La ru­ta mal­di­ta

El tra­mo dos de la Ru­ta del Sol es uno de los íco­nos de los pro­ble­mas y di­fi­cul­ta­des en el desa­rro­llo de pro­yec­tos en Co­lom­bia. Aho­ra se le su­ma la muer­te de Jor­ge En­ri­que Pi­zano, uno de sus au­di­to­res, y su hi­jo Ale­jan­dro.

Dinero (Colombia) - - CONTENTS -

La Ru­ta del Sol 2 se ha con­ver­ti­do en una de las his­to­rias más tru­cu­len­tas en el desa­rro­llo de los ne­go­cios en Co­lom­bia. Las de­nun­cias sobre irre­gu­la­ri­da­des en al­gu­nos con­tra­tos sin so­por­tes que hi­zo Jor­ge En­ri­que Pi­zano, una es­pe­cie de au­di­tor del pro­yec­to –que se co­no­cie­ron tras su fa­lle­ci­mien­to–,

al en­ton­ces abo­ga­do y ex­mi­nis­tro Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez y hoy Fis­cal Ge­ne­ral de la Na­ción, son el más re­cien­te desa­rro­llo de es­ta con­tro­ver­ti­da obra.

Ade­más de la muer­te de Pi­zano, que se atri­bu­yó a un in­far­to, días des­pués tam­bién fa­lle­ció su hi­jo Ale­jan­dro, por en­ve­ne­na­mien­to con cia­nu­ro al be­ber una bo­te­lla de agua que es­ta­ba en la ofi­ci­na de su pa­dre.

El se­gun­do tra­mo de la Ru­ta del Sol es una con­ce­sión en la que par­ti­ci­pa­ban Ode­brecht, con 62%; Gru­po Aval –a tra­vés de Cor­fi­co­lom­bia­na y Episol– con 33%, y el res­tan­te 5% del Gru­po So­lar­te y es uno de los pro­yec­tos de ma­yor ta­ma­ño e in­ver­sión en el país, con un va­lor to­tal de $3,2 bi­llo­nes (tron­cal más otro­sí), con una ex­ten­sión de 528 ki­ló­me­tros y que ha­ce par­te del pro­yec­to Ru­ta del Sol, que in­clu­ye 3 tra­mos.

A fi­na­les de 2016, la con­fe­sión del pa­go de coimas por par­te de Ode­brecht pa­ra que­dar­se con el pro­yec­to y la acep­ta­ción del en­ton­ces vi­ce­mi­nis­tro de Trans­por­te, Gabriel Gar­cía, de ha­ber­las re­ci­bi­do, ge­ne­ró un tsu­na­mi en el desa­rro­llo de in­fra­es­truc­tu­ra en Co­lom­bia, pa­ra­li­zó los cie­rres fi­nan­cie­ros de los pro­yec­tos de Cuar­ta Ge­ne­ra­ción (4G) y se ini­cia­ron nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes, a car­go de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Na­ción y de la Su­pe­rin­ten­den­cia de In­dus­tria y Co­mer­cio (SIC).

Las de­nun­cias y re­ve­la­cio­nes más re­cien­tes que

EL TRI­BU­NAL DE AR­BI­TRA­MEN­TO DE RU­TA DEL SOL 2 YA EN­TRÓ EN SU ETA­PA DE­FI­NI­TI­VA. SU FA­LLO SE CONOCERÍA EN LOS PRÓ­XI­MOS ME­SES.

re­abrie­ron el con­tro­ver­ti­do pa­sa­do de es­te pro­yec­to se co­no­cie­ron en una en­tre­vis­ta que Pi­zano –con­tro­ller de la obra; es de­cir, una es­pe­cie de su­per­vi­sor que re­vi­sa­ba las ope­ra­cio­nes de la con­ce­sión– le dio a No­ti­cias Uno en agos­to de es­te año y que so­lo se­ría pú­bli­ca si él fa­lle­cía o sa­lía del país co­mo tes­ti­go pro­te­gi­do.

