Tres ver­da­des sobre el IVA

En Co­lom­bia la reali­dad pue­de ser muy dis­tin­ta a lo que di­cen las le­yes y lo que pre­di­can los po­pu­lis­tas.

Dinero (Colombia) - - CONTENTS - Juan Ri­car­do Ortega

La muy ele­va­da eva­sión en el IVA, la es­ti­mo en 41%, exi­ge que nos coor­di­ne­mos pa­ra com­ba­tir­la. Es­to tie­ne raí­ces com­ple­jas en la vas­ta in­for­ma­li­dad en que ope­ran co­mer­cios, ta­lle­res y em­pre­sas por to­do el país.y a di­fe­ren­cia de otros paí­ses, lo que ex­pli­ca la in­for­ma­li­dad en Co­lom­bia no es ni la po­bre­za de nues­tra gen­te, ni el ex­ce­so de re­gu­la­cio­nes (que sin du­da son ex­ce­si­vas), ni la com­ple­ji­dad y ele­va­dos costos de cum­pli­mien­to de las nor­mas tri­bu­ta­rias (que tam­bién sin du­da son im­per­fec­tas). En Co­lom­bia exis­te una po­de­ro­sa eco­no­mía cri­mi­nal que ne­ce­si­ta es­con­der enor­mes ca­pi­ta­les de los ojos de las au­to­ri­da­des, los es­ta­dou­ni­den­ses y la Ley. Esa es la cau­sa.

Por to­do es­to en Co­lom­bia hay una ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca muy ren­ta­ble, con im­por­tan­tes ca­pi­ta­les, que no tri­bu­ta y que ope­ra en la in­for­ma­li­dad. Es­to ge­ne­ra unas in­có­mo­das in­ter­re­la­cio­nes en­tre la eco­no­mía le­gal y es­tos otros ca­na­les que co­mer­cia­li­zan to­do ti­po de pro­duc­tos pa­ra más de un 40% de la po­bla­ción. Los le­ga­les ter­mi­nan ven­dien­do a gen­te que no quie­re apa­re­cer an­te los ojos del Es­ta­do. Es­to im­pli­ca que las mer­can­cías sa­len de las fá­bri­cas o ma­yo­ris­tas no con una fac­tu­ra pa­ra su ven­ta en tien­da de ba­rrio, sino con re­mi­sio­nes que em­pie­zan a me­dio le­ga­li­zar, pri­me­ro con pre­fac­tu­ras, que to­ca ne­go­ciar su con­te­ni­do a gus­to del com­pra­dor; has­ta que fi­nal­men­te emi­ten una fac­tu­ra (men­ti­ro­sa) que no re­fle­ja la reali­dad en el va­lor, fe­cha, can­ti­dad e iden­ti­fi­ca­ción del com­pra­dor. Son cer­ca de 40% de los de­cla­ran­tes del im­pues­to de ren­ta que sis­te­má­ti­ca­men­te ha­cen es­to. Co­mo es de es­pe­rar­se, mu­chos apro­ve­chan y de­jan de de­cla­rar esos in­gre­sos y re­gis­tran ab­sur­das pér­di­das de in­ven­ta­rios y ro­bos de mer­can­cía pa­ra jus­ti­fi­car los in­su­mos en ellas con­su­mi­dos.

La dis­cu­sión sobre el IVA no tie­ne sen­ti­do si no se re­co­no­ce que Co­lom­bia tie­ne agu­je­ros ne­gros tri­bu­ta­rios: fuer­zas po­de­ro­sí­si­mas que ne­ce­si­tan ex­por­ta­cio­nes fic­ti­cias y de­vo­lu­cio­nes del IVA fal­sas, con ca­de­nas de em­pre­sas de pa­pel que las cá­ma­ras de co­mer­cio anun­cian co­mo for­ma­li­za­ción: de cer­ca de un mi­llón de so­cie­da­des ins­cri­tas an­te la Dian, so­lo exis­ten 400.000 y 330.000 pa­gan im­pues­tos.

