Pa­dres pre­ca­vi­dos va­len por dos

Edu­car a un hi­jo es cos­to­so, en es­pe­cial cuan­do lle­gan a la uni­ver­si­dad y se re­quie­ren en pro­me­dio unos $100 mi­llo­nes pa­ra pa­gar un pre­gra­do com­ple­to. Al­ter­na­ti­vas pa­ra fi­nan­ciar ese mi­llo­na­rio gas­to.

Dinero (Colombia) - - CONTENTS -

El aho­rro es una co­sa muy her­mo­sa es­pe­cial­men­te cuan­do tus pa­dres lo han he­cho por ti. Es­ta fra­se, que se atri­bu­ye a Wins­ton Chur­chill, ejem­pli­fi­ca la si­tua­ción que vi­ven hoy mu­chos pa­dres de fa­mi­lia que, mien­tras man­tie­nen su ho­gar, es­tán bus­can­do al­ter­na­ti­vas pa­ra fi­nan­ciar el mo­men­to en que sus hi­jos lle­guen a la uni­ver­si­dad.

Una op­ción que cre­ce en el país son los se­gu­ros edu­ca­ti­vos, que se pa­gan en los pri­me­ros años de vi­da del ni­ño y que per­mi­ten te­ner un aho­rro de lar­go pla­zo. Ci­fras de Fa­se­col­da in­di­can que has­ta sep­tiem­bre ha­bía en el país 39.702 pó­li­zas vi­gen­tes de es­te ra­mo, que son pro­vis­tas por tres ase­gu­ra­do­ras: Glo­bal, Map­fre y AXA Col­pa­tria.

Igual­men­te, las ce­san­tías son un me­ca­nis­mo de aho­rro pa­ra la edu­ca­ción su­pe­rior, pues son uno de los dos ru­bros pa­ra los que es­tá per­mi­ti­do re­ti­rar ese di­ne­ro que las em­pre­sas con­sig­nan a sus tra­ba­ja­do­res (el otro ru­bro es vi­vien­da). Las ce­san­tías per­mi­ten pa­gar la edu­ca­ción del em­plea­do, sus hi­jos y su con­yu­gue y, en el ca­so del Fon­do Na­cio­nal del Aho­rro tam­bién sir­ven co­mo res­pal­do pa­ra cré­di­tos edu­ca­ti­vos.

La ban­ca co­mer­cial y el Ice­tex igual­men­te ofre­cen di­fe­ren­tes pla­nes de prés­ta­mos pa­ra edu­ca­ción su­pe­rior e in­clu­so las mis­mas uni­ver­si­da­des brin­dan pla­nes de fi­nan­cia­mien­to pa­ra el pa­go del se­mes­tre.

Es­tas son las op­cio­nes que más usan los pa­dres co­lom­bia­nos pa­ra ver a sus hi­jos con­ver­tir­se en pro­fe­sio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.