Pi­zano de­mos­tró –de acuer­do con las gra­ba­cio­nes de con­ver­sa­cio­nes– que el hoy fis­cal ge­ne­ral de la Na­ción, Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez, fue in­for­ma­do y sa­bía de las irre­gu­la­ri­da­des en al­gu­nos con­tra­tos sin so­por­tes que ha­lló el con­tro­ller.

El no­ti­cie­ro pu­bli­có los au­dios de la con­ver­sa­ción de 2015, cuan­do Mar­tí­nez era abo­ga­do del Gru­po Aval y una de las per­so­nas más cer­ca­nas a Luis Carlos Sar­mien­to An­gu­lo, ca­be­za de es­te po­de­ro­so con­glo­me­ra­do fi­nan­cie­ro, en los que Pi­zano le in­for­ma de las irre­gu­la­ri­da­des en­con­tra­das en sus ave­ri­gua­cio­nes y la for­ma en que se ha­brían des­via­do re­cur­sos de la con­ce­sión pa­ra con­tra­tos que no se efec­tua­ron.

Se­gún el Fis­cal, Pi­zano lo bus­có en ca­li­dad de ami­go y pa­ra apro­ve­char su cer­ca­nía con Sar­mien­to An­gu­lo, pa­ra ha­cer­le lle­gar es­ta in­for­ma­ción y que tam­bién su­pie­ra de la si­tua­ción, por­que en “la ad­mi­nis­tra­ción no le pa­ra­ban bo­las”.

Sin em­bar­go, nue­vos au­dios dan cuen­ta de que Mar­tí­nez ca­li­fi­có los do­cu­men­tos co­mo la con­for­ma­ción de al­gu­nos de­li­tos, y la prin­ci­pal crí­ti­ca de ana­lis­tas y opo­si­to­res es por qué no los de­nun­ció. In­clu­so, par­ti­ci­pó pos­te­rior­men­te en la ela­bo­ra­ción de un acuer­do en­tre Ode­brecht y Gru­po Aval pa­ra que la fir­ma bra­si­le­ña de­vol­vie­ra re­cur­sos por $33.000 mi­llo­nes, pe­ro no hu­bo de­nun­cias ni se con­fi­gu­ra­ron plei­tos en­tre los so­cios por esos ma­los ma­ne­jos.

A pe­sar de que Mar­tí­nez Nei­ra, en las gra­ba­cio­nes de 2015, ase­gu­ra que en­tre­ga­rá los do­cu­men­tos e in­for­ma­rá a Sar­mien­to An­gu­lo sobre es­tos he­chos, el Gru­po Aval en un co­mu­ni­ca­do re­cien­te ha re­cha­za­do cual­quier afir­ma­ción que pre­ten­da se­ña­lar que co­no­ció, an­tes de di­ciem­bre 21 del año 2016, que Ode­brecht ha­bía efec­tua­do pa­gos de so­bor­nos pa­ra ob­te­ner los men­cio­na­dos con­tra­tos.

Ade­más, el con­ce­sio­na­rio el mis­mo año de los au­dios ini­ció un tri­bu­nal de ar­bi­tra­men­to con­tra la Agen­cia Na­cio­nal de In­fra­es­truc­tu­ra (ANI) por el pa­go de unos so­bre­cos­tos, en torno de los cua­les tam­bién hay du­das, tri­bu­nal que ha si­do muy ac­ci­den­ta­do. Ya en­tró en su eta­pa fi­nal y su fa­llo de­fi­ni­ti­vo pue­de co­no­cer­se en los pró­xi­mos me­ses.

