¿Una pers­pec­ti­va muy frac­tu­ra­da?

El fa­llo del Con­se­jo de Es­ta­do so­lo tu­vo en cuen­ta los as­pec­tos téc­ni­cos de la nor­ma­ti­va pa­ra el frac­king. El lla­ma­do pa­ra que se dé una mi­ra­da com­pren­si­va al te­ma tie­ne sen­ti­do. De­ba­te.

Dinero (Colombia) - - CONTENTS -

Co­lom­bia es­tá dan­do hoy sen­dos de­ba­tes sobre su fu­tu­ro eco­nó­mi­co; es di­fí­cil es­ta­ble­cer cuál de to­dos ellos tie­ne más car­ga de pro­fun­di­dad: mien­tras por un la­do los es­tu­dian­tes y pro­fe­so­res pi­den, con jus­ta ra­zón, ma­yor pre­su­pues­to pa­ra me­jo­rar la co­ber­tu­ra y ca­li­dad de la edu­ca­ción su­pe­rior pú­bli­ca; por otro, en el Con­gre­so es­tá apun­to de dar­se el de­ba­te sobre cuál es la car­ga tri­bu­ta­ria con­ve­nien­te pa­ra fi­nan­ciar el cre­cien­te gas­to pú­bli­co y quié­nes de­ben con­trui­buir más en un país que ya es de cla­se me­dia.

Pe­ro no son los úni­cos. Otro de esos de­ba­tes de hon­do ca­la­do po­dría ser plan­tea­do así: ¿el país de­be abs­te­ner­se de ex­plo­tar, en apli­ca­ción del prin­ci­pio de pre­cau­ción, una de las ma­yo­res ri­que­zas na­tu­ra­les que tie­ne y que po­dría dar­le nue­vos re­cur­sos en hi­dro­car­bu­ros pa­ra una dé­ca­da o más? Es­to es: ¿de­be­mos de­jar en­te­rra­dos el gas y el pe­tró­leo que se en­cuen­tran en el Mag­da­le­na Me­dio co­lom­biano y que so­lo pue­den ser ex­plo­ta­dos por la vía del frac­king?

En eso fue en lo que nos me­tió el Con­se­jo de Es­ta­do al sus­pen­der un de­cre­to y una re­so­lu­ción que re­gu­lan las ac­ti­vi­da­des no con­ven­cio­na­les de ex­plo­ta­ción de re­cur­sos, en ra­zón del prin­ci­pio de pre­cau­ción que se­ña­la que aún en au­sen­cia de co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co sobre las pro­ba­bi­li­da­des de da­ño am­bien­tal, re­sul­ta me­jor abs­te­ner­se de eje­cu­tar pro­yec­tos que pue­dan re­pre­sen­tar un po­ten­cial im­pac­to ne­ga­ti­vo en la na­tu­ra­le­za. La sus­pen­sión de es­tos ac­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos se or­de­nó pa­ra que el go­bierno na­cio­nal, a tra­vés del Mi­nis­te­rio de Mi­nas y Ener­gía pue­da mo­di­fi­car esas nor­mas.

Has­ta aquí, to­do pa­re­ce res­pon­der a un aná­li­sis ra­cio­nal de ese prin­ci­pio que ri­ge el de­re­cho am­bien­tal en el mun­do. A na­die le ca­be du­da que an­te la po­si­bi­li­dad de que se con­cre­te un da­ño am­bien­tal irre­pa­ra­ble, es ne­ce­sa­rio de­te­ner cual­quier ac­ti­vi­dad. La pre­gun­ta in­quie­tan­te es con qué ele­men­tos de jui­cio un país pue­de to­mar es­tas de­ci­sio­nes. Aquí es don­de el de­ba­te se po­ne bueno.

_'Pe­ros' con­tra el Con­se­jo de Es­ta­do

La mi­nis­tra de Mi­nas, Ma­ría Fer­nan­da Suá­rez, ex­pli­có du­ran­te la cum­bre pe­tro­le­ra que se reali­zó en Bo­go­tá a me­dia­dos de no­viem­bre, que le han pe­di­do al Con­se­jo de Es­ta­do que “es­tu­die de ma­ne­ra in­te­gral la nor­ma­ti­va co­lom­bia­na que no so­la­men­te es la nor­ma­ti­va que ex­pi­de el Mi­nis­te­rio de Mi­nas, sino tam­bién la del Mi­nis­te­rio del Me­dio Am­bien­te y la de la Au­to­ri­dad Na­cio­nal de Li­cen­cias Am­bien­ta­les (An­la), en su fa­cul­tad pa­ra ex­pe­dir li­cen­cias am­bien­ta­les”.

El ar­gu­men­to es que si bien el ries­go de da­ño am­bien­tal no se pue­de mi­ti­gar sim­ple­men­te con unos es­tán­da­res téc­ni­cos ele­va­dos, sí es cla­ro que des­de una pers­pec­ti­va de la nor­ma­ti­va am­bien­tal es po­si­ble es­ta­ble­cer ta­lan­que­ras pa­ra que no se con­cre­ten los ries­gos de con­ta­mi­na­ción e im­pac­to so­cial y am­bien­tal.

