Na­rra­ti­vas

To­do in­di­ca que los eco­no­mis­tas de­be­mos apren­der so­bre el po­der de la his­to­ria bien con­ta­da pa­ra coor­di­nar y mo­vi­li­zar los agen­tes eco­nó­mi­cos.

Dinero (Colombia) - - Sumario - Juan Ri­car­do Or­te­ga

Robert Shi­ller, pre­mio No­bel de economía en 2013, de­mos­tró que los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros eran in­efi­cien­tes. Los da­tos evi­den­cia­ban que la va­ria­ción de los pre­cios de las ac­cio­nes era des­pro­por­cio­na­da si se le com­pa­ra­ba con la va­ria­ción de los di­vi­den­dos de es­tas. La no­ción de que los pre­cios con­te­nían to­da la in­for­ma­ción re­le­van­te y que el mer­ca­do era efi­cien­te era fal­sa. Su aná­li­sis des­car­ta­ba la fa­mo­sa te­sis de Eu­ge­ne Fa­ma, EMH 1970, so­bre la efi­cien­cia del mer­ca­do. Shi­ller desa­rro­lló así una nue­va lí­nea de in­ves­ti­ga­ción don­de el com­por­ta­mien­to en ma­na­da de los co­rre­do­res de bol­sa, o de los in­ver­sio­nis­tas en fin­ca raíz, etc., son pro­ble­mas fre­cuen­tes con pro­fun­das con­se­cuen­cias so­bre la economía en ge­ne­ral. Sus cues­tio­na­mien­tos y su ca­pa­ci­dad pa­ra desafiar las creen­cias es­ta­ble­ci­das lo ha­cen una lec­tu­ra obli­ga­da. En es­te mo­men­to en Co­lom­bia val­dría la pe­na re­fle­xio­nar so­bre su úl­ti­mo li­bro: Na­rra­ti­ve Eco­no­mics.

En es­te li­bro Schi­ller nue­va­men­te desafía la tra­di­ción y vuel­ve a plan­tear que los em­pre­sa­rios, con­su­mi­do­res, in­ver­sio­nis­tas no to­man de­ci­sio­nes con ba­se en los mo­de­los de los eco­no­mis­tas, sus se­ries de tiem­po o sus re­gre­sio­nes. Los mo­de­los men­ta­les son mu­cho más sim­ples, con me­nos va­ria­bles y cau­sa­li­da­des más bá­si­cas. Schi­ller en­cuen­tra que las na­rra­ti­vas sim­ples se vi­ra­li­zan y su im­pac­to em­pí­ri­co so­bre có­mo se com­por­ta una macroecono­mía pue­de ser re­le­van­te. Las his­to­rias que se cuen­ta la gen­te a sí mis­ma pue­de ser vi­tal pa­ra que pue­dan con­fiar los unos en los otros y es­pe­cia­li­zar­se en to­mar de­ci­sio­nes.

Pa­ra mí, Co­lom­bia po­dría ser uno de lo ejem­plos in­tere­san­tes que com­ple­men­ta­rían es­te li­bro. Na­die ha me­di­do el po­der ex­pli­ca­ti­vo de la na­rra­ción "se­gu­ri­dad, con­fian­za in­ver­sio­nis­ta y cohe­sión so­cial", pe­ro a mí no me ca­be du­da de que fue re­le­van­te e in­flu­yó en la reac­ti­va­ción de la economía a par­tir de 2003. Es­te es un ejem­plo cla­ro del po­der del len­gua­je y la ha­bi­li­dad pa­ra na­rrar del ex­pre­si­den­te Uri­be: él lle­gó a la Pre­si­den­cia en me­dio de lo peor del con­flic­to y una di­fí­cil si­tua­ción eco­nó­mi­ca y lo­gró a tra­vés de una cui­da­do­sa com­bi­na­ción (na­rra­ción, sím­bo­los y ac­tos) ali­near a mu­chas de las fuer­zas vi­vas. To­do arran­có con una sen­ci­lla, pe­ro muy bien hi­la­da his­to­ria: si el país in­vier­te en se­gu­ri­dad el va­lor de los ac­ti­vos na­cio­na­les se re­cu­pe­ra; un me­jor Es­ta­do, aus­te­ro y re­for­ma­do, re­du­ci­ría cos­tos, a la vez que me­jo­ra­ría ser­vi­cios y así ha­bría un país más efi­cien­te. Es­to per­mi­ti­ría el re­torno de la in­ver­sión y el desa­rro­llo del tu­ris­mo y el agro. La re­no­va­da con­fian­za nos de­vol­ve­ría el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y ge­ne­ra­ría los em­pleos ne­ce­sa­rios.