_La his­to­ria re­cien­te

Pre­ci­sa­men­te, en 2015, me­ses an­tes de que las au­to­ri­da­des de Es­ta­dos Uni­dos re­ve­la­ran los pa­gos de so­bor­nos que ha­bía he­cho Ode­brecht en la re­gión, en los que se in­cluían los efec­tua­dos en Co­lom­bia, pe­ro en el mis­mo año en que se die­ron los au­dios que se co­no­cie­ron re­cien­te­men­te, el con­sor­cio Ru­ta del Sol 2 ha­bía rea­li­za­do una de­man­da con­tra la ANI por lo que

con­si­de­ra­ba unos so­bre­cos­tos de cons­truc­ción, cu­ya pre­ten­sión en prin­ci­pio fue de $1,1 bi­llo­nes, pe­ro pos­te­rior­men­te se re­du­jo a $750.000 mi­llo­nes.

Des­de el Go­bierno –la ANI y la Agen­cia de De­fen­sa Ju­rí­di­ca del Es­ta­do–, hu­bo con­sen­so en que es­tos so­bre­cos­tos eran del con­ce­sio­na­rio y no se acep­tó la de­man­da, por lo que las di­fe­ren­cias ju­rí­di­cas de­ri­va­ron en un tri­bu­nal de ar­bi­tra­men­to por ese va­lor.

Sin em­bar­go, es­te ti­re y aflo­je en un con­flic­to ‘nor­mal’ en los pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra en Co­lom­bia, tie­ne aho­ra un es­ce­na­rio adi­cio­nal: se­gún los au­dios re­ve­la­dos por Pi­zano a No­ti­cias Uno, de sus con­ver­sa­cio­nes con Mar­tí­nez Nei­ra, y los que se co­no­cie­ron con pos­te­rio­ri­dad, la ca­be­zas del Gru­po Aval ya co­no­cían des­de 2015 las irre­gu­la­ri­da­des en el ma­ne­jo de par­te de la con­tra­tos que se rea­li­za­ban en la obra, pe­ro el con­flic­to con­tra la ANI si­guió su ca­mino.

Una vez se co­no­cie­ron, a fi­na­les de 2016, las con­fe­sio­nes de co­rrup­ción por par­te de Ode­brecht en Es­ta­dos Uni­dos, y en las que tam­bién es­ta­ba Co­lom­bia, la ANI en el mis­mo tri­bu­nal de ar­bi­tra­men­to pi­dió que se de­cla­ra­ra nu­lo el con­tra­to.

En ese mo­men­to, en los pri­me­ros me­ses de 2017, em­pe­za­ron las di­fi­cul­ta­des pa­ra el tri­bu­nal de ar­bi­tra­men­to: los miem­bros de es­te re­nun­cia­ron por­que no se sin­tie­ron tran­qui­los to­man­do de­ci­sio­nes en me­dio de esa pre­sión. Se pro­ce­dió a es­co­ger los nue­vos ár­bi­tros y, co­mo no hu­bo con­sen­so en­tre las par­tes, los nom­bres se de­ci­die­ron por sor­teo en la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Bo­go­tá.

En me­dio de es­tos ajus­tes, la SIC or­de­nó li­qui­dar el con­tra­to co­mo me­di­da cau­te­lar, da­do que in­cu­rrió en prác­ti­cas res­tric­ti­vas de la com­pe­ten­cia en su ad­ju­di­ca­ción.

_La dis­cu­sión

Una de las prin­ci­pa­les dis­cu­sio­nes era si se da­ba por nu­li­dad o por ca­du­ci­dad. Y esa dis­cu­sión tie­ne dos fren­tes: uno, que, en ca­so de nu­li­dad, so­lo se pue­den re­co­no­cer las obras efec­ti­va­men­te rea­li­za­das sin uti­li­da­des; mien­tras en el ca­so de ca­du­ci­dad se li­qui­da de acuer­do a la fór­mu­la prees­ta­ble­ci­da en el con­tra­to y se apli­ca la mul­ta co­rres­pon­dien­te. Y el se­gun­do fren­te es­tá re­la­cio­na­do con los efec­tos que ge­ne­ran y las po­si­bi­li­da­des de san­cio­nes e in­ha­bi­li­da­des pa­ra que los miem­bros de la con­ce­sión no pu­die­ran vol­ver a con­tra­tar con el Es­ta­do.

