Edu­ca­ción pú­bli­ca e in­te­gra­ción so­cial

Có­mo asig­nar el pre­su­pues­to pú­bli­co pa­ra po­ten­ciar la ca­pa­ci­dad in­te­gra­do­ra y re­dis­tri­bu­ti­va de la edu­ca­ción su­pe­rior.

Dinero (Colombia) - - SUMARIO - Eduar­do Lo­ra

El sis­te­ma de edu­ca­ción bá­si­ca y me­dia en Co­lom­bia es un me­ca­nis­mo de se­gre­ga­ción so­cial, ya que los po­bres van a las es­cue­las pú­bli­cas y los ri­cos a los co­le­gios pri­va­dos. Ca­da año hay un gran al­bo­ro­to (or­ques­ta­do por la re­vis­ta Di­ne­ro) acer­ca de cuá­les son los me­jo­res co­le­gios en don­de los ri­cos de­ben tra­tar de ma­tri­cu­lar a sus hi­jos.

Co­mo los co­le­gios se­gre­gan so­cial­men­te y ade­más la mo­vi­li­dad so­cial en­tre ge­ne­ra­cio­nes es ca­si nu­la, la ma­yo­ría de los co­lom­bia­nos pue­de pa­sar to­da la vi­da sin ha­ber co­no­ci­do de cer­ca a na­die de una cla­se so­cial dis­tin­ta a la de su pro­pia fa­mi­lia. Un país don­de las cla­ses so­cia­les se ig­no­ran pue­de pro­du­cir mons­truos co­mo los pro­ta­go­nis­tas de Los Di­vi­nos, la es­pe­luz­nan­te no­ve­la de Lau­ra Res­tre­po, ins­pi­ra­da en el se­cues­tro y ase­si­na­to de una ni­ña in­dí­ge­na por par­te de un ul­tra ri­co.

Aun­que la se­gre­ga­ción so­cial es in­de­sea­ble, ha­ce po­si­ble que el gas­to pú­bli­co en edu­ca­ción bá­si­ca sea muy re­dis­tri­bu­ti­vo, pues to­do el gas­to se con­cen­tra en los po­bres. ¿Es es­to cier­to pa­ra la edu­ca­ción su­pe­rior?

La pri­me­ra vez que se ana­li­zó la ca­pa­ci­dad re­dis­tri­bu­ti­va del gas­to pú­bli­co en edu­ca­ción se lle­gó a la con­clu­sión de que mien­tras la edu­ca­ción pú­bli­ca pri­ma­ria era re­dis­tri­bu­ti­va, el gas­to pú­bli­co pa­ra la edu­ca­ción su­pe­rior be­ne­fi­cia­ba ma­yo­ri­ta­ria­men­te a la cla­se al­ta, pues muy po­cos jó­ve­nes de cla­se me­dia o ba­ja lle­ga­ban a la uni­ver­si­dad. Es de­cir, ha­bía muy bue­nas ra­zo­nes pa­ra que los im­pues­tos se usa­ran más pa­ra fi­nan­ciar las es­cue­las que las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas. Era la dé­ca­da del se­ten­ta.

Las co­sas han cam­bia­do mu­cho des­de en­ton­ces. Aun­que aún es al­ta la de­ser­ción es­co­lar en­tre las cla­ses me­dia y ba­ja, son mu­chos los chi­cos de es­tos orí­ge­nes so­cia­les que lle­gan a la edu­ca­ción su­pe­rior. Ac­tual­men­te, so­lo 10% de los es­tu­dian­tes de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas pro­vie­nen de fa­mi­lias del de­cil más al­to de in­gre­sos. El res­to de los es­tu­dian­tes de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas se di­vi­de por mi­ta­des en­tre cla­se me­dia (los cua­tro de­ci­les in­ter­me­dios) y cla­se ba­ja (la mi­tad más po­bre de la po­bla­ción). La com­po­si­ción so­cial de la uni­ver­si­dad pú­bli­ca re­fle­ja bas­tan­te bien la de to­da la so­cie­dad co­lom­bia­na. Allí no exis­te la se­gre­ga­ción so­cial del res­to del sis­te­ma edu­ca­ti­vo.

