¿SER PRO­FE PA­GA?

Afron­tar jor­na­das la­bo­ra­les ex­te­nuan­tes, con 40 ni­ños en pro­me­dio por sa­lón, su­ma­do al po­co res­pe­to de la la­bor, ha­cen de la pro­fe­sión do­cen­te una de las me­nos re­co­no­ci­das so­cial­men­te en el país.

Dinero (Colombia) - - CARÁTULA_ MEDICIÓN -

Pa­dres or­gu­llo­sos de­jan a sus hi­jos en las puer­tas del co­le­gio, so­ñan­do con lo que po­drían lo­grar tras años de es­tu­dio. De­jan en ma­nos de los maes­tros la la­bor de cul­ti­var su desa­rro­llo y abrir sus ojos a un mun­do de po­si­bi­li­da­des. Es una enor­me res­pon­sa­bi­li­dad, pe­ro ¿se re­fle­ja esa res­pon­sa­bi­li­dad en su es­ta­tus so­cial y sa­la­rio? ¿Re­ci­ben los pro­fe­so­res lo que en reali­dad me­re­cen?

La reali­dad de los ‘pro­fes’ po­ne sobre el es­ce­na­rio su si­tua­ción en Co­lom­bia. No es se­cre­to pa­ra na­die que en el país el em­pleo do­cen­te no es de los más res­pe­ta­dos y, mu­cho me­nos, bien re­mu­ne­ra­do, lo que ha im­pac­ta­do en la ca­li­dad pro­fe­sio­nal de los nue­vos egre­sa­dos de li­cen­cia­tu­ra y en la vo­ca­ción do­cen­te de pri­ma­ria y se­cun­da­ria.

“Es­te es un gra­ve pro­ble­ma en los ima­gi­na­rios so­cia­les. Pa­re­cie­ra que los que he­mos in­gre­sa­do a es­tu­diar

DE LOS PRO­FE­SO­RES QUE SE RI­GEN POR EL ES­TA­TU­TO DO­CEN­TE DE 2002, 52% DEVENGA $1'924.511 MEN­SUA­LES Y 6% GA­NA $7'163.444.

una li­cen­cia­tu­ra fué­ra­mos re­tra­sa­dos men­ta­les por­que a nues­tros pro­gra­mas se nos asig­na el pun­ta­je más ba­jo pa­ra el in­gre­so. De ahí que sur­jan pre­mi­sas co­mo “cual­quie­ra pue­de ser maes­tro”, “o es­tu­die es­ta ca­rre­ra pa­ra lue­go pa­sar a la que le gus­ta”, “aun­que sea de maes­tro, el to­do es tra­ba­jar”. Eso ha­ce que el per­fil de los pro­fe­so­res sea muy va­ria­do, pues mu­chos in­gre­san a la ca­rre­ra sin co­no­cer cuál es la fun­ción del edu­ca­dor”, ase­gu­ra la doc­to­ra Dia­na El­vi­ra So­to, de­ca­na de la fa­cul­tad de Edu­ca­ción de la UPTC en Tun­ja.

Un es­tu­dio rea­li­za­do en el úl­ti­mo mes por la Fun­da­ción Var­key, ana­li­zó en 35 paí­ses la vi­sión que las so­cie­da­des tie­nen de los do­cen­tes. Los re­sul­ta­dos se pre­sen­ta­ron en el Glo­bal Tea­cher Sta­tus In­dex (GTSI – Ín­di­ce Glo­bal del Es­ta­tus de los Pro­fe­so­res) 2018. Unos de sus prin­ci­pa­les ha­llaz­gos es que so­lo un cuar­to (25%) de los co­lom­bia­nos pien­sa que los alum­nos res­pe­tan a sus do­cen­tes, mien­tras que 53% con­si­de­ra que no. En es­te as­pec­to, Co­lom­bia es el de­ci­mo­cuar­to más ba­jo de to­dos los paí­ses en­cues­ta­dos y con­tras­ta con Chi­na, que ocu­pa el pri­mer lu­gar, don­de 81% de los en­cues­ta­dos con­si­de­ra que los alum­nos res­pe­tan a sus do­cen­tes.

Ade­más, el GTSI mues­tra de ma­ne­ra iné­di­ta que hay un víncu­lo di­rec­to en­tre el es­ta­tus da­do al do­cen­te y el ren­di­mien­to de los alum­nos, me­di­do

por los re­sul­ta­dos de las prue­bas Pisa (Pro­gra­ma In­ter­na­cio­nal de Eva­lua­ción de Es­tu­dian­tes). Los paí­ses que pre­sen­ta­ron ma­yor ni­vel de pres­ti­gio al pro­fe­sor, en ge­ne­ral, tie­nen me­jo­res pun­tua­cio­nes en las Pisa. Es­te re­sul­ta­do de­mues­tra que no so­lo es bueno te­ner un al­to pres­ti­gio de los do­cen­tes, sino que es al­go que con­du­ce a me­jo­res re­sul­ta­dos en­tre los es­tu­dian­tes.

_Sa­la­rios y for­ma­ción

Eu­ro­pa es el me­jor lu­gar pa­ra en­se­ñar en tér­mi­nos de sa­la­rios. Par­ti­cu­lar­men­te en Lu­xem­bur­go, don­de pue­den lle­gar a ga­nar has­ta US$137.000 al año. Sui­za y Ale­ma­nia son los si­guien­tes paí­ses con los sa­la­rios más al­tos en la do­cen­cia a ni­vel pre­pa­ra­to­ria.

