Cri­sis de iden­ti­dad

Ca­da Plan de Desa­rro­llo apun­ta al le­ga­do de ca­da go­bierno con una vo­ca­ción de me­diano pla­zo, pe­ro ter­mi­na en el me­nu­deo.

Dinero (Colombia) - - CONTENTS -

Ce­rrar la bre­cha, lo­grar la in­te­gra­ción so­cial, ge­ne­rar un cam­bio con equi­dad, prio­ri­zar la eco­no­mía so­cial, ha­cer una re­vo­lu­ción pa­cí­fi­ca, dar el sal­to so­cial, cons­truir la paz, al­can­zar un Es­ta­do co­mu­ni­ta­rio, pro­du­cir pros­pe­ri­dad pa­ra to­dos y unir­nos por un nue­vo país sin­te­ti­za ca­da mega del go­bierno por el que se ha tra­za­do la bi­tá­co­ra de po­lí­ti­cas pú­bli­cas des­de 1974 al­re­de­dor de ca­da pe­rio­do pre­si­den­cial. El éxi­to de los pla­nes de desa­rro­llo lo juz­ga ca­da lec­tor en­torno a cuál de esas ca­rac­te­ri­za­cio­nes hoy son sa­tis­fac­to­rias o fue­ron cum­pli­das y Co­lom­bia da por su­pe­ra­dos esos ele­men­tos en el desa­rro­llo de su iden­ti­dad co­mo Na­ción.

El desa­rro­llo pa­re­cie­se de­mo­rar­se tan­to que ha­bría que pre­gun­tar­se por mi­llo­né­si­ma vez que es lo que ha­ce­mos tan mal pa­ra na­ve­gar en círcu­los y sin brú­ju­la. Aun­que siem­pre, sin im­por­tar quien es la ca­be­za del Es­ta­do, si­ga­mos ha­cien­do una oda a la equi­dad pues aquí con­ti­nua­mos as­pi­ran­do a un país me­nos de­ter­mi­na­do por cas­tas. Co­mo si ello fue­ra un an­he­lo im­po­si­ble y es­qui­vo cuan­do no in­ne­ce­sa­rio o ab­sur­do.

Ha­ce cer­ca de 23 años, el país em­pe­zó a dis­cu­tir el Es­ta­tu­to de la Opo­si­ción por el cual “el Go­bierno que­da­ba le­gal­men­te obli­ga­do a es­cu­char el cri­te­rio de la opo­si­ción an­tes de for­mu­lar sus po­lí­ti­cas ge­ne­ra­les sobre desa­rro­llo, re­la­cio­nes ex­te­rio­res y de­fen­sa na­cio­na, dan­do a la opo­si­ción unos de­be­res y unas res­pon­sa­bi­li­da­des co­mo la de pro­pen­der por el lo­gro y man­te­ni­mien­to de la paz, la de co­la­bo­rar pa­ra el fun­cio­na­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes y la de no obs­ta­cu­li­zar el nor­mal desem­pe­ño de la ac­ti­vi­dad es­ta­tal”. Lo que el pre­si­den­te Du­que lla­ma hoy, tras 100 días de go­bierno, de­jar de la­do el ac­ti­vis­mo de la pro­tes­ta ha­cia la pro­pues­ta.

Es­ta in­vi­ta­ción del Pre­si­den­te lle­ga ocho años tar­de, cuan­do ya no le sir­ve su­mar­se a la po­la­ri­za­ción. Por­que pa­ra un ana­lis­ta in­de­pen­dien­te la fé­rrea, ra­di­cal y sin tre­gua opo­si­ción del ex­pre­si­den­te Uri­be al en­ton­ces Pre­si­den­te San­tos de­be juz­gar­se por si me­jo­ró la po­lí­ti­ca pú­bli­ca o la em­peo­ró. Aun­que San­tos se des­pi­dió igual que co­mo lle­ga Du­que, di­cien­do que no se go­bier­na por en­cues­tas y que la po­pu­la­ri­dad se sa­cri­fi­ca res­pon­sa­ble­men­te por los más al­tos in­tere­ses de la Pa­tria, lo cier­to es que el de San­tos fue un go­bierno a la de­fen­si­va, a ve­ces aco­rra­la­do, con mu­cha me­nos go­ber­na­bi­li­dad que lo que de­cían sus cu­ru­les en el Con­gre­so y re­par­tien­do mer­me­la­da sin son­ro­jo pa­ra te­ner trac­ción o ma­nio­bra­bi­li­dad.

