Di­ne­ro se­lec­cio­nó a 25 de los pre­si­den­tes de com­pa­ñías más re­le­van­tes en los úl­ti­mos 25 años. Son ejem­plo de li­de­raz­go, vi­sión y po­der de trans­for­ma­ción en las or­ga­ni­za­cio­nes.

Di­ne­ro se­lec­cio­nó a 25 de los pre­si­den­tes de com­pa­ñías co­lom­bia­nos más re­le­van­tes en los úl­ti­mos 25 años. Son ejem­plo de li­de­raz­go, vi­sión y po­der de trans­for­ma­ción en las or­ga­ni­za­cio­nes.

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

Co­lom­bia en los úl­ti­mos 25 años ha vi­vi­do una re­vo­lu­ción. El cam­bio ha si­do enor­me por el cre­ci­mien­to de su eco­no­mía, el con­trol de la in­fla­ción, la flo­ta­ción del dó­lar, el au­men­to en el in­gre­so de la po­bla­ción y la re­duc­ción de la po­bre­za.

En me­dio de ten­sio­nes po­lí­ti­cas, nar­co­trá­fi­co, gue­rri­lla y au­ge del pa­ra­mi­li­ta­ris­mo, las em­pre­sas en Co­lom­bia han de­mos­tra­do re­si­lien­cia y adap­ta­ción a las co­yun­tu­ras más com­ple­jas, in­clu­so so­bre­vi­vir y re­cu­pe­rar­se tras un de­cre­ci­mien­to a fi­na­les de la dé­ca­da del 90 de más de 4%.

El en­torno de hoy es to­tal­men­te dis­tin­to al de 1993 y las em­pre­sas han lo­gra­do aco­mo­dar­se: han sur­gi­do nue­vos em­pren­di­mien­tos y el te­ji­do em­pre­sa­rial, a pe­sar de las di­fi­cul­ta­des, se ha ro­bus­te­ci­do.

Pre­ci­sa­men­te es­tas com­ple­jas y re­ta­do­ras si­tua­cio­nes per­mi­tie­ron des­ta­car el li­de­raz­go de mu­chos em­pre­sa­rios y pre­si­den­tes de com­pa­ñías (co­no­ci­dos en el mun­do co­mo Chief Exe­cu­ti­ve Of­fi­cer –CEO–) que en me­dio de los vien­tos, fa­vo­ra­bles o in­ten­sos, lo­gra­ron ca­po­tear las co­yun­tu­ras, con­ver­tir­se en re­fe­ren­tes de esa trans­for­ma­ción y

lle­var a mu­chas de es­tas em­pre­sas a es­ce­na­rios in­ter­na­cio­na­les. Pe­ro, ade­más, sus opi­nio­nes tam­bién han tras­cen­di­do lo em­pre­sa­rial y se con­vir­tie­ron en guías pa­ra el desa­rro­llo de po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

En 2018, la Re­vis­ta Di­ne­ro ha ce­le­bra­do sus 25 años de na­ci­mien­to. Tu­vo su ori­gen en me­dio de la aper­tu­ra eco­nó­mi­ca y ha si­do tes­ti­go de to­dos los cam­bios eco­nó­mi­cos, so­cia­les y em­pre­sa­ria­les que ha vi­vi­do el país. Pa­ra ce­rrar el año de es­te aniver­sa­rio, Di­ne­ro de­ci­dió ha­cer un re­co­no­ci­mien­to a los que con­si­de­ra 25 de los prin­ci­pa­les pre­si­den­tes co­lom­bia­nos de com­pa­ñías.

Con el apo­yo de las fir­mas ca­za­ta­len­tos Egon Zehn­der, Korn Ferry, Am­rop Top Ma­na­ge­ment y Cald­well Part­ners, en­tre otras, y con­sul­tan­do dis­tin­tas fuen­tes y ana­lis­tas, Di­ne­ro lle­gó a un lis­ta­do que fue di­vi­di­do en tres gran­des áreas: los ca­caos, los trans­for­ma­do­res y la cuo­ta del país en el ex­te­rior.

En­tre los ca­caos so­bre­sa­lie­ron las ges­tio­nes de li­de­raz­go del Gru­po Em­pre­sa­rial An­tio­que­ño, con nom­bres co­mo Ni­ca­nor Res­tre­po (Q.E.P.D), Car­los En­ri­que Pie­drahi­ta (Q.E.P.D) y Jo­sé Al­ber­to Vé­lez. Otros, ade­más de su ges­tión, des­pier­tan en la co­mu­ni­dad em­pre­sa­rial sen­ti­mien­tos de ad­mi­ra­ción co­mo Jo­sé Ale­jan­dro Cor­tés, al fren­te del Gru­po Bo­lí­var; o los que fue­ron ca­pa­ces de rein­ven­tar­se, co­mo Eduar­do Pa­che­co, li­de­ran­do el Gru­po Col­pa­tria.

