La vi­sión de JIMMY MA­YER

Jimmy Ma­yer es uno de los prin­ci­pa­les cons­truc­to­res del te­ji­do em­pre­sa­rial en Co­lom­bia. Aun­que des­de ha­ce años vi­ve en el ex­te­rior, si­gue aten­to a lo que pa­sa en el país y es­te es su diag­nós­ti­co de por qué no cre­ce­mos.

Dinero (Colombia) - - PORTADA - Jimmy Ma­yer

Ase le pue­de con­si­de­rar uno de los de­ca­nos en el desa­rro­llo del sec­tor in­dus­trial co­lom­biano. Par­ti­ci­pó en la crea­ción de Pav­co y en la con­for­ma­ción del Gru­po San­ford, con em­pre­sas co­mo Pe­tro­quí­mi­ca Co­lom­bia­na, Cen­tel­sa, Pro­pil­co y Bio­film.

Hoy vi­ve fue­ra del país, pe­ro es­tá muy aten­to al desa­rro­llo em­pre­sa­rial en Co­lom­bia. Di­ne­ro con­ver­só con él pa­ra ana­li­zar la co­yun­tu­ra en ma­te­ria de im­pues­tos y desa­rro­llo in­dus­trial y las pers­pec­ti­vas del país. Sus preo­cu­pa­cio­nes son evi­den­tes:“la tris­te reali­dad es que nun­ca Co­lom­bia tu­vo un ver­da­de­ro pro­pó­si­to na­cio­nal con mi­ras a desa­rro­llar un po­ten­cial in­dus­trial”.

Des­de ha­ce un tiem­po, Us­ted no vi­ve en Co­lom­bia. A la dis­tan­cia, ¿qué opi­na del ini­cio del ac­tual go­bierno?

Efec­ti­va­men­te, ha­ce exac­ta­men­te 22 años que no vi­vo en Co­lom­bia, pe­ro si­go muy fir­me en mi amor por el país y en mi fe en nues­tra gen­te. Man­ten­go un pa­tri­mo­nio im­por­tan­te in­ver­ti­do en em­pre­sas en Co­lom­bia, las cua­les he­mos crea­do o ad­qui­ri­do a tra­vés de tan­tos años; y en es­te mo­men­to es­ta­mos ha­cien­do in­ver­sio­nes muy cuan­tio­sas con mi­ras a ro­bus­te­cer es­tas em­pre­sas. Res­pec­to a la pre­gun­ta, se­ría de par­te mía un atre­vi­mien­to opi­nar so­bre un go­bierno que ape­nas aho­ra co­mien­za su la­bor. Me te­mo que –tal vez gra­cias a las te­le­no­ve­las– nos he­mos vuel­to muy in­me­dia­tis­tas y ol­vi­da­mos que los cam­bios to­man tiem­po.

No pre­ten­do aquí til­dar a nin­gún go­bierno en par­ti­cu­lar, ni tra­tar de asig­nar “cul­pas”. No ol­vi­de­mos que nin­gún Pre­si­den­te, por fuer­te que sea, pue­de go­ber­nar sin acuer­dos po­lí­ti­cos y, en par­ti­cu­lar, sin el apo­yo del Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca.

En­ton­ces, ¿cuál es su men­sa­je? ¿Qué es lo que no le ha per­mi­ti­do a Co­lom­bia te­ner cre­ci­mien­tos eco­nó­mi­cos re­le­van­tes?

Mi in­ten­ción es tra­tar de des­per­tar una con­cien­cia co­lec­ti­va pa­ra que nos sin­ce­re­mos y no pre­ten­da­mos ser lo que no so­mos. A dia­rio nos au­to­ala­ba­mos y nos da­mos gol­pes de pe­cho, pe­ro sin mi­rar afue­ra y com­pa­rar­nos con mo­de­los mu­chí­si­mo más exi­to­sos.

