La du­ra de la tie­rra

La nue­va di­rec­to­ra de la Agen­cia Na­cio­nal de Tie­rras (ANT) quie­re vol­ver a ge­ne­rar se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca en la his­to­ria de los pre­dios ru­ra­les en Co­lom­bia.

Dinero (Colombia) - - CONTENTS - My­riam ca­ro­li­na mar­tín ez cár­de­nas

Una bi­blio­te­ca en ca­sa de sus pa­dres con más de 10.000 vo­lú­me­nes es uno de los más gran­des te­so­ros de la nue­va di­rec­to­ra de la Agen­cia Na­cio­nal de Tie­rras (ANT), My­riam Ca­ro­li­na Mar­tí­nez Cár­de­nas, una bo­go­ta­na con raí­ces nor­te­san­tan­de­rea­nas, que fue una de las alum­nas más des­ta­ca­das de su pro­mo­ción en la ca­rre­ra de De­re­cho.

Lle­gó al agro por mé­ri­to pro­pio, co­mo ella mis­ma lo di­ce. Su in­cur­sión en el sec­tor da­ta de 2013, cuan­do la lla­ma­ron de Fe­de­pal­ma pa­ra que li­de­ra­ra pro­yec­tos a ni­vel so­cial. Allí tra­ba­jó en la ge­ne­ra­ción de mo­de­los y po­lí­ti­cas sec­to­ria­les en ma­te­ria la­bo­ral y de em­pleo y en lo con­cer­nien­te a la pro­pie­dad, ac­ce­so a la tie­rra y desa­rro­llo ru­ral.

Su tra­ba­jo en el gre­mio pal­mi­cul­tor tam­bién se en­fo­có en el re­co­no­ci­mien­to de las mu­je­res vin­cu­la­das a las ac­ti­vi­da­des del cam­po, por su com­pro­mi­so pro­duc­ti­vo y li­de­raz­go co­mu­ni­ta­rio.

Ba­jo su res­pon­sa­bi­li­dad tu­vo la pri­me­ra en­cues­ta de em­pleo di­rec­to del sec­tor y la edi­ción y pu­bli­ca­ción del li­bro Bue­nas Prác­ti­cas Pa­ra la Ad­qui­si­ción de Tie­rras Ru­ra­les, en­tre otros pro­yec­tos que la hi­cie­ron co­no­cer las reali­da­des del agro co­lom­biano.

Aho­ra, en la ANT tie­ne gran­des de­sa­fíos y el más im­por­tan­te –sos­tie­ne– es vol­ver a ge­ne­rar se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca en la his­to­ria de tie­rras en Co­lom­bia, a tra­vés de una fi­lo­so­fía en­fo­ca­da des­de lo téc­ni­co.

“El ob­je­ti­vo es que ha­ya una ins­ti­tu­cio­na­li­dad del te­rreno y que vuel­va a ha­ber con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes”, sos­tie­ne, al tiem­po que afir­ma que una de sus gran­des preo­cu­pa­cio­nes es que hay des­co­no­ci­mien­to a ni­vel ciu­da­dano sobre las fun­cio­nes que tie­ne la agen­cia. Par­te de es­ta fal­ta de co­no­ci­mien­to –agre­ga– tie­ne que ver con no sa­ber có­mo ac­ce­der a un pro­gra­ma de re­for­ma agra­ria que re­sul­te en la ad­ju­di­ca­ción de una tie­rra.

Por es­to di­ce que le apos­ta­rá a ge­ne­rar un ma­yor des­plie­gue con re­la­ción a las fun­cio­nes que rea­li­za la en­ti­dad a ni­vel te­rri­to­rial, pa­ra que las per­so­nas pue­dan ac­ce­der sin nin­gún pro­ble­ma a los ser­vi­cios que ofre­ce la agen­cia.