Quie­nes tie­nen edu­ca­ción su­pe­rior, sea téc­ni­ca o pro­fe­sio­nal, con­si­guen me­jo­res em­pleos y re­ci­ben sa­la­rios más al­tos du­ran­te to­da su vi­da que quie­nes ape­nas tie­nen edu­ca­ción se­cun­da­ria o me­dia. Por con­si­guien­te, el gas­to pú­bli­co en edu­ca­ción su­pe­rior en la ac­tua­li­dad, ade­más de con­tri­buir a la in­te­gra­ción so­cial, es do­ble­men­te re­dis­tri­bu­ti­vo: una vez por­que ali­via el gas­to de las fa­mi­lias de cla­se me­dia y ba­ja, y otra vez por­que au­men­ta el in­gre­so fu­tu­ro de los chi­cos de esas fa­mi­lias.

To­dos es­tos pue­den pa­re­cer ar­gu­men­tos pa­ra dar­les ma­yo­res pre­su­pues­tos a las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas, el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de las re­cien­tes huel­gas es­tu­dian­ti­les. No ne­ce­sa­ria­men­te: ma­yor gas­to no im­pli­ca ma­yor re­dis­tri­bu­ción. Es­to so­lo ocu­rre si me­jo­ra la ca­li­dad de la edu­ca­ción, o au­men­tan los cu­pos, o ba­ja el cos­to de las ma­trí­cu­las pa­ra los es­tu­dian­tes de me­no­res in­gre­sos. Co­lom­bia tie­ne 32 uni­ver­si­da­des pú­bli­cas, muy di­fe­ren­tes en­tre sí en la ca­li­dad de la edu­ca­ción que re­ci­ben sus es­tu­dian­tes y en la me­di­da en que influyentes po­lí­ti­cos lo­ca­les tie­nen cap­tu­ra­das a las di­rec­ti­vas pa­ra asig­nar pues­tos y gas­tos por ra­zo­nes tur­bias. Dar ma­yo­res re­cur­sos a to­das las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas pa­ra que cu­bran sus dé­fi­cits es un ob­je­ti­vo cor­to­pla­cis­ta que pue­de pro­du­cir los efec­tos opues­tos en el lar­go pla­zo, por­que pre­mia a las uni­ver­si­da­des que peor usan los re­cur­sos y a los po­lí­ti­cos que las con­tro­lan.

El diá­lo­go en­tre el go­bierno na­cio­nal y los mo­vi­mien­tos es­tu­dian­ti­les si­gue abier­to. Am­bos de­be­rían acor­dar una ho­ja de ru­ta que per­mi­ta in­cre­men­tar los re­cur­sos pú­bli­cos orien­ta­dos a la edu­ca­ción su­pe­rior, pe­ro no fir­mar che­ques en blan­co que ocul­ten el des­dén ad­mi­nis­tra­ti­vo o la po­li­ti­que­ría de va­rias uni­ver­si­da­des pú­bli­cas. To­do nue­vo re­cur­so orien­ta­do a ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior de­be­ría es­tar con­di­cio­na­do a que ha­ya me­jo­ras en la plan­ta do­cen­te y en los re­sul­ta­dos aca­dé­mi­cos, más in­ver­sio­nes en plan­ta fí­si­ca o más cu­pos. Pa­ra ali­near los in­tere­ses del go­bierno na­cio­nal y del mo­vi­mien­to es­tu­dian­til es esen­cial des­mon­tar el con­trol que ejer­cen los po­lí­ti­cos so­bre al­gu­nas uni­ver­si­da­des pú­bli­cas. So­lo así la edu­ca­ción su­pe­rior en Co­lom­bia po­drá se­guir in­te­gran­do a los di­fe­ren­tes es­tra­tos so­cia­les y re­dis­tri­bu­yen­do in­gre­so a las cla­ses ba­jas y me­dias.

SO­LO 10% DE LOS ES­TU­DIAN­TES DE LAS UNI­VER­SI­DA­DES PÚ­BLI­CAS PRO­VIE­NEN DEL DE­CIL MÁS AL­TO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.