To­me, por ejem­plo, la Re­pú­bli­ca de Co­rea. Ha­ce ya ca­si 70 años te­nía­mos eco­no­mías muy com­pa­ra­bles; am­bas con un pau­pé­rri­mo in­gre­so per cá­pi­ta. Hoy en día, Co­rea tie­ne un in­gre­so per cá­pi­ta más del do­ble del nues­tro. Su eco­no­mía es pu­jan­te, con tec­no­lo­gías de pun­ta ma­nu­fac­tu­ran­do los pro­duc­tos más avan­za­dos del mun­do. La em­pre­sa Sam­sung, por sí so­la, ¡¡tie­ne ven­tas anua­les cu­yo mon­to se acer­ca al pro­duc­to bru­to na­cio­nal de Co­lom­bia!! Si quie­re, si­go se­ña­lan­do a Sin­ga­pur, Is­rael, Es­to­nia, y el mis­mo Ja­pón. Di­go es­to con el fin de tra­tar de des­per­tar­nos de un tor­por que no nos per­mi­te ver con cla­ri­dad nues­tras de­fi­cien­cias y apli­car los co­rrec­ti­vos ne­ce­sa­rios.

Fí­je­se: nues­tra po­bla­ción cre­ce a una ta­sa de apro­xi­ma­da­men­te 1% por año. No se ne­ce­si­ta ser un ma­te­má­ti­co pa­ra sa­car la cuen­ta que, si que­re­mos do­blar el in­gre­so per cá­pi­ta, ne­ce­si­ta­re­mos 18 años, ¡siem­pre y cuan­do el pro­duc­to bru­to in­terno crez­ca a la ta­sa del 5% anual! No es­ta­mos ni cer­ca. En­ton­ces, ¿cuál es el plan? ¿Hay plan? ¿O es­ta­mos con­de­nan­do a los co­lom­bia­nos a es­pe­rar 40 o 50 años más pa­ra me­jo­rar sus­tan­cial­men­te su ni­vel de vi­da?

¿Dón­de es­tá el pro­ble­ma? ¿Por qué no he­mos po­di­do pro­gre­sar más?

Me la po­ne muy di­fí­cil. Pa­ra bus­car cau­sas de fon­do ten­dría­mos que re­mon­tar­nos a los años del Fren­te Na­cio­nal. Nues­tros lí­de­res, así co­mo su­pie­ron su­pe­rar la cri­sis de la vio­len­cia, no fue­ron igual­men­te acer­ta­dos en tra­zar un rum­bo eco­nó­mi­co que con­du­je­ra a igua­lar el pro­gre­so que han lo­gra­do otros paí­ses.

A su vez, hay que ad­mi­tir y aplau­dir el he­cho de que el ma­ne­jo de la eco­no­mía siem­pre fue se­rio y or­to­do­xo, de tal for­ma que Co­lom­bia nun­ca fal­tó a sus com­pro­mi­sos. Pe­ro tal vez fue ese mis­mo ri­gor el que no nos per­mi­tió adop­tar un es­que­ma más atre­vi­do, más ima­gi­na­ti­vo y más pro­duc­ti­vo.

La tris­te reali­dad es que nun­ca Co­lom­bia tu­vo un ver­da­de­ro pro­pó­si­to na­cio­nal con mi­ras a desa­rro­llar un po­ten­cial in­dus­trial. Tra­di­cio­nal­men­te nos en­fras­ca­mos en los com­mo­di­ties, ol­vi­dan­do el he­cho que los paí­ses de­pen­dien­tes de ellos ra­ra vez lo­gran un ver­da­de­ro pro­gre­so.

En épo­cas más re­cien­tes nos he­mos em­bar­ca­do en va­rios tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio, sin te­ner en cuen­ta que Co­lom­bia no tie­ne mu­cho qué ofre­cer, pe­ro en cam­bio he­mos en­tre­ga­do nues­tro mer­ca­do a paí­ses mu­cho más desa­rro­lla­dos, con es­que­mas eco­nó­mi­cos que fa­vo­re­cen am­plia­men­te la crea­ción de in­dus­trias.