La ANI re­ci­bió una or­den de un juez an­te una ac­ción po­pu­lar que se in­ter­pu­so en el Tri­bu­nal Ad­mi­nis­tra­ti­vo de Cun­di­na­mar­ca, en el sen­ti­do de que se pro­te­gie­ra a los ter­ce­ros de bue­na fe, co­mo los em­plea­dos, pro­vee­do­res y los usua­rios de la vía. Se hi­zo un acuer­do en­tre la ANI y el con­ce­sio­na­rio de ter­mi­na­ción del con­tra­to –co­mo lo exi­gía ade­más la SIC– bus­can­do ade­más un pe­rio­do de tran­si­ción pa­ra que se le en­tre­gue la obra al In­vías pa­ra sa­lir y con­tra­tar de nue­vo.

Y en ese pe­rio­do ha­bía que ha­cer al­gu­nas co­sas: ase­gu­rar el buen man­te­ni­mien­to de la vía pa­ra no afec­tar a usua­rios, pa­gar­les a los em­plea­dos y pro­vee­do­res, y ha­cer la au­di­to­ría de las obras por par­te de la in­ter­ven­to­ría pa­ra de­ter­mi­nar el va­lor real de las obras que se le es­ta­ban en­tre­gan­do al Es­ta­do y en fun­ción de eso po­der li­qui­dar el

EL LÍO POR RU­TA DEL SOL 2 MINÓ LA CON­FIAN­ZA EN­TRE EL SEC­TOR FI­NAN­CIE­RO Y LAS CON­CE­SIO­NES DE CUAR­TA GE­NE­RA­CIÓN (4G).

con­tra­to. En es­te acer­ca­mien­to no hu­bo un acuer­do en la par­te eco­nó­mi­ca y se tra­ba­jó en el desa­rro­llo de una fór­mu­la de li­qui­da­ción que se­ría pre­sen­ta­da al tri­bu­nal de ar­bi­tra­men­to.

La dis­cu­sión eco­nó­mi­ca la ex­pli­có el ex­pre­si­den­te de la ANI, Luis An­dra­de, en una en­tre­vis­ta a Di­ne­ro en agos­to pa­sa­do: “A fi­na­les de ese año, gros­so mo­do, el pro­yec­to ha­bía re­ci­bi­do $2,4 bi­llo­nes de los ban­cos y $300.000 mi­llo­nes de los con­ce­sio­na­rios

(…) Nues­tra pos­tu­ra, que al fi­nal no se acep­tó y por eso to­da­vía es­tá en el tri­bu­nal de ar­bi­tra­men­to, fue que no­so­tros no po­día­mos pa­gar más de lo que ha­bían pues­to los pri­va­dos, o sea la su­ma de los $2,4 bi­llo­nes más los $300.000 mi­llo­nes, que da $2,7 bi­llo­nes, y la ra­zón es que si hay una nu­li­dad en un con­tra­to la ley di­ce que no se pue­den re­co­no­cer uti­li­da­des. Y si les pa­gá­ra­mos más de lo que pu­sie­ron es­ta­rían ge­ne­ran­do uti­li­da­des. Ellos –Ode­brecht y sus so­cios– in­sis­tie­ron en una fór­mu­la que les ge­ne­ra­ba una uti­li­dad de $400.000 mi­llo­nes sobre el di­ne­ro que ha­bían pues­to. Eso pa­ra no­so­tros no fue acep­ta­ble”, di­jo An­dra­de en su mo­men­to.

