VOL­VIEN­DO A LA VIDA_

El po­ten­cial tu­rís­ti­co de Co­lom­bia se am­plía con la in­cor­po­ra­ción de des­ti­nos que an­tes es­ta­ban afec­ta­dos por el con­flic­to.

Dinero (Colombia) - - ESPECIAL_TURISMO -

El tu­ris­mo vin­cu­la tan­tos sec­to­res que es qui­zá uno de los ren­glo­nes eco­nó­mi­cos de más al­ta com­ple­ji­dad. Aho­ra que el país ce­le­bra una nue­va eta­pa que per­mi­ti­rá desa­rro­llar es­ta ac­ti­vi­dad en más re­gio­nes del país, es per­ti­nen­te ana­li­zar cuá­les son las con­di­cio­nes con las que se cuen­ta y de qué mo­do se plan­tea ese cre­ci­mien­to. “El tu­ris­mo es una ac­ti­vi­dad que se pue­de desa­rro­llar en mu­chos si­tios del país, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te en to­dos. Una de las con­di­cio­nes es que to­do fun­cio­ne bien: el te­rri­to­rio tie­ne que es­tar or­de­na­do, tie­ne que ha­ber se­gu­ri­dad, ser­vi­cios pú­bli­cos, co­nec­ti­vi­dad, in­fra­es­truc­tu­ra ho­te­le­ra, una ca­de­na vir­tuo­sa al­re­de­dor de las ex­pe­rien­cias gas­tro­nó­mi­cas, ca­li­dad en la pres­ta­ción de los ser­vi­cios y unas con­di­cio­nes de bi­lin­güis­mo si se quie­re desa­rro­llar un tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal”, ase­gu­ra Juan Pa­blo Franky, vi­ce­mi­nis­tro de Tu­ris­mo.

_De­sa­fíos y es­tra­te­gias

Cons­cien­te de su po­ten­cial tu­rís­ti­co, el país lleva más de 15 años tra­ba­jan­do en la pro­mo­ción de des­ti­nos en es­ce­na­rios in­ter­na­cio­na­les. Es­ta ta­rea ha si­do desa­rro­lla­da por Pro­co­lom­bia, en­ti­dad que le es­tá apun­tan­do a pro­mo­ver el tu­ris­mo res­pon­sa­ble, sos­te­ni­ble y de al­to gas­to, co­mo el tu­ris­mo de na­tu­ra­le­za y aven­tu­ra, reunio­nes, bie­nes­tar, cul­tu­ra, sol y pla­ya y cru­ce­ros. Ma­nuel Le­gui­za­món, do­cen­te de la Fa­cul­tad de Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas Tu­rís­ti­cas y Ho­te­le­ras del Ex­ter­na­do, co­men­ta: “Ese men­sa­je que se ha da­do al mun­do ha mo­ti­va­do a que mu­cha gen­te quie­ra ve­nir, in­clu­so pa­ra co­no­cer có­mo es­tán las zo­nas en las que hu­bo con­flic­to. Es un tu­ris­ta mo­vi­do por ese mor­bo. Otros lo ha­rán por los atrac­ti­vos na­tu­ra­les. Es­to es muy po­si­ti­vo pa­ra el país, pe­ro pa­ra con­ver­tir­nos en un des­tino com­pe­ti­ti­vo nos fal­ta desa­rro­llar mu­chos ele­men­tos que van más allá del atrac­ti­vo na­tu­ral”. Uno de los asun­tos que de­be re­sol­ver­se es la co­nec­ti­vi­dad, pues­to que mu­chas re­gio­nes no cuen­tan con una in­fra­es­truc­tu­ra ae­ro­por­tua­ria ade­cua­da y sus con­di­cio­nes cli­má­ti­cas son tan va­ria­bles que a ve­ces no se pue­de ga­ran­ti­zar el ate­rri­za­je de los avio­nes y es­tos de­ben re­tor­nar a su pun­to de par­ti­da. Pa­ra la Ae­ro­ci­vil, el po­ten­cial de zo­nas de con­flic­to im­po­ne nue­vos re­tos al trans­por­te de pa­sa­je­ros, crean­do una nue­va de­man­da por los ser­vi­cios aé­reos. Por ello se han crea­do nue­vas opor­tu­ni­da­des pa­ra que ser­vi­cios de ae­ro­ta­xi ope­ren ru­tas que no son cu­bier­tas por ope­ra­do­res co­mer­cia­les.