Ex­per­tos en ad­mi­nis­tra­ción tri­bu­ta­ria co­mo el pro­fe­sor de LSE Eh­tis­ham Ahmad han do­cu­men­ta­do có­mo el IVA, con fac­tu­ra­ción elec­tró­ni­ca en tiem­po real, en to­das las transac­cio­nes de co­mer­cio ex­te­rior, com­ple­men­ta­da con tra­za­bi­li­dad elec­tró­ni­ca del trans­por­te de car­ga ha­ce muy di­fí­cil es­con­der ven­tas y en­tre­ga de mer­can­cías.

Más im­por­tan­te aún, el cos­to de transac­cio­nes pa­ra los más po­bres de pa­gos y gi­ros se po­dría aba­ra­tar drás­ti­ca­men­te gra­cias al ce­lu­lar. El ejem­plo del We­chat en Chi­na es una ilustración, de có­mo la tec­no­lo­gía per­mi­te a los pe­que­ños ha­cer vi­si­bles sus ne­go­cios, pro­duc­tos y pre­cios en los ma­pas digitales y a sus clien­tes pa­gar, re­ci­bir fac­tu­ra y acre­di­tar los ‘Ivas’ pa­ga­dos con so­lo un clic.

Lo se­gun­do es que el IVA en Co­lom­bia, en par­te por la con­cen­tra­ción de la po­bre­za en las zo­nas ru­ra­les, pue­de ser un im­pues­to pro­gre­si­vo si es com­ple­men­ta­do con es­que­mas de trans­fe­ren­cias de di­ne­ro, co­mo pro­po­nen. El con­su­mo de quie­nes tie­nen más di­ne­ro es mu­cho ma­yor que el del res­to de la po­bla­ción y por en­de el im­pues­to que de­be­rían pa­gar de­be­ría ser su­pe­rior. Pe­ro, el sub­si­dio a los ri­cos por la exen­ción de IVA a la ca­nas­ta es tal que al eli­mi­nar­lo y com­pen­sar el in­di­ca­dor de de­sigual­dad de Co­lom­bia (el ín­di­ce Gi­ni), que es ofen­si­va­men­te al­to, se re­du­ci­ría de 0,57 a 0,51, sa­cán­do­nos de la ci­ma de los paí­ses más de­sigua­les del mun­do. Va­len­ti­na Mar­tí­nez me ayu­dó a es­cri­bir es­te ar­tícu­lo y mi­dió la in­ci­den­cia de la re­for­ma al IVA apli­can­do la me­to­do­lo­gía del pro­yec­to Com­mit­ment to Equity (CEQ) a la En­cues­ta de Ca­li­dad de Vi­da (ECV) de 2014. (Lea el tex­to del ar­tícu­lo en www. di­ne­ro.com)

Aun­que to­do lo an­te­rior es po­si­ti­vo, que­da un re­to por re­sol­ver. El im­pac­to de la re­for­ma en los de­ci­les vul­ne­ra­bles 4 a 6 de las ciu­da­des au­men­ta­ría la po­bre­za mo­de­ra­da en­tre 2,7% y 4%. La po­bla­ción me­nos pobre de en­tre los po­bres se ve­ría afec­ta­da por el co­bro del IVA a la ca­nas­ta fa­mi­liar y tie­ne que ser com­pen­sa­da. Mis ideas de edu­ca­ción, sa­lud, etc. no tie­nen su­fi­cien­te im­pac­to ya que me­nos del 1% pa­ga sa­lud, so­lo en­tre el 7% y 14% es­tu­dia en ins­ti­tu­ción pri­va­da y en­tre 38% y 48% es­tu­dia edu­ca­ción su­pe­rior en ins­ti­tu­ción pri­va­da. Las be­cas uni­ver­si­ta­rias pa­re­ce­rían el ca­mino pa­ra com­pen­sar a es­ta vul­ne­ra­ble po­bla­ción.

ELI­MI­NAR EL SUB­SI­DIO A LOS RI­COS POR LA EXEN­CIÓN DEL IVA RE­DU­CI­RÍA EL GI­NI DE CO­LOM­BIA DE 0,57 A 0,51.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.