Y agre­gó: “el otro pun­to que plan­teó la ANI en su mo­men­to fue que la su­ma de la deu­da más el equity era un te­cho, por­que ha­bía que ve­ri­fi­car si las obras que se hi­cie­ron sí va­lían lo que apa­re­cía en la con­ta­bi­li­dad y la ra­zón prin­ci­pal pa­ra esa sos­pe­cha es la can­ti­dad de pa­gos irre­gu­la­res que se hi­cie­ron des­de la Ru­ta del Sol y Con­sol. La mis­ma Fis­ca­lía ha­ce un año sa­có un co­mu­ni­ca­do en el que di­jo que esos pa­gos irre­gu­la­res po­dían lle­gar a $80.000 mi­llo­nes. En la con­ta­bi­li­dad es­ta­ban apa­re­cien­do va­lo­res de obra que real­men­te no se hi­cie­ron. Un buen ejem­plo, que es co­no­ci­do por la opi­nión pú­bli­ca, es el del con­sor­cio Sión, una cons­truc­to­ra de Saha­gún que fac­tu­ró $18.000 mi­llo­nes, creo, a fa­vor de los se­ño­res Elías y Bu­la. Y eso apa­re­ce en la con­ta­bi­li­dad co­mo obra, pe­ro cla­ra­men­te sa­be­mos que no fue. La pro­pues­ta de la ANI era que es­ta­mos dis­pues­tos a re­co­no­cer co­mo un te­cho la su­ma de la deu­da en los ban­cos con lo que pu­sie­ron los ac­cio­nis­tas, pe­ro su­je­to a una ve­ri­fi­ca­ción de que las obras es­tén allí. Se­ría ab­sur­do que re­co­no­cié­ra­mos obras fic­ti­cias co­mo las que se han re­ve­la­do úl­ti­ma­men­te”, se­ña­ló An­dra­de ha­ce tres me­ses en la en­tre­vis­ta a Di­ne­ro.

En ese mo­men­to, agos­to de es­te año, sur­gió una nue­va aris­ta en la dis­cu­sión con Ode­brecht. La em­pre­sa bra­si­le­ña anun­ció una de­man­da in­ter­na­cio­nal con­tra el Es­ta­do co­lom­biano por cer­ca de $3,8 bi­llo­nes, cuan­do se­gún los cálcu­los de la ANI el te­cho pa­ra los re­co­no­ci­mien­tos eran de $2,7 bi­llo­nes, $1,1 bi­llo­nes más; es de­cir uti­li­da­des pa­ra una em­pre­sa que con­fe­só co­rrup­ción y pa­go de coimas pa­ra que­dar­se con el con­tra­to.

_Los im­pac­tos

El lío ge­ne­ra­do en la Ru­ta del Sol 2 ha si­do de hon­do ca­la­do: el ries­go repu­tacio­nal que se pro­du­jo por los he­chos de co­rrup­ción minó la con­fian­za en­tre el sec­tor fi­nan­cie­ro y los con­ce­sio­nes de Cuar­ta Ge­ne­ra­ción (4G), a tal pun­to que el año pa­sa­do so­lo se lo­gra­ron dos cie­rres fi­nan­cie­ros pa­ra esos pro­yec­tos, cuan­do en 2016 ha­bían si­do 8. Pa­ra es­te año se es­pe­ran al me­nos otros 6 cie­rres.

La pér­di­da de con­fian­za se dio por­que los re­cur­sos de la obra que es­ta­ban en el fi­dei­co­mi­so y as­cen­dían a $1,4 bi­llo­nes, eran es­pe­ra­dos por el sec­tor fi­nan­cie­ro; sin em­bar­go, la ANI so­lo gi­ró un po­co más de la mi­tad, lo que se vio re­fle­ja­do en pro­vi­sio­nes que gol­pea­ron los re­sul­ta­dos de los ban­cos que par­ti­ci­pa­ron en el pro­ce­so de fi­nan­cia­ción de la obra.

