IN­TER­NET: ¿HÉ­ROE O VI­LLANO?_

Las pla­ta­for­mas de re­ser­va on­li­ne se han con­ver­ti­do en una pie­dra en el za­pa­to pa­ra el sec­tor por­que mu­chos alo­ja­mien­tos no pa­gan im­pues­tos y fo­men­tan la in­for­ma­li­dad.

Dinero (Colombia) - - ESPECIAL_TURISMO -

Mu­chas de las pla­ta­for­mas han lo­gra­do es­qui­var las re­glas tri­bu­ta­rias, sin em­bar­go, va­rios paí­ses ya ade­lan­tan ac­cio­nes pa­ra re­gu­lar­las.

Los via­je­ros de aho­ra nor­mal­men­te prio­ri­zan los ser­vi­cios que les re­pre­sen­tan al­gún ti­po de aho­rro y que se ajus­ten a sus ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas, y es por eso que han ga­na­do tan­to te­rreno las pla­ta­for­mas de re­ser­va de via­jes on­li­ne. Es­te nue­vo mo­do de via­jar plan­tea un desafío ti­tá­ni­co pa­ra el sec­tor. La dis­cu­sión ha plan­tea­do un pul­so en­tre quie­nes aplau­den el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co y el sur­gi­mien­to de nue­vas al­ter­na­ti­vas, y los lí­de­res gre­mia­les de la in­dus­tria, quie­nes es­tán in­con­for­mes con lo que lla­man “com­pe­ten­cia des­leal”. “Con­si­de­ra­mos que re­que­ri­mos la pro­tec­ción del go­bierno con la com­pe­ten­cia de­sigual de las pla­ta­for­mas in­ter­na­cio­na­les que no tie­nen do­mi­ci­lio en Co­lom­bia, las cua­les ofre­cen ser­vi­cios y pro­duc­tos de nues­tro país, y no tie­nen ni la car­ga tri­bu­ta­ria, ni las re­glas de jue­go igua­les a las que tie­nen que en­fren­tar los em­pre­sa­rios”, ex­pli­ca Paula Cor­tés, pre­si­den­ta de Ana­to. Ai­rbnb ha si­do una de las más cri­ti­ca­das por­que a ni­vel mun­dial ha en­ca­re­ci­do zo­nas re­si­den­cia­les y ha con­tri­bui­do con la so­bre­sa­tu­ra­ción de turistas en los des­ti­nos, afec­tan­do la sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal y la ocu­pa­ción de los ho­te­les. “Una co­sa es la pla­ta­for­ma y otra los ser­vi­cios que se ofre­cen allí; la pri­me­ra se re­fie­re a có­mo el go­bierno re­gu­la los por­ta­les de re­ser­va con res­pec­to a si pa­gan o no im­pues­tos en Co­lom­bia. La otra, los alo­ja­mien­tos tu­rís­ti­cos in­for­ma­les que se ofer­tan allí”, afir­ma Gus­ta­vo Adolfo To­ro, pre­si­den­te de Co­tel­co. Una ex­pe­rien­cia pre­via de­mues­tra que sí es po­si­ble re­gu­lar la ofer­ta tu­rís­ti­ca que los usua­rios en­cuen­tran en in­ter­net: ha­ce al­gu­nos años, cuan­do Des­pe­gar.com es­ta­ba en eta­pa de po­si­cio­na­mien­to, el go­bierno emi­tió una or­den pa­ra blo­quear el por­tal has­ta que cum­plie­ra con el pa­go de im­pues­tos, y la es­tra­te­gia fun­cio­nó. “Lo que se ne­ce­si­ta es vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra con­tro­lar la ofer­ta in­for­mal. Pro­po­ne­mos la ge­ne­ra­ción de un gru­po éli­te de con­trol, cons­ti­tui­do por la DIAN, la Su­pe­rin­dus­tria y el Min­cit, en­car­ga­do de re­vi­sar es­tos por­ta­les pa­ra iden­ti­fi­car ofer­tas in­for­ma­les, ha­cer­les un se­gui­mien­to y le­van­tar san­cio­nes”, con­ti­núa To­ro y afir­ma, a su vez, que se pue­den des­ti­nar re­cur­sos del Fon­tur pa­ra cu­brir el gas­to de la vee­du­ría.

Se es­ti­ma que pa­ra 2020 el 80% de los via­jes se­rán re­ser­va­dos a tra­vés de in­ter­net.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.