A es­to se le lla­ma erro­res for­za­dos. To­do in­di­cio de pro­tes­ta o con­fron­ta­ción po­pu­lar o so­cial a San­tos era mo­ti­vo de apo­yo irres­tric­to de Uri­be. El cre­cien­te des­go­bierno so­lo po­día con­te­ner­se con mer­me­la­da. La exi­gen­te mer­me­la­da lue­go era ata­ca­da por Uri­be y ello pro­fun­di­za­ba la im­po­pu­la­ri­dad de San­tos. Así fue, en ge­ne­ral, sin des­co­no­cer ca­sos pun­tua­les co­mo que el Acuer­do mo­di­fi­ca­do de Paz al fi­nal fue me­jor que el al­can­za­do an­tes del ple­bis­ci­to gra­cias a la opo­si­ción.

Pe­ro la cre­cien­te sen­sa­ción de que el nue­vo go­bierno tie­ne una cri­sis de iden­ti­dad ra­di­ca en que hoy tie­ne que coin­ci­dir con mu­chas pro­pues­tas y re­to­mar ele­men­tos de po­lí­ti­ca pú­bli­ca que pro­pu­so San­tos, a pe­sar de que en su mo­men­to ge­ne­ró ab­so­lu­to re­cha­zo y gran in­dig­na­ción en el par­ti­do del nue­vo go­bierno. Es de­cir, aho­ra se con­fron­ta a su an­ti re­fle­xi­va opo­si­ción.

El co­lo­rín co­lo­ra­do de es­te cuen­to no se ha aca­ba­do. Y si la nue­va opo­si­ción son los Ver­des, el Po­lo De­mo­crá­ti­co o la Co­lom­bia Hu­ma­na, es­ta his­to­ria les trae ad­ver­ten­cias y lec­cio­nes de apren­di­za­je.

El país no avan­za, no so­lo por ma­los go­bier­nos, sino tam­bién por las per­ver­sas for­mas en que se han ejer­ci­do los de­be­res de quie­nes ha­cen la opo­si­ción. Cen­tra­dos en la pro­tes­ta, no en la pro­pues­ta; en el an­ta­go­nis­mo y per­so­na­lis­mo, no en el pa­trio­tis­mo.

Tam­bién obe­de­ce a los cálcu­los elec­to­ra­les, don­de el de­ba­te no se ha­ce di­cien­do los ver­da­de­ros y muy se­rios pro­ble­mas que de­man­dan di­ver­sos sa­cri­fi­cios y es­fuer­zos por muy im­po­pu­la­res que sean, sino sobre ge­ne­ra­li­da­des que de­ben ser tra­ta­dos co­mo ba­na­li­da­des y con for­mu­la­cio­nes que de­man­dan del Go­bierno so­lo sus vo­lun­ta­des.

¿Se­rá Co­lom­bia ca­paz de re­for­mar su po­lí­ti­ca fis­cal? Si su res­pues­ta es no, en­ton­ces si­ga­mos co­mo en es­tos 40 años bir­lan­do a la equi­dad.

TAN OBSESIONADOS CON NO SER CO­MO VE­NE­ZUE­LA, QUE OL­VI­DA­MOS QUE NUES­TRO DESAFÍO ES DESA­RRO­LLAR A CO­LOM­BIA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.