te ser su­pe­ra­do por una em­pre­sa de un sec­tor que has­ta aho­ra no tie­ne re­pre­sen­tan­tes en el club del bi­llón.

Se tra­ta de una fi­lial de Co­rre­dor Em­pre­sa­rial, un con­glo­me­ra­do que agru­pa 28 em­pre­sas del sec­tor de apues­tas, así co­mo la red de pa­gos y trans­fe­ren­cias de di­ne­ro Su­per­gi­ros. En el ran­king de Di­ne­ro el año pa­sa­do Co­rre­dor Em­pre­sa­rial ocu­pa­ba el ter­cer lu­gar por in­gre­sos (con $280.677 mi­llo­nes fac­tu­ra­dos en 2017) en el sec­tor de jue­gos de suer­te y azar. Es el con­ce­sio­na­rio au­to­ri­za­do por Col­jue­gos pa­ra la ope­ra­ción del Su­pe­ras­tro, Las De­por­ti­vas y Bet­play y, pre­ci­sa­men­te, es es­te úl­ti­mo el que dis­pa­ra­rá sus in­gre­sos el año en­tran­te.

Bet­play se de­di­ca a las apues­tas de­por­ti­vas en lí­nea y fue la se­gun­da pla­ta­for­ma en en­trar en ope­ra­ción en el país. Aun­que las apues­tas a tra­vés de in­ter­net no son una no­ve­dad, pues jus­ta­men­te el ca­rác­ter glo­bal de la red de re­des per­mi­te des­de Co­lom­bia apos­tar en otros paí­ses, es­tas eran ile­ga­les, da­do que no se ha­cían los res­pec­ti­vos apor­tes a la sa­lud, que acá ha­cen los ope­ra­do­res de jue­gos de suer­te y azar, al tiem­po que no ha­bía con­trol so­bre los re­cur­sos que se usa­ban pa­ra apos­tar.

Es­to mo­ti­vó al Go­bierno, a tra­vés de Col­jue­gos, a or­ga­ni­zar las apues­tas en lí­nea en el país y pa­ra eso ex­pi­dió en ma­yo de 2016 una re­so­lu­ción que es­ta­ble­cía el re­gla­men­to pa­ra ejer­cer esa ac­ti­vi­dad. Así, Co­lom­bia se con­vir­tió en el pri­mer país de La­ti­noa­mé­ri­ca en re­gla­men­tar es­te ti­po de jue­gos on­li­ne.

En ju­lio de 2017 se au­to­ri­zó la pri­me­ra pla­ta­for­ma de apues­tas de­por­ti­vas (wplay.co de la em­pre­sa Aqui­la Glo­bal Group) y le si­guió Bet­play.

Se­gún Fe­col­jue­gos, ac­tual­men­te hay 16 ope­ra­do­res au­to­ri­za­dos en el país, que en con­jun­to fac­tu­ra­ron $112.076 mi­llo­nes en 2017 y $1,1 bi­llo­nes en lo que va de 2018.

Ger­mán Se­gu­ra, ge­ren­te de Bet­play, di­ce que hoy ellos son los más gran­des del mer­ca­do con una fac­tu­ra­ción men­sual que des­de fe­bre­ro pa­sa­do al­can­za US$30 mi­llo­nes ($90.000 mi­llo­nes) y que de man­te­ner su rit­mo de cre­ci­mien­to el año en­tran­te al­can­za­rán a ven­der $1 bi­llón.

_¿Có­mo lo ha­cen?

Se­gu­ra ex­pli­ca que su ven­ta­ja ra­di­ca en que se ase­so­ra­ron con ex­per­tos in­ter­na­cio­na­les en apues­tas de­por­ti­vas, que les pro­veen el soft­wa­re pa­ra, por ejem­plo, el ma­ne­jo de las es­ta­dís­ti­cas de­por­ti­vas a par­tir de las cua­les se fi­jan las apues­tas, ade­más sus 600.000 clien­tes pue­den usar los 30.000 pun­tos de Su­per­gi­ros en el país pa­ra re­car­gar sus cuen­tas o re­cla­mar sus pre­mios.

Su me­cá­ni­ca de fun­cio­na­mien­to es sen­ci­lla: los ju­ga­do­res crean una cuen­ta en la pá­gi­na web de Bet­play y lue­go van a un pun­to de Su­per­gi­ros pa­ra re­car­gar la cuen­ta con un de­pó­si­to de $20.000 en ade­lan­te o ha­cen el de­pó­si­to di­rec­ta­men­te en el por­tal me­dian­te tar­je­ta de cré­di­to.

