El ban­co que no es ban­co

Cre­di­va­lo­res, una ins­ti­tu­ción fi­nan­cie­ra no ban­ca­ria, atien­de cré­di­tos pa­ra los seg­men­tos de ba­jos in­gre­sos y en­tró a las gran­des li­gas del fi­nan­cia­mien­to in­ter­na­cio­nal, con más de US$900 mi­llo­nes en bo­nos en los úl­ti­mos años. Es­te es su mo­de­lo de ne­go­cio

Dinero (Colombia) - - Sumario -

Entre los nom­bres de las em­pre­sas co­lom­bia­nas que han lo­gra­do fi­nan­ciar­se con bo­nos in­ter­na­cio­na­les en ope­ra­cio­nes de más de US$300 mi­llo­nes, por lo ge­ne­ral es­tán mar­cas tra­di­cio­na­les de gran ta­ma­ño. En­ti­da­des del Gru­po Aval, Ban­co­lom­bia, Eco­pe­trol, Su­ra o Da­vi­vien­da, entre otros.

Por eso sor­pren­de que una em­pre­sa, Cre­di­va­lo­res, un nom­bre no tan ha­bi­tual pa­ra el mer­ca­do en Co­lom­bia, ha­ya lo­gra­do a prin­ci­pios de fe­bre­ro co­lo­car una ter­ce­ra emi­sión de bo­nos or­di­na­rios en el mer­ca­do de ca­pi­ta­les in­ter­na­cio­nal por un mon­to de US$300 mi­llo­nes, que tu­vo una de­man­da de ca­si dos ve­ces ese va­lor. Ya es­tá en el ín­di­ce de bo­nos de al­to ren­di­mien­to de paí­ses emer­gen­tes.

En ju­nio de 2017 ha­bía emi­ti­do un bono por US$250 mi­llo­nes, y unos me­ses des­pués hi­zo un in­cre­men­to del mis­mo bono por US$75 mi­llo­nes. Ade­más, reali­zó otra emi­sión por US$300 mi­llo­nes. Es de­cir, en los úl­ti­mos años se ha fi­nan­cia­do en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal por más de US$900 mi­llo­nes.

Pe­ro, ¿qué ha­ce Cre­di­va­lo­res pa­ra atraer a los in­ver­sio­nis­tas del ex­te­rior? Esa em­pre­sa na­ci­da ha­ce 17 años en Cali se de­di­ca al cré­di­to de con­su­mo en­fo­ca­do en ciu­da­des me­dia­nas y pe­que­ñas del país, y en clien­tes de los es­tra­tos 1, 2 y 3.

Tie­ne ca­si $9 bi­llo­nes en cré­di­tos otor­ga­dos, 830.000 clien­tes y una car­te­ra por $1,5 bi­llo­nes. Pe­ro, a pe­sar de otor­gar cré­di­tos y fi­nan­ciar a la gen­te de esos mer­ca­dos, no la vi­gi­la la Su­pe­rin­ten­den­cia Fi­nan­cie­ra, sino la de So­cie­da­des. Eso se ex­pli­ca por que no cap­ta re­cur­sos del pú­bli­co y sus re­cur­sos vie­nen de los mer­ca­dos de va­lo­res y de la ban­ca: 90% del mer­ca­do in­ter­na­cio­nal y el res­to del lo­cal,

re­pre­sen­ta­do en ban­cos y fon­dos de in­ver­sión co­lec­ti­va.

“Los ban­cos del país ven a Cre­di­va­lo­res co­mo la com­pa­ñía que lle­ga a seg­men­tos a los que ellos no al­can­zan. No so­mos su com­pe­ten­cia, por el con­tra­rio, mu­chas en­ti­da­des fi­nan­cie­ras nos ven co­mo un po­si­ble alia­do por­que es la for­ma de ac­ce­der a ese seg­men­to. En la ma­yo­ría de los ca­sos so­mos la pri­me­ra ex­po­si­ción al cré­di­to for­mal de esa po­bla­ción”, di­ce Da­vid Sein­jet Nei­rus, pre­si­den­te de la fir­ma.

Cre­di­va­lo­res con­cen­tra sus ope­ra­cio­nes de cré­di­to en dos mer­ca­dos: el de libranzas, con 60% de su car­te­ra, y el de tar­je­tas de cré­di­to, que par­ti­ci­pa con 33%. El otro 7% es­tá en un ne­go­cio de se­gu­ros. Pre­ci­sa­men­te el ne­go­cio de libranzas ha­ce po­cos años su­frió por ca­sos de co­rrup­ción y ma­los ma­ne­jos. Ca­sos co­mo Es­tra­val o Eli­te, em­pre­sas no vi­gi­la­das por la Su­pe­rin­ten­den­cia Fi­nan­cie­ra, re­co­gían re­cur­sos de in­ver­sio­nis­tas y ven­dían en mu­chos ca­sos más de una vez los pa­ga­rés.