Acla­ra que la en­ti­dad, co­mo má­xi­ma au­to­ri­dad de tie­rras de la Na­ción, tie­ne a su car­go la ad­mi­nis­tra­ción de los bie­nes del Es­ta­do y el ac­ce­so a la tie­rra por par­te de be­ne­fi­cia­rios de pro­gra­mas de re­for­ma agra­ria.

Pa­ra 2019 –di­ce– la ANT cuen­ta con re­cur­sos por $300.000 mi­llo­nes, que se des­ti­na­rán pa­ra

"EM­PE­ZA­MOS A TRA­BA­JAR CON UN REZAGO DE 248.000 SO­LI­CI­TU­DES, DE LAS CUA­LES SE HAN ATEN­DI­DO 125.000".

to­dos los pro­gra­mas de ac­ce­so a tie­rras, or­de­na­mien­to te­rri­to­rial y ti­tu­la­ri­za­cio­nes, en­tre otros.

A su jui­cio, es­tos re­cur­sos no son su­fi­cien­tes, to­da vez que los re­que­ri­mien­tos de Co­lom­bia son muy gran­des y el cam­po en ge­ne­ral ha te­ni­do un rezago. Sin em­bar­go, ex­pre­sa que la idea es ir cu­brien­do las ne­ce­si­da­des de los co­lom­bia­nos en la me­di­da que al­can­ce el di­ne­ro.

Por el mo­men­to, la en­ti­dad se­gui­rá tra­ba­jan­do en dar res­pues­ta, den­tro del mar­co le­gal, a to­das las per­so­nas que ha­yan rea­li­za­do so­li­ci­tud en ma­te­ria de ad­ju­di­ca­ción de tie­rras, ti­tu­la­ri­za­cio­nes y pro­ce­sos agra­rios, en­tre otros. Ca­be se­ña­lar que la ANT re­ci­bió “un rezago” del ex­tin­to Ins­ti­tu­to Co­lom­biano de Desa­rro­llo Ru­ral (In­co­der) de so­li­ci­tu­des pen­dien­tes.

“Em­pe­za­mos a tra­ba­jar con un rezago de 248.000 so­li­ci­tu­des, de las cua­les se han aten­di­do 125.000”, afir­ma la abo­ga­da, quien agre­ga que tam­bién le apues­ta a erra­di­car la in­for­ma­li­dad en las zo­nas ru­ra­les, ya que mu­chas ve­ces las per­so­nas vi­ven en un te­rreno, pe­ro nun­ca for­ma­li­zan su re­la­ción con és­te.

En ge­ne­ral –sos­tie­ne– los re­tos son muy gran­des, pe­ro di­ce que es­tá se­gu­ra de al­can­zar­los, gra­cias a los prin­ci­pios pro­mul­ga­dos por el Go­bierno de le­ga­li­dad (cum­pli­mien­to de la ley, efi­cien­cia en los re­cur­sos y cre­di­bi­li­dad en las ins­ti­tu­cio­nes), equi­dad (ac­ce­so de to­das las per­so­nas a los be­ne­fi­cios de la agen­cia sin im­por­tar ra­za o re­li­gión) y em­pren­di­mien­to (que los co­lom­bia­nos pue­dan con­ver­tir­se en em­pren­de­do­res del cam­po).

Tam­bién es­tá se­gu­ra de que una per­so­na que tie­ne re­gu­la­da su re­la­ción con la tie­rra es ca­paz de crear mu­chos pro­yec­tos pa­ra ge­ne­rar un me­jo­ra­mien­to de su ca­li­dad de vi­da.

Por aho­ra con­ti­nua­rá tra­ba­jan­do por el desa­rro­llo del sec­tor y en sus ra­tos li­bres, que no son mu­chos, se de­di­ca­rá a la lec­tu­ra, sobre to­do de no­ve­las his­tó­ri­cas, así co­mo a cocinar pla­tos co­mo pas­tas, car­nes y pes­ca­do, su es­pe­cia­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.