Uno de los prin­ci­pios de la re­for­ma tri­bu­ta­ria de fi­na­les de 2016 fue la de ayu­dar­les a las em­pre­sas. En su con­cep­to, ¿cree que se cum­plió con es­te ob­je­ti­vo?

¿Bro­mea, o pre­gun­ta en se­rio? Los im­pues­tos que pa­gan nues­tras in­dus­trias en Co­lom­bia es­tán hoy en día en­tre los más al­tos del mun­do.

Per­mí­ta­me un ejem­plo de la vi­da real: ha­ce un par de se­ma­nas tu­ve una pre­sen­ta­ción por par­te de una de nues­tras em­pre­sas, don­de pro­yec­tan pa­ra es­te año una pér­di­da, des­pués de im­pues­tos, de unos US$239.000.

Aho­ra bien, mi­re­mos es­to co­mo se ha­ce en cual­quier otro país: Im­pues­to ICA: 433,000; Im­pues­to Pre­dial: 100,000; Pre­sun­ti­va: 189,000; 4X 1000: 200,000; To­tal de Im­pues­tos: 922,000. Uti­li­dad an­tes de to­dos es­tos im­pues­tos: 639,000. Ta­sa efec­ti­va de im­pues­tos: 144%.

¿Quién, en su sano jui­cio, em­pren­de un nue­vo ne­go­cio en es­tas con­di­cio­nes? Voy a otro ejem­plo, de una em­pre­sa (no del gru­po) muy exi­to­sa. En esa, los im­pues­tos a pa­gar su­man más de 56%, ta­sa efec­ti­va. Aho­ra, com­pa­re es­to con los im­pues­tos en los paí­ses de la Oc­de, don­de el pro­me­dio es del or­den de 25%; y me apre­su­ro a aña­dir que en Es­ta­dos Uni­dos es de 21,5% y en el Reino Uni­do de 19%.

¿Por qué le atri­bu­ye tan­ta im­por­tan­cia a la ta­sa im­po­si­ti­va?

Cuan­do ope­rá­ba­mos ba­jo el ré­gi­men de una eco­no­mía ce­rra­da, las in­dus­trias en Co­lom­bia no te­nían por qué es­for­zar­se a pro­du­cir con ca­li­dad, ni ser efi­cien­tes y, si ade­más los im­pues­tos eran al­tos, el con­su­mi­dor for­zo­sa­men­te pa­ga­ba el pre­cio. Hoy la co­sa es muy di­fe­ren­te, ya que nos en­fren­ta­mos día a día con em­pre­sas en el ex­te­rior, las cua­les go­zan de be­ne­fi­cios ex­tre­ma­da­men­te fa­vo­ra­bles.y aho­ra te voy a sor­pren­der con la si­guien­te fra­se: ¡Las em­pre­sas no pa­gan im­pues­tos!

Per­dón, ha­ce unos mo­men­tos se que­ja­ba de la ta­sa tan al­ta, ¿y aho­ra me di­ce que las em­pre­sas

no pa­gan im­pues­tos?

Me ex­pli­co: cuan­do vas a una de nues­tras em­pre­sas y com­pras al­go por, di­ga­mos, $1.000; de esa su­ma pa­ga­mos ma­te­ria pri­ma, cos­tos de pro­duc­ción, nó­mi­na, etc. y, con al­go de suer­te nos pue­de que­dar un 10%, o sea $100 de uti­li­dad. De esa su­ma el es­ta­do nos qui­ta $50.

Pre­gun­ta: ¿De dón­de sa­lie­ron esos $50? ………¡Pues de su bol­si­llo! ¡De los $1.000 que pa­gó por la mer­can­cía! Al fi­nal de cuen­tas los im­pues­tos siem­pre van im­plí­ci­tos en el pre­cio de com­pra de cual­quier bien o ser­vi­cio. Aho­ra, fí­je­se: con im­pues­tos tan ele­va­dos, las in­dus­trias en Co­lom­bia se ven ca­da vez más as­fi­xia­das y mar­gi­na­das y aca­ban fi­nal­men­te por ce­rrar y ce­der el mer­ca­do a los pro­duc­tos de im­por­ta­ción. Si tie­ne en men­te lo que ex­pli­qué an­te­rior­men­te, ¡¡el con­su­mi­dor en Co­lom­bia ter­mi­na pa­gan­do im­pues­tos a paí­ses en el ex­tran­je­ro, por con­duc­to de los bie­nes de im­por­ta­ción que com­pra!!