A es­ta si­tua­ción, se ge­ne­ró una con­tro­ver­sia en­tre An­dra­de y Luis Carlos Sar­mien­to Gu­tié­rrez, pre­si­den­te del Gru­po Aval, por cuen­ta de la fór­mu­la de li­qui­da­ción del con­tra­to de Ru­ta del Sol 2, en el que, a jui­cio del ex­pre­si­den­te de la ANI, ha­bría un error que obli­ga­ría a pa­gar be­ne­fi­cios no re­ci­bi­dos por el Es­ta­do por más de $400.000 mi­llo­nes, por re­co­no­cer dos ve­ces el efec­to de la in­fla­ción.

Se­gún Sar­mien­to, en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en El Tiem­po, en la Ru­ta del Sol 2 la con­ce­sio­na­ria al­can­zó a cons­truir apro­xi­ma­da­men­te el 52% de la obra, que el Es­ta­do has­ta el mo­men­to no ha pa­ga­do. A jui­cio de Sar­mien­to, la de­mo­ra en ha­cer el pri­mer pa­go de los re­cur­sos que es­ta­ban en el fi­dei­co­mi­so le ha­bían cau­sa­do in­tere­ses fi­nan­cie­ros adi­cio­na­les del or­den de $300.000 mi­llo­nes, y por esa ra­zón, “los ban­cos fi­nan­cia­do­res se vie­ron en la ne­ce­si­dad de apli­car el pa­go re­ci­bi­do en pri­me­ra ins­tan­cia a po­ner al día esos in­tere­ses”.

Ade­más, es­te de­ba­te coin­ci­dió con un ajus­te a la ley de in­fra­es­truc­tu­ra que le die­ra cer­te­za en las re­glas del jue­go a los fi­nan­cia­do­res en ca­sos de li­qui­da­ción de un con­tra­to. Pa­ra al­gu­nos, la ley fa­vo­re­ce a los in­ver­sio­nis­tas, pe­ro otros con­si­de­ran que eso no es cier­to. “No es pa­ra in­ver­sio­nis­tas, es pa­ra fi­nan­cia­do­res, sean na­cio­na­les o ex­tran­je­ros. Creen que

EN AGOS­TO PA­SA­DO, ODE­BRECHT ANUN­CIÓ UNA DE­MAN­DA CON­TRA EL ES­TA­DO CO­LOM­BIANO.

el pro­yec­to es pa­ra fa­vo­re­cer a Cor­fi­co­lom­bia­na –es de­cir, Sar­mien­to–, cuan­do en ver­dad se tra­ta de dar ga­ran­tías (sin lle­gar en nin­gún ca­so a omi­tir el ries­go) a quie­nes le pres­ta­ron pla­ta a Cor­fi­co­lom­bia­na, llá­me­se un fon­do de pen­sio­nes na­cio­nal o un fon­do de in­ver­sión ex­tran­je­ro”, ex­pli­có pa­ra una edi­ción pa­sa­da un ana­lis­ta a Di­ne­ro. La ley fue de­man­da­da an­te el Con­se­jo de Es­ta­do por el an­te­rior con­tra­lor ge­ne­ral de la Na­ción, Ed­gar­do Ma­ya, y el se­na­dor Luis Fer­nan­do Velasco es­tá im­pul­san­do un nue­vo pro­yec­to de ley pa­ra ajus­tar­la.

Pe­ro, los pro­ble­mas y di­fi­cul­ta­des pa­ra per­so­nas vin­cu­la­das con en­ti­da­des que han ve­ni­do vi­gi­lan­do y rea­li­zan­do in­ves­ti­ga­cio­nes y con el tri­bu­nal de ar­bi­tra­men­to, apa­re­cie­ron: ade­más de la re­nun­cia de los miem­bros del pri­mer tri­bu­nal, se su­mó el fa­lle­ci­mien­to del ár­bi­tro Jor­ge Aran­go, quien era par­te del Tri­bu­nal, y en las úl­ti­mas se­ma­nas fue nom­bra­do en su re­em­pla­zo Jor­ge En­ri­que Ibá­ñez.

De otra par­te, Amparo Ce­rón, fis­cal del ca­so, tu­vo un gra­ve ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co en Chi­le, es­tu­vo en co­ma por va­rios días y si­gue in­ca­pa­ci­ta­da.