_Ha­cia la sos­te­ni­bi­li­dad

La ade­cua­ción de un des­tino tu­rís­ti­co no es una ta­rea fá­cil. Ade­más de la co­nec­ti­vi­dad, as­pec­tos co­mo la in­fra­es­truc­tu­ra ho­te­le­ra, la ofer­ta de pla­nes y ser­vi­cios, la aten­ción de ries­gos y los pro­ce­sos de ca­pa­ci­ta­ción y sen­si­bi­li­za­ción de las co­mu­ni­da­des re­pre­sen­tan un desafío pa­ra el sec­tor en el país. “Un tu­ris­mo sos­te­ni­ble en lo am­bien­tal, en lo eco­nó­mi­co y en lo cul­tu­ral

Me­jo­rar la co­nec­ti­vi­dad aé­rea, in­te­grar a las co­mu­ni­da­des y efec­tuar pla­nes de desa­rro­llo sos­te­ni­ble son al­gu­nas de las ta­reas.

de­be so­bre­vi­vir al pa­so del tiem­po sin de­te­rio­rar las con­di­cio­nes de la na­tu­ra­le­za o del en­torno, pre­ser­van­do la cul­tu­ra de las co­mu­ni­da­des, et­nias y rai­za­les. Eso es fun­da­men­tal y par­te del atrac­ti­vo mis­mo del tu­ris­mo”, afir­ma el vi­ce­mi­nis­tro. Los ca­sos de des­ti­nos in­ter­na­cio­na­les con al­ta de­man­da tu­rís­ti­ca nos mues­tran que el desa­rro­llo del sec­tor no fue pro­duc­to del azar sino el re­sul­ta­do de pla­nes am­bi­cio­sos en los cua­les se con­tem­pló el or­de­na­mien­to te­rri­to­rial, el cre­ci­mien­to mo­de­ra­do de alo­ja­mien­tos, la com­ple­men­ta­rie­dad de ser­vi­cios y la re­vi­sión de las con­di­cio­nes am­bien­ta­les. “Re­co­no­ce­mos la im­por­tan­cia de con­tri­buir a la re­com­po­si­ción del te­ji­do so­cial brin­dan­do opor­tu­ni­da­des de em­pren­di­mien­to y em­pleo a las co­mu­ni­da­des de es­tas re­gio­nes, pa­ra que ellas se be­ne­fi­cien del tu­ris­mo”, afir­ma Paula Cor­tés Ca­lle, pre­si­den­te de Ana­to. Pa­ra lo­grar que las co­mu­ni­da­des desa­rro­llen pro­yec­tos pro­pios al­re­de­dor del tu­ris­mo se de­ben dis­po­ner es­pa­cios de ca­pa­ci­ta­ción, cré­di­tos, in­cen­ti­vos tri­bu­ta­rios e in­yec­ción de ca­pi­tal, pe­ro, sobre to­do, ana­li­zar muy bien dos fac­to­res: si el des­tino tie­ne un ver­da­de­ro fac­tor di­fe­ren­cial que lo ha­ga ex­tra­or­di­na­rio y si la co­mu­ni­dad que lo ha­bi­ta tie­ne la vo­lun­tad de ha­cer­lo. “Los co­lom­bia­nos so­mos an­fi­trio­nes por na­tu­ra­le­za, pe­ro no bas­ta so­lo con la son­ri­sa, hay que sa­ber có­mo ha­cer­lo, có­mo ser­vir y aten­der al tu­ris­ta, y allí tam­bién te­ne­mos mu­cho por ha­cer pa­ra lo­grar es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les. La ges­tión in­te­gral de esos des­ti­nos re­quie­re que so­ñe­mos y pen­se­mos qué que­re­mos ha­cer en nues­tros te­rri­to­rios den­tro de una pers­pec­ti­va tu­rís­ti­ca”, con­clu­ye Franky.

Paula Cor­tés Pre­si­den­ta de Ana­to

Al­gu­nos de los des­ti­nos que se es­tán pro­mo­cio­nan­do son Ca­ño Cris­ta­les (Me­ta) y Ciu­dad Per­di­da (Mag­da­le­na).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.