Re­pe­ti­mos es­ta his­to­ria una y otra vez, aún an­tes que fue­se reali­dad. El país cre­yó y mu­chas pro­me­sas se cum­plie­ron, en bue­na par­te, por­que mu­cha gen­te con­fió: no fue­ron ni la eco­no­me­tría y ni los cálcu­los cien­tí­fi­cos los que mo­vie­ron al país. La na­rra­ti­va fue ins­tru­men­tal. Los eco­no­mis­tas nos equi­vo­ca­mos una y otra vez des­co­no­cien­do la tras­cen­den­cia que tie­ne pa­ra la gen­te del co­mún el po­der con­tar­se a sí mis­ma bue­nos cuen­tos. Hay al­go en nues­tras men­tes don­de las pa­rá­bo­las y las his­to­rias tie­nen mu­cho más po­der que las es­ta­dís­ti­cas, los mo­de­los y las grá­fi­cas.

Los hu­ma­nos nos he­mos coor­di­na­do siem­pre con to­do ti­po de na­rra­ti­vas de fic­ción. Por es­to, tal vez, las redes so­cia­les se han vuel­to tan in­flu­yen­tes y a ve­ces des­truc­ti­vas. No obs­tan­te, Shi­ller en­fa­ti­za el po­ten­cial pa­ra re­pen­sar la teo­ría a tra­vés del es­tu­dio de la mi­cro da­ta pa­ra ana­li­zar los me­ca­nis­mos por los que las ma­sas to­man de­ci­sio­nes.

Por es­to tam­bién de­be­mos preo­cu­par­nos por la ca­co­fo­nía exis­ten­te so­bre el de­ve­nir del país. Des­de el feu­da­lis­mo de Pe­tro, la economía ce­rra­da de The Eco­no­mist, la economía de­ma­sia­do abier­ta de Ocam­po, los im­pues­tos des­pro­por­cio­na­dos pa­ra la Andi, el hue­co fis­cal y ba­jí­si­mo re­cau­do de Anif, las fic­cio­nes con­tra el frac­king que asus­tan a los ju­ris­tas sin so­pe­sar la bru­tal caí­da de las ex­por­ta­cio­nes y las tó­xi­cas his­to­rias so­bre la co­rrup­ción con ri­dí­cu­las ci­fras con las que mu­chos se jus­ti­fi­can a sí mis­mos eva­dir im­pues­tos o mo­ver su re­si­den­cia fis­cal pa­ra de­jar de tri­bu­tar por Co­lom­bia.

¿Có­mo ha­ce­mos pa­ra vol­ver a es­cu­char­nos y re­co­no­cer todos uni­dos que ya an­tes he­mos su­pe­ra­do jun­tos obs­tácu­los mu­cho más di­fí­ci­les que los ac­tua­les? Ne­ce­si­ta­mos unir­nos al­re­de­dor de una nue­va más in­clu­yen­te na­rra­ción: ayu­da se­ño­res poe­tas.

CLA­RA­MEN­TE NO FUE­RON NI LA ECO­NO­ME­TRÍA NI LOS CÁLCU­LOS CIEN­TÍ­FI­COS LOS QUE MO­VIE­RON AL PAÍS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.