Pa­re­ce ser que la prue­ba es­tá en el he­cho cier­to de que la pri­me­ra li­cen­cia am­bien­tal pa­ra frac­king, pre­sen­ta­da por la com­pa­ñía Co­no­co Phi­llips pa­ra el po­zo VMM2 le fue ne­ga­da re­cien­te­men­te. Es­to lo que po­ne en evi­den­cia es que hay una ins­ti­tu­cio­na­li­dad que aná­li­za las di­men­sio­nes del im­pac­to am­bien­tal de un pro­yec­to y las con­di­cio­nes pro­pues­tas por una em­pre­sa pa­ra ha­cer frac­king.

Ob­via­men­te, la com­pa­ñía cuen­ta con un re­cur­so de

VA­RIAS COM­PA­ÑÍAS HAN PRE­SEN­TA­DO SUS LI­CEN­CIAS AM­BIEN­TA­LES Y ES­TÁN A LA ES­PE­RA DE UNA RES­PUES­TA POR PAR­TE DE LAS AU­TO­RI­DA­DES.

re­po­si­ción fren­te a la de­ci­sión y es­to sig­ni­fi­ca que en un se­gun­da ins­tan­cia la An­la po­dría ava­lar el frac­king. El asun­to, pa­ra el Go­bierno, es que hay una ins­ti­tu­cio­na­li­dad am­bien­tal que tie­ne la ca­pa­ci­dad de re­sol­ver y di­ri­mir los de­sa­fíos que im­po­ne es­ta for­ma de ex­plo­tar hi­dro­car­bu­ros.

El de­ba­te im­pli­ca dar­le una mi­ra­da a los al­can­ces reales del prin­ci­pio de pre­cau­ción.

El pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Co­lom­bia­na de In­ge­nie­ros Pe­tro­le­ros (Aci­pet), Ju­lio Cé­sar Ve­ra, ase­gu­ró que la de­ci­sión del Con­se­jo de Es­ta­do re­sul­ta par­cia­li­za­da, pues so­lo tu­vo en cuen­ta las nor­mas téc­ni­cas ex­pe­di­das por el Min­mi­nas.

“No es cier­to que en Co­lom­bia no ha­ya una nor­ma­ti­va su­fi­cien­te. Al con­tra­rio la re­gla­men­ta­ción nues­tra va más allá del es­tán­dar in­ter­na­cio­nal en tér­mi­nos de cui­da­dos de los acuí­fe­ros, la mi­cro­sis­mi­ci­dad, la afec­ta­ción a fa­llas cer­ca­nas a los po­zos, el ma­ne­jo de flui­dos de re­tor­nos por frac­tu­ra, etc.”, ex­pli­có el di­ri­gen­te gre­mial.

Pa­ra Ve­ra, Co­lom­bia hi­zo un pro­ce­so or­de­na­do mi­ran­do re­gu­la­ción y ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­na­les.

A TRA­VÉS DEL FRAC­KING, CO­LOM­BIA PO­DRÍA TRI­PLI­CAR SUS RE­SER­VAS ALE­JAN­DO EL FAN­TAS­MA DE LA IM­POR­TA­CIÓN DE COM­BUS­TI­BLES.

Des­ta­có que la im­ple­men­ta­ción de la nor­ma­ti­va se hi­zo te­nien­do en­cuen­ta las ex­pe­rien­cias de otros paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos, Reino Uni­do, Ca­na­dá y Ar­gen­ti­na.

“En el ca­so de Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, por el mo­de­lo de Es­ta­do don­de el sub­sue­lo es de los pri­va­dos, pri­me­ro se hi­cie­ron los pro­yec­tos y lue­go se bus­có la nor­ma­ti­va. En Co­lom­bia ha si­do al re­vés: pri­me­ro se es­ta­ble­ció una du­ra nor­ma­ti­va tan­to téc­ni­ca co­mo am­bien­tal y aho­ra sí es­ta­mos vien­do có­mo ha­cer ex­plo­ta­ción”, co­men­tó al in­sis­tir en que aquí ape­nas es­ta­mos dan­do la dis­cu­sión sobre si apro­ba­mos o no la ex­plo­ra­ción y la ex­plo­ta­ción de yacimiento por es­ta vía.

Es­te de­ba­te ad­quie­re mu­cha re­le­van­cia tan­to por­que to­ca a los asun­tos am­bien­ta­les co­mo a los te­mas so­cia­les y fis­ca­les: Co­lom­bia tie­ne en­te­rra­das re­ser­vas pe­tro­le­ras pa­ra 10 años adi­cio­na­les y re­ser­vas de gas pa­ra 20 años adi­cio­na­les.

El de­ba­te tie­ne enor­mes im­pli­ca­cio­nes y lo peor que se pue­de dar es que el en­fo­que es­té ex­ce­si­va­men­te par­cia­li­za­do. De­cir­le no al frac­king tam­bién im­pli­ca ries­gos.

Fe­li­pe Ba­yón Pre­si­den­te de Eco­pe­trol

Ma­ría Fer­nan­da Suá­rez Mi­nis­tra de Mi­nas y Ener­gía

Pa­ra los ac­to­res de la in­dus­tria, el país cuen­ta con to­da la nor­ma­ti­va pa­ra im­pe­dir afec­ta­cio­nes al me­dio am­bien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.