Pe­ro, al­gu­nos ad­vier­ten que, a pe­sar de los im­pues­tos tan al­tos, con­ta­mos con una mano de obra ba­ra­ta, la cual nos de­be per­mi­tir com­pe­tir…

Nues­tra mano de obra no es tan ba­ra­ta co­mo se pien­sa, es­pe­cial­men­te cuan­do se tie­nen en cuen­ta las pres­ta­cio­nes so­cia­les, etc. Pe­ro eso, pa­ra mí co­mo in­dus­trial, es irre­le­van­te. To­do lo con­tra­rio: oja­lá las em­pre­sas nos die­ran me­jor ren­di­mien­to pa­ra po­der re­mu­ne­rar me­jor a to­do nues­tro per­so­nal. El pa­tri­mo­nio más va­lio­so en cual­quier em­pre­sa es su per­so­nal, y ese es el ac­ti­vo que me­jor hay que cui­dar y con­ser­var. Aho­ra, cuan­do un go­bierno nos qui­ta un por­cen­ta­je des­me­su­ra­do de nues­tras uti­li­da­des, no nos que­da su­fi­cien­te pa­ra se­guir in­vir­tien­do, am­plian­do y mo­der­ni­zan­do, y de esa ma­ne­ra au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad de nues­tro per­so­nal. Re­cuer­de que, mien­tras más pro­duc­ti­vo el per­so­nal, me­jor le po­de­mos pa­gar.

¡La idea de que de­be­mos com­pen­sar un al­to im­pues­to con una mano de obra ba­ra­ta es una sim­ple mons­truo­si­dad!

El pre­si­den­te Du­que ha di­cho que se le ba­ja­rá la ta­sa im­po­si­ti­va a las em­pre­sas y se le au­men­ta­rá a las per­so­nas na­tu­ra­les. ¿Ve es­to con op­ti­mis­mo?

Ho­nes­ta­men­te, no. Es muy po­co, muy tar­de. Lo que se ru­mo­ra pue­de ser un gran pa­lia­ti­vo pa­ra las em­pre­sas exis­ten­tes, pe­ro dis­ta mu­cho de ser un plan atre­vi­do y agre­si­vo con mi­ras a dar­le un ver­da­de­ro im­pul­so a la ac­ti­vi­dad in­dus­trial en Co­lom­bia. Ne­ce­si­ta­mos ur­gen­te­men­te que el país dé un gran sal­to ade­lan­te. Ya co­noz­co de va­rias em­pre­sas que –ha­bien­do desa­rro­lla­do ex­ce­len­te tec­no­lo­gía en Co­lom­bia– aho­ra se es­ta­ble­cen en paí­ses don­de las con­di­cio­nes im­po­si­ti­vas les son mu­cho más fa­vo­ra­bles. No me quie­ro ade­lan­tar, pe­ro mal ha­ría en es­con­der el he­cho de que nues­tro gru­po es­tá ac­ti­va­men­te ges­tio­nan­do un nue­vo cen­tro de ma­nu­fac­tu­ra en otro país. Es­ta­mos con­si­de­ran­do Es­ta­dos Uni­dos, don­de el im­pues­to es de tan so­lo el 21,5%, y ade­más ofre­ce otros be­ne­fi­cios. Por ejem­plo, el cos­to de la ener­gía eléc­tri­ca se pue­de ne­go­ciar has­ta por de­ba­jo de $0.05 Us/kwh. En Cos­ta Ri­ca nos ofre­cen 5 años sin im­pues­tos, y lue­go 5 más pa­gan­do tan so­lo 5%.