Cre­di­va­lo­res en ese di­fí­cil mo­men­to dio ejem­plo de ma­ne­jo de las libranzas de en­ti­da­des no fi­nan­cie­ras. Y lo que era una gran ame­na­za pa­ra el sec­tor, se con­vir­tió en una opor­tu­ni­dad pa­ra que la em­pre­sa se con­so­li­da­ra.

Las libranzas son uno de los mo­de­los de cré­di­to más gran­des y efec­ti­vos en el país. Hoy re­pre­sen­tan cer­ca de 40% del cré­di­to de con­su­mo y va­le unos $50 bi­llo­nes, con el sec­tor fi­nan­cie­ro de pro­ta­go­nis­ta. La car­te­ra ven­ci­da es de 2,5% apro­xi­ma­da­men­te, una de las más sa­nas del mer­ca­do.

En pro­me­dio, el cré­di­to de libranzas es­tá por en­ci­ma de $10 mi­llo­nes. En el ca­so de Cre­di­va­lo­res, se ubi­ca en unos $2 mi­llo­nes y sus 25 clien­tes más gran­des so­lo re­pre­sen­tan 0,56% de su car­te­ra. Tra­ba­jan en un mer­ca­do ato­mi­za­do que dis­mi­nu­ye el ries­go, pe­ro tam­bién vuel­ve más com­ple­ja su ope­ra­ción. Es­to los ha lle­va­do a desa­rro­llar pla­ta­for­mas tec­no­ló­gi­cas ági­les que ha­gan más ami­ga­ble el pro­ce­so de pe­dir los cré­di­tos.

Hoy, cer­ca de 60% de sus cré­di­tos tie­nen ori­gen di­gi­tal. Ade­más, cuen­ta con alian­zas con 20.000 pun­tos de re­cau­do con redes de ba­jo mon­to.

Su otro ne­go­cio es el de tar­je­tas de cré­di­to. Se lla­ma Cre­diuno y ope­ra en alian­za con las em­pre­sas de ser­vi­cios pú­bli­cos. Bus­ca pro­duc­tos de cré­di­to de con­su­mo que ten­gan un re­cau­do di­fe­ren­cia­dor. Tal co­mo la li­bran­za, co­bran por nó­mi­na, y en la cuo­ta de la tar­je­ta vie­ne in­clui­da la fac­tu­ra del ser­vi­cio pú­bli­co.

Hoy en libranzas Cre­di­va­lo­res ope­ra 613 con­ve­nios que le dan ac­ce­so a 3,2 mi­llo­nes de clien­tes. En tar­je­ta de cré­di­to tie­ne 7 con­ve­nios con los que pue­de lle­gar a 4,2 mi­llo­nes de usua­rios. Esos 7,4 mi­llo­nes de per­so­nas son, hoy por hoy, su mer­ca­do ob­je­ti­vo.

En el ne­go­cio de se­gu­ros, cer­ca de 75% de los cré­di­tos de li­bran­za van con un se­gu­ro vo­lun­ta­rio y en tar­je­tas de cré­di­to es 80%. Ha­ce es­tos ne­go­cios por me­dio de un alia­do: Metli­fe.

En me­dio del re­vol­cón del sec­tor fi­nan­cie­ro con el desa­rro­llo de las fin­tech y la bús­que­da de me­ca­nis­mos pa­ra lle­gar a nue­vos mer­ca­dos, al­gu­nas en­ti­da­des han to­ca­do la puer­ta de Cre­di­va­lo­res pa­ra com­prar­la.

“Por aho­ra, nos es­ta­mos con­so­li­dan­do. Mien­tras lo­gre­mos au­men­tar nues­tro por­ta­fo­lio al 20% anual y ac­ce­der al mer­ca­do de ca­pi­ta­les nos da unos años pa­ra se­guir cre­cien­do”, di­ce Sein­jet.

Hoy, 65% de Cre­di­va­lo­res es­tá en ma­nos de dos fon­dos de ca­pi­tal pri­va­do del ex­te­rior: Acon y Gra­mercy. El res­to es de los ad­mi­nis­tra­do­res y la ge­ren­cia.

La em­pre­sa si­gue co­mo una al­ter­na­ti­va pa­ra lle­gar a la ba­se de la pi­rá­mi­de, en un mer­ca­do que bus­ca ac­ce­sos a cré­di­tos y que, co­mo di­ce Sein­jet, es bue­na pa­ga.

60% DE LA CAR­TE­RA DE CRE­DI­VA­LO­RES SE CON­CEN­TRA EN LIBRANZAS Y 7% EN TAR­JE­TAS DE CRÉ­DI­TO. TAM­BIÉN TIE­NE SE­GU­ROS.

El mer­ca­do de libranzas en Co­lom­bia va­le cer­ca de $50 bi­llo­nes y re­pre­sen­ta ca­si 40% del cré­di­to de con­su­mo.

Da­vid Sein­jet Nei­rus Pre­si­den­te de Cre­di­va­lo­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.