En Co­lom­bia, se­gún la in­for­ma­ción de las ta­blas sa­la­ria­les pu­bli­ca­das por Fe­co­de en su pá­gi­na, apro­xi­ma­da­men­te 48% de aque­llos pro­fe­so­res que es­tán en el es­ca­la­fón do­cen­te de 1979, re­ci­be un suel­do de $3’120.336. De los que es­tán am­pa­ra­dos ba­jo el de­cre­to 1278 de 2002 hay 52% que ga­na $1’924.511 y 6% que tie­nen doc­to­ra­do y en­tre 15 y 18 años de ex­pe­rien­cia, los cua­les de­ven­gan $7’163.444 men­sua­les.

Al te­ma sa­la­rial, se une el de la ca­pa­ci­ta­ción, que es otra des­ven­ta­ja que se evi­den­cia en Co­lom­bia. Mien­tras en Sin­ga­pur, to­dos los maes­tros se for­man en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Edu­ca­ción y en­tran a tra­ba­jar los egre­sa­dos más des­ta­ca­dos, acá si­gue el de­ba­te sobre la eva­lua­ción do­cen­te y sobre las he­rra­mien­tas pa­ra for­ta­le­cer es­ta pro­fe­sión.

Ha­ce tres años el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción lan­zó un pro­gra­ma de for­ma­ción lla­ma­do ‘Be­cas pa­ra la Ex­ce­len­cia Do­cen­te’, pe­ro los ex­per­tos in­sis­ten en que fal­ta mu­cho en ca­pa­ci­ta­ción –en Sin­ga­pur los pro­fe­so­res tie­nen más de 100 ho­ras de desa­rro­llo y for­ma­ción pro­fe­sio­nal ca­da año–, así co­mo en crear con­cien­cia sobre el rol del maes­tro.

Pa­ra la doc­to­ra So­to hay au­sen­cia de los va­lo­res éti­cos trans­ver­sa­les en la for­ma­ción del do­cen­te, da­do su pa­pel co­mo agen­tes lí­de­res de la so­cie­dad. “Por su­pues­to, los do­cu­men­tos del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción es­ta­ble­cen esos va­lo­res, pe­ro en la prue­bas que se ha­cen so­lo mi­den co­no­ci­mien­tos” agre­ga.

_E­va­luar al do­cen­te

Des­de 2002 en el país se apli­ca un nue­vo Es­ta­tu­to de Pro­fe­sio­na­li­za­ción Do­cen­te, De­cre­to 1278, el cual tie­ne en la eva­lua­ción el ins­tru­men­to cla­ve pa­ra avan­zar en es­ta ca­rre­ra y as­cen­der en el es­ca­la­fón. “An­tes las prue­bas bá­si­ca­men­te con­sis­tían en unas eva­lua­cio­nes in­di­rec­tas de se­lec­ción múl­ti­ple, has­ta 2015, cuan­do se em­pe­zó a ha­cer una eva­lua­ción más com­ple­ta, con unas as­pi­ra­cio­nes muy al­tas. Pe­ro fal­ta pla­ta pa­ra ha­cer una me­jor eva­lua­ción, con ob­ser­va­ción de cla­se, ca­li­fi­ca­ción de vi­deos, va­rios jue­ces, etc. Es­te ti­po de prue­bas dan in­for­ma­ción, no so­lo sobre lo que sa­be el do­cen­te, sino tam­bién sobre có­mo en­se­ña, pe­ro sa­be­mos que el pre­su­pues­to pa­ra edu­ca­ción es li­mi­ta­do y hay que ver có­mo se apro­ve­cha”, co­men­ta Julián Ma­ri­ño, di­rec­tor del Cen­tro de Eva­lua­ción de la Uni­ver­si­dad de los An­des.

La mi­nis­tra de Edu­ca­ción, Ma­ría Vic­to­ria An­gu­lo, ha anun­cia­do que la eva­lua­ción do­cen­te ten­dría nue­vas lu­ces. “El Mi­nis­te­rio vie­ne tra­ba­jan­do en sie­te ejes que con­tri­bui­rán a me­jo­rar la ca­li­dad en

la for­ma­ción co­lom­bia­na. El ter­cer eje se lla­ma “To­dos por una edu­ca­ción de ca­li­dad” e in­vo­lu­cra un tra­ba­jo ar­ti­cu­la­do con el Ic­fes pa­ra de­fi­nir el nue­vo es­que­ma de eva­lua­ción”, di­jo la Mi­nis­tra.

Por el bien de los es­tu­dian­tes y de los más de 326.000 do­cen­tes que ejer­cen en el país, oja­lá se pue­dan me­jo­rar las con­di­cio­nes de eva­lua­ción y vol­ver a dig­ni­fi­car su pro­fe­sión, la cual es fun­da­men­tal pa­ra el desa­rro­llo de Co­lom­bia.

En­tre 34 paí­ses eva­lua­dos, Co­lom­bia ocu­pa uno de los pues­tos más ba­jos en cuan­to al res­pe­to a los maes­tros.

Dia­na E. So­to De­ca­na de la Fac. de Edu­ca­ción de la UPTC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.