En el gru­po de los trans­for­ma­do­res es­tá el ma­yor nú­me­ro de pro­ta­go­nis­tas, co­mo Fa­bio Vi­lle­gas, que cam­bió la ho­ja de ru­ta de Avian­ca; Car­los En­ri­que Ca­ve­lier, que to­mó el ne­go­cio de fa­mi­lia en me­dio de la cri­sis y lo sa­có ade­lan­te, con­vir­tien­do a Al­que­ría en una po­de­ro­sa em­pre­sa lác­tea, y Syl­via Es­co­var, que com­ple­tó la con­so­li­da­ción de Ter­pel.

Y otros to­ma­ron el re­to de ser pro­fe­tas en otras tie­rras, co­mo Al­ber­to Cal­de­rón, una de las prin­ci­pa­les ca­be­zas de la mi­ne­ra BHP, y que hoy li­de­ra la prin­ci­pal com­pa­ñía de ex­plo­si­vos del mun­do, Ori­ca; Jor­ge Uri­be, im­por­tan­te lí­der en la mul­ti­na­cio­nal Proc­ter & Gam­ble; o Adria­na No­re­ña, con res­pon­sa­bi­li­da­des re­gio­na­les en Goo­gle.

Sin du­da, y por for­tu­na, el nú­me­ro de 25 es muy cor­to pa­ra es­co­ger los CEO co­lom­bia­nos más im­por­tan­tes de los úl­ti­mos cin­co lus­tros. Mu­chos nom­bres se que­da­ron por fue­ra de es­te li­mi­ta­do lis­ta­do.

Tam­bién qui­si­mos ha­cer un ejer­ci­cio adi­cio­nal: des­ta­car al­gu­nos de los nom­bres de quie­nes hoy tie­nen car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad en las em­pre­sas, pe­ro se pro­yec­tan pa­ra el fu­tu­ro cer­cano en un con­tex­to de trans­for­ma­ción en los li­de­raz­gos.

¿En qué sen­ti­do? Pa­ra Car­los Ro­drí­guez, de Egon Zehn­der, “el per­fil y las ca­rac­te­rís­ti­cas del CEO ideal han evo­lu­cio­na­do enor­me­men­te en el úl­ti­mo cuar­to de si­glo. Del CEO Su­per­man (por­que ade­más ca­si to­dos eran hom­bres) que sa­bía de to­do, po­día ha­cer to­do, era su­per­po­de­ro­so y te­nía to­das las res­pues­tas, he­mos evo­lu­cio­na­do a un CEO ideal que mues­tra más vul­ne­ra­bi­li­dad, que no tie­ne to­das las res­pues­tas sino que se apo­ya en ex­per­tos den­tro y fue­ra, que de­ja bri­llar a su gen­te y que se vuel­ve un lí­der exi­to­so a tra­vés de su equi­po más que por sí mis­mo”.

Y agre­ga Ro­drí­guez que, en un mun­do de vo­la­ti­li­dad, in­cer­ti­dum­bre, com­ple­ji­dad y am­bi­güe­dad –la agen­da ha­bi­tual de hoy–, “se re­quie­re de CEO fle­xi­bles, abier­tos al cam­bio, in­no­va­do­res, re­fle­xi­vos y ca­pa­ces de mo­vi­li­zar equi­pos en mo­men­tos de gran ad­ver­si­dad”.

Ade­más, las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de CEO se en­fren­ta­rán a im­por­tan­tes desafíos. Por una par­te, se­gu­ra­men­te ya no ten­drán dé­ca­das de du­ra­ción en los car­gos, don­de el re­cam­bio y la evo­lu­ción son una cons­tan­te. Por otra, a la trans­for­ma­ción di­gi­tal de los ne­go­cios, con con­su­mi­do­res más em­po­de­ra­dos que lo que co­no­ce­mos hoy y con nue­vos ne­go­cios que desafían a los es­ta­ble­ci­dos. Y to­do ello en me­dio de la pre­sión por un cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble que jun­te lo so­cial, lo am­bien­tal y lo fi­nan­cie­ro.así que ten­drá que ju­gar en es­ta épo­ca tur­bu­len­ta co­mo un agen­te de cam­bio, ges­tio­nan­do el co­no­ci­mien­to y la in­no­va­ción, así co­mo ga­ran­ti­zan­do el cre­ci­mien­to de sus equi­pos.

COM­PLE­JAS Y RE­TA­DO­RAS SI­TUA­CIO­NES PER­MI­TIE­RON DES­TA­CAR EL LI­DE­RAZ­GO DE MU­CHOS PRE­SI­DEN­TES DE COM­PA­ÑÍAS.

Los CEO han evo­lu­cio­na­do de ser su­per­hom­bres, a per­mi­tir que sus equi­pos bri­llen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.