Ya con un sal­do en su cuen­ta el ju­ga­dor pue­de ele­gir en­tre 25 de­por­tes pa­ra apos­tar y ob­via­men­te por la cul­tu­ra del país, 75% se in­cli­na por fút­bol (de ellos 60% se con­cen­tra en el ren­ta­do lo­cal y 40% en el in­ter­na­cio­nal). An­tes del par­ti­do, el apos­ta­dor eli­ge si apues­ta por un em­pa­te, por la pér­di­da o por el triun­fo de un equi­po y la ca­sa pa­ga de­pen­dien­do del his­to­rial de los dos equi­pos en­fren­ta­dos (esas ci­fras las pro­ce­sa un pro­vee­dor que es­tá en Lon­dres).

El ju­ga­dor pue­de apos­tar por va­rios par­ti­dos en si­mul­tá­nea (má­xi­mo 8 al tiem­po) y tam­bién tie­ne la op­ción de apos­tar en vi­vo, es de­cir, mien­tras trans­cu­rre el par­ti­do. Allí eli­ge cuál equi­po ha­rá el si­guien­te gol o cuál ju­ga­dor ha­rá el si­guien­te ti­ro de es­qui­na. Es­ta mo­da­li­dad en vi­vo es la que más aco­gi­da ha te­ni­do en Co­lom­bia, pues se ha­cen apues­tas de $500 en ade­lan­te.

_Bue­nas ex­pec­ta­ti­vas

El ge­ren­te de Bet­play di­ce que el mo­de­lo de ne­go­cio les ha fun­cio­na­do bien, da­do que en un año lo­gra­ron re­cu­pe­rar la in­ver­sión y al­can­zar las me­tas que te­nían pa­ra los dos pri­me­ros años de ope­ra­cio­nes. Por eso, son op­ti­mis­tas con pron­to lle­gar a la me­ta del $ bi­llón en fac­tu­ra­ción. Acla­ra que el pa­sa­do Mun­dial de Fút­bol de Ru­sia les dio un gran im­pul­so, pues du­ran­te esa épo­ca sus clien­tes apos­ta­ban a dia­rio y aho­ra lo ha­cen dos ve­ces por se­ma­na.

Des­pués del fút­bol los de­por­tes con los que más apues­tan los co­lom­bia­nos son te­nis, ba­lon­ces­to y béis­bol.

Una de las gran­des ven­ta­jas de es­te ne­go­cio es que sus prin­ci­pa­les clien­tes son los jó­ve­nes, a quie­nes les gus­ta in­cor­po­rar la tec­no­lo­gía en sus apues­tas (70% se ha­cen a tra­vés del ce­lu­lar) y po­co les in­tere­san otras for­mas de jue­gos co­mo el chan­ce o la lo­te­ría.

En Bet­play ade­más de de­por­tes ofre­cen otras op­cio­nes de jue­gos on­li­ne co­mo ru­le­ta, black­jack o má­qui­nas tra­ga­mo­ne­das vir­tua­les (lla­ma­das slots). Lo que si no es­tá per­mi­ti­do en el país son las apues­tas no re­la­cio­na­das con ca­si­nos o con de­por­tes. Por ejem­plo, en Es­ta­dos Uni­dos y el Reino Uni­do se apues­ta so­bre quié­nes se­rán los pró­xi­mos go­ber­nan­tes o los ga­na­do­res de pre­mios co­mo los Ós­car o los Grammy.

“Es­pe­ra­mos que a fu­tu­ro eso tam­bién pue­da ser re­gu­la­do en Co­lom­bia pa­ra que el mer­ca­do se pro­fe­sio­na­li­ce más. Por aho­ra lo que ne­ce­si­ta­mos es más apo­yo de la ban­ca, que tie­ne es­tig­ma­ti­za­do al sec­tor, pe­ro no­so­tros cum­pli­mos con las nor­mas pa­ra pre­ve­nir el la­va­do de ac­ti­vos y con las exi­gen­cias de Col­jue­gos. Tan so­lo por pa­gos pa­ra sa­lud es­te año he­mos gi­ra­do $10.500 mi­llo­nes y du­pli­ca­re­mos esa ci­fra en 2019”, reite­ra Se­gu­ra.

Con o sin apo­yo de la ban­ca, lo cier­to es que las apues­tas en lí­nea lle­ga­ron pa­ra que­dar­se y pron­to con­se­gui­rán su cu­po en el club de las em­pre­sas del bi­llón.

Hoy los ope­ra­do­res de apues­tas en lí­nea tie­nen 1'525.082 cuen­tas re­gis­tra­das en el país.

Ger­mán Se­gu­ra Ge­ren­te de Bet­play

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.