Con su ex­pe­rien­cia crean­do em­pre­sas, ¿cuál se­ría su con­se­jo pa­ra dar­le un fuer­te em­pu­je a la in­dus­tria, y a la eco­no­mía del país?

El te­ma no es sen­ci­llo. Se­ría irres­pon­sa­ble de mi par­te no re­co­no­cer el pro­ble­ma fis­cal del país en es­tos mo­men­tos. En ese sen­ti­do, lo úni­co que pue­do apor­tar es el con­se­jo que cie­rren la bre­cha tan gi­gan­tes­ca por la cual se fu­gan mi­les de mi­llo­nes. No quie­ro se­ña­lar nin­gu­na ac­ti­vi­dad en par­ti­cu­lar por­que son bien co­no­ci­das y tam­po­co es mi lu­gar ha­cer­lo. Pe­ro el he­cho es que una par­te muy im­por­tan­te del dé­fi­cit se de­be sim­ple­men­te a un mal ma­ne­jo.

Se re­quie­re vo­lun­tad po­lí­ti­ca, go­bierno, y mano fir­me. Si pien­san los tec­nó­lo­gos con sus ho­jas de cálcu­lo que van a ce­rrar la bre­cha con más im­pues­tos, es­tán tris­te­men­te equi­vo­ca­dos. Lo úni­co que lo­gra­rán es una fu­ga aún ma­yor de em­pre­sas y ca­pi­ta­les.

¿Qué so­lu­ción pro­pon­go? Co­men­ce­mos por nues­tras for­ta­le­zas: an­te to­do, el ca­pi­tal hu­mano. Du­ran­te esos 22 años apren­dí que hay po­cos paí­ses con gen­te tan in­te­li­gen­te, de­di­ca­da y tra­ba­ja­do­ra co­mo Co­lom­bia. Si no he­mos pro­gre­sa­do más es por­que nin­gún go­bierno ha si­do ca­paz de crear las con­di­cio­nes pa­ra el desa­rro­llo. Si el en­torno fue­se más fa­vo­ra­ble, no hay país al cual le ten­dría yo más fe.te­ne­mos un país ma­ra­vi­llo­so con cual­quier can­ti­dad de re­cur­sos na­tu­ra­les. Gra­cias a los re­cien­tes go­bier­nos, nues­tro país ha re­cu­pe­ra­do su pres­ti­gio y su cre­di­bi­li­dad en el en­torno in­ter­na­cio­nal. Aho­ra te­ne­mos que crear el en­torno pa­ra apro­ve­char lo an­te­rior y dar un sal­to ade­lan­te. Pa­ra que Co­lom­bia dé ese gran sal­to es me­nes­ter que im­pul­se­mos ma­nu­fac­tu­ras de gran va­lor agre­ga­do. Nues­tro mer­ca­do in­terno es de­ma­sia­do pe­que­ño pa­ra po­der ab­sor­ber ta­les pro­duc­tos y, por lo tan­to, no se­ría ren­ta­ble es­ta­ble­cer­se en Co­lom­bia sin un com­po­nen­te ex­por­ta­dor pre­pon­de­ran­te.

¿Có­mo mo­ti­var es­to?

Pri­me­ro, crear un ré­gi­men tri­bu­ta­rio ex­tre­ma­da­men­te fa­vo­ra­ble a las ex­por­ta­cio­nes de pro­duc­tos con al­to va­lor agre­ga­do (y soy el pri­me­ro en ad­mi­tir que la de­fi­ni­ción no se­rá fá­cil). Mi su­ge­ren­cia es que las uti­li­da­des pro­ve­nien­tes de esas ex­por­ta­cio­nes se gra­ven a una ta­sa no ma­yor a 10%. Y, pa­ra no en­re­dar­nos en su desa­rro­llo, apli­ca­ría una fór­mu­la muy sen­ci­lla: el por­cen­ta­je de las ven­tas al ex­te­rior de ta­les pro­duc­tos se­ría el por­cen­ta­je de las uti­li­da­des que han de go­zar de la ta­sa me­nor.