Pa­ra el Go­bierno Du­que es­ta es una de las di­fi­cul­ta­des más im­por­tan­tes que de­be so­lu­cio­nar. Si bien es­tán es­pe­ran­do el fa­llo del tri­bu­nal de ar­bi­tra­men­to que de­fi­ni­rá la de­man­da y li­qui­da­ción del con­tra­to, es ne­ce­sa­rio pen­sar en la reali­nea­ción del pro­yec­to que lle­ve a su ter­mi­na­ción y que no ten­ga pro­ble­mas en el man­te­ni­mien­to del 52% cons­trui­do.

No hay que pa­sar de vis­ta que la Ru­ta del Sol, se­gun­do sec­tor, es fun­da­men­tal pa­ra la eco­no­mía del país en la me­di­da que me­jo­ra la mo­vi­li­dad en cer­ca de 528 ki­ló­me­tros de un tra­yec­to que re­co­rre va­rios de­par­ta­men­tos. Es por eso, que la ANI pre­pa­ra des­de ya las li­ci­ta­cio­nes que per­mi­ti­rían ter­mi­nar las obras de am­plia­ción de 2 a 4 ca­rri­les. Ac­tual­men­te, el In­vías eje­cu­ta al­gu­nos con­tra­tos pa­ra re­cu­pe­rar par­te de las in­ter­ven­cio­nes que no se ter­mi­na­ron.

“La nue­va Ru­ta del Sol 2 la va­mos a di­vi­dir en dos con­tra­tos: Ru­ta 45, en­tre Puer­to Sal­gar y Ba­rran­ca­ber­me­ja y Ba­rran­ca­ber­me­ja­san Ro­que. Con es­ta se­pa­ra­ción la idea es ha­cer los con­tra­tos financiables por­que an­tes ha­bía que­da­do muy gran­de”, an­ti­ci­pó Louis Kleyn, pre­si­den­te de la ANI. Es­tas li­ci­ta­cio­nes se abri­rían en cer­ca de 2 años.

El re­co­rri­do de la Ru­ta del Sol 2 si­gue sien­do muy si­nuo­so y es­ca­bro­so. So­lo el ca­so del Con­ce­sio­na­rio del Mag­da­le­na Me­dio (Comm­sa) que in­cum­plió con el con­tra­to de la cons­truc­ción de la vía To­bía Gran­de-puer­to Sal­gar, ad­ju­di­ca­do en 1997, ha­bía des­per­ta­do tan­to in­te­rés y aten­ción. El país es­pe­ra que es­ta obra fun­da­men­tal pa­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad na­cio­nal se ter­mi­ne, pe­ro tam­bién que se co­noz­ca to­da la ver­dad de sus ope­ra­cio­nes, ha­cia dón­de de­ri­va­ron los re­cur­sos y si tam­bién, in­clu­so, lle­ga­ron a fi­nan­ciar cam­pa­ñas po­lí­ti­cas. Hay que se­guir el ras­tro del di­ne­ro.

EL GO­BIERNO NA­CIO­NAL VA A DI­VI­DIR LA NUE­VA RU­TA DEL SOL 2 EN DOS CON­TRA­TOS. LA IDEA ES HA­CER­LOS FINANCIABLES.

Has­ta el mo­men­to la Ru­ta del Sol 2 lleva una eje­cu­ción de 52%.

Jor­ge En­ri­que Pi­zano (q.e.p.d.) Con­tro­ller Ru­ta del Sol II

Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez Fis­cal Ge­ne­ral

Pa­blo Fe­li­pe Ro­ble­do Ex­su­per­in­ten­den­te de In­dus­tria y Co­mer­cio

Luis Fer­nan­do An­dra­de Ex­pre­si­den­te de la ANI

Luis Carlos Sar­mien­to An­gu­lo Pre­si­den­te Jun­ta Di­rec­ti­va Gru­po Aval

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.