Se­gun­do, con res­pec­to a los de­más pro­duc­tos, las em­pre­sas no de­ben gra­var­se a una ta­sa ma­yor a 25% ¡To­do

in­clui­do! Ha­go én­fa­sis por­que las aran­de­las adi­cio­na­les son muy one­ro­sas. El ICA, el pre­dial, el 4X1000 etc. To­dos su­man. Hoy en día si una em­pre­sa nue­va com­pra un te­rreno gran­de, an­ti­ci­pan­do fu­tu­ro cre­ci­mien­to, es cas­ti­ga­da con un pre­dial que no se com­pa­gi­na con el ne­go­cio.

Ter­ce­ro, en cam­bio, y pa­ra com­pen­sar en par­te, soy par­ti­da­rio de gra­var los di­vi­den­dos. De es­ta ma­ne­ra es­ta­ría­mos fa­vo­re­cien­do la ca­pi­ta­li­za­ción y el for­ta­le­ci­mien­to de nues­tras em­pre­sas.

Cuar­to, eli­mi­nar el IVA pa­ra la im­por­ta­ción de ma­qui­na­ria y equi­po. Cier­to que se pue­de amor­ti­zar, pe­ro la reali­dad es que se ha con­ver­ti­do en un prés­ta­mo, sin in­tere­ses, a la na­ción.

Quin­to, eli­mi­nar la ren­ta pre­sun­ti­va y el im­pues­to a la ri­que­za. En un gran nú­me­ro de ca­sos, es­tos equi­va­len a una sim­ple ex­pro­pia­ción del ca­pi­tal, ya que a me­nu­do no hay ren­ta su­fi­cien­te pa­ra sus­ten­tar esos im­pues­tos.

Sex­to, for­ta­le­cer las le­yes an­ti-dum­ping con el fin de dar una pro­tec­ción ade­cua­da y opor­tu­na a la em­pre­sa na­cio­nal.

Sép­ti­mo, man­te­ner la fle­xi­bi­li­dad en el mer­ca­do la­bo­ral. A la lar­ga, la ri­gi­dez en es­te mer­ca­do ope­ra en con­tra de los in­tere­ses de los mis­mos tra­ba­ja­do­res.

Oc­ta­vo, ase­gu­rar­nos que las em­pre­sas del Es­ta­do den cla­ra pre­fe­ren­cia a la pro­duc­ción na­cio­nal cuan­do es­ta com­pi­ta en igual­dad de pre­cio y ca­li­dad. Y, fi­nal­men­te, ¡de­fen­da­mos lo nues­tro!

¿Qué cam­bio ha­ría en el te­ma tri­bu­ta­rio pa­ra per­so­nas na­tu­ra­les?

No na­ve­go bien en esas aguas. Sal­vo lo que di­je so­bre gra­var los di­vi­den­dos, no ten­go en reali­dad opi­nión. Pe­ro sí quie­ro al­zar una voz de aler­ta: re­cien­te­men­te asis­tí a una pre­sen­ta­ción don­de se nos di­jo que fi­nal­men­te los im­pues­tos a las per­so­nas na­tu­ra­les van a al­can­zar los ni­ve­les de los paí­ses de la Oc­de. Mi voz de aler­ta va al he­cho que, en ta­les con­di­cio­nes, em­pie­za a ser muy atrac­ti­vo emi­grar y em­plear­se en otro país don­de –en igual­dad de im­pues­tos– el Es­ta­do ofre­ce con­di­cio­nes mu­cho más atrac­ti­vas. Y es­to no es un es­pe­jis­mo: hay ya mu­chos paí­ses, en­tre ellos Ja­pón, que bus­can ac­ti­va­men­te atraer pro­fe­sio­na­les en me­jo­res con­di­cio­nes de las que ofre­ce­mos en Co­lom­bia. Por el mo­men­to, los Es­ta­dos Uni­dos han res­trin­gi­do la in­mi­gra­ción de pro­fe­sio­na­les, pe­ro con el des­em­pleo al ni­vel más ba­jo en los úl­ti­mos 40 años, muy pron­to es­ta­rán suc­cio­nan­do a nues­tros me­jo­res pro­fe­sio­na­les.

¿Ve al­gu­na sa­li­da a la cri­sis por la que pa­sa la eco­no­mía?

Si vol­ve­mos a ver los in­tere­ses del país con la vie­ja vi­sión del cor­to pla­zo, de­bo con­fe­sar que no le veo sa­li­da. Se re­quie­re que el país aú­ne es­fuer­zos, de­je de un la­do los in­tere­ses mez­qui­nos y nos de­di­que­mos a cons­truir una Co­rea. Te­ne­mos la gen­te y te­ne­mos la ca­pa­ci­dad.

Nos ha­ce fal­ta la vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra crear el en­torno ade­cua­do.

De otra ma­ne­ra, te­mo mu­cho por el fu­tu­ro de nues­tro país. Mi pre­dic­ción es que, de se­guir por el mis­mo rum­bo, en me­nos de 8 años nues­tro go­bierno se­rá de iz­quier­da. Di­rán que el sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta no fun­cio­na y, tal co­mo lo he­mos apli­ca­do, ten­go que dar­les la ra­zón.

¿Y le preo­cu­pa el he­cho que ten­ga­mos un go­bierno de iz­quier­da?

De nin­gu­na ma­ne­ra, si fue­se una iz­quier­da ilus­tra­da. Pe­ro me asus­ta una iz­quier­da con ideas y es­que­mas pro­pios; es­que­mas fra­ca­sa­dos en tan­tos otros paí­ses. He es­cu­cha­do los plan­tea­mien­tos del can­di­da­to Pe­tro, y ten­go que de­cir que su­per­fi­cial­men­te tie­nen mu­cho sen­ti­do. El ha­bla con me­su­ra, pro­pie­dad y se­rie­dad. De­sa­for­tu­na­da­men­te, no he es­cu­cha­do ar­gu­men­tos se­rios re­ba­tien­do esos plan­tea­mien­tos. So­lo vo­ces que gri­tan: “Nos quie­re lle­var a otra Ve­ne­zue­la”. Pues eso no es se­rio, ni creo por un mo­men­to que el can­di­da­to Pe­tro ten­ga nin­gu­na in­ten­ción aje­na al bien de su país. Pe­ro sí ca­be un cues­tio­na­mien­to se­rio a sus pro­pues­tas; es­pe­cial­men­te cuan­do la so­lu­ción que pro­po­ne es con­ver­tir el país en un pa­raí­so agrí­co­la. No des­car­to el he­cho de que en al­gu­nos ru­bros ten­dre­mos éxi­to, pe­ro no en un vo­lu­men que nos so­lu­cio­ne el pro­ble­ma de em­pleo pa­ra una po­bla­ción cre­cien­te.

Su plan­tea­mien­to des­co­no­ce dos reali­da­des: la pri­me­ra es que no te­ne­mos la más mí­ni­ma po­si­bi­li­dad de com­pe­tir en gran vo­lu­men con­tra paí­ses co­mo Aus­tra­lia, Viet­nam, Ugan­da y mu­chos más; y la se­gun­da es el sim­ple he­cho de que nues­tra po­bla­ción es pre­pon­de­ran­te­men­te ur­ba­na. Los jó­ve­nes de hoy tie­nen muy po­co ape­ti­to pa­ra in­ter­nar­se en el cam­po a cul­ti­var agua­ca­tes.

Jimmy Ma­yer es uno de los em­pre­sa­rios más re­co­no­ci­dos. Tie­ne se­rias re­ser­vas so­bre la es­truc­tu­ra tri­bu­ta­ria en Co­lom­bia.

Ma­yer con­si­de­ra que pa­ra dar un gran sal­to, Co­lom­bia de­be im­pul­sar ma­nu­fac­tu­ras de al­to va­lor agre­ga­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.