¿Có­mo se pen­sio­na­rán?

Dinero (Colombia) - - Sumario -

La re­for­ma pen­sio­nal no so­lo ten­drá que de­jar en cla­ro có­mo au­men­tar la co­ber­tu­ra de los adultos ma­yo­res y re­par­tir me­jor los sub­si­dios. Tam­bién de­fi­nir el fu­tu­ro pa­ra los jó­ve­nes de hoy. Es­tas se­rán las ba­ses, los ina­mo­vi­bles y las gran­des dis­cu­sio­nes que se ave­ci­nan.

El 16 de mar­zo co­mien­za la ac­ti­vi­dad le­gis­la­ti­va en el país. Del pa­no­ra­ma im­por­tan­te de re­for­mas que pue­den lle­gar a la dis­cu­sión en el Con­gre­so, una ge­ne­ra gran­des ex­pec­ta­ti­vas: la re­for­ma pen­sio­nal o, co­mo la lla­ma el go­bierno na­cio­nal, de Pro­tec­ción a la Ve­jez.

Más allá de un te­ma se­mán­ti­co, tra­mi­tar un cam­bio al ré­gi­men de pen­sio­nes en el país no es ta­rea fá­cil. Mu­chos ex­fun­cio­na­rios ad­vier­ten que “es más sen­ci­llo sa­car ade­lan­te 10 tri­bu­ta­rias que una pen­sio­nal”. Tan es así, que la úl­ti­ma gran re­for­ma pen­sio­nal fue la Ley 100 de 1993. Des­pués hu­bo al­gu­nos ajus­tes, pe­ro los úl­ti­mos go­bier­nos no han que­ri­do me­ter­se con esa ‘pa­pa ca­lien­te’.

El Go­bierno, no obs­tan­te, quie­re avan­zar en es­ta dis­cu­sión, que lle­ga en un con­tex­to com­ple­jo. Por el la­do so­cial, Co­lom­bia se su­mó a los paí­ses que han re­gis­tra­do pro­tes­tas y mar­chas de dis­tin­tos gru­pos de la po­bla­ción preo­cu­pa­dos por per­der los avan­ces de los úl­ti­mos años, que hoy pue­den es­tar ame­na­za­dos. Pe­ro tam­bién por las ma­yo­res ex­pec­ta­ti­vas de desa­rro­llo, más co­ber­tu­ras de em­pleo, edu­ca­ción, sa­lud y pen­sio­nes.

Y, por el la­do po­lí­ti­co, la ad­mi­nis­tra­ción Du­que abrió las puer­tas a los par­ti­dos que lo acom­pa­ñan en el Go­bierno. Ya tie­nen asien­to en el gabinete Cam­bio Ra­di­cal, en el Mi­nis­te­rio de Sa­lud, y La U en el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo, que jun­to con Ha­cien­da, de­be­rá li­de­rar la re­for­ma. Hoy mu­chos se pre­gun­tan si es­tos par­ti­dos le da­rán a la re­for­ma, que pue­de ser im­po­pu­lar, un res­pal­do irres­tric­to o con­di­cio­na­do.

El Go­bierno pro­me­te au­men­tar la co­ber­tu­ra con pro­gra­mas co­mo los Be­ne­fi­cios

Eco­nó­mi­cos Pe­rió­di­cos (Beps) y Co­lom­bia Ma­yor. Y me­jo­rar el va­lor del sub­si­dio que des­ti­na hoy a los an­cia­nos que no tie­nen pen­sión. Y, ade­más, ajus­tar los sub­si­dios a las pen­sio­nes más al­tas, pa­ra li­be­rar re­cur­sos con des­tino a quie­nes real­men­te los ne­ce­si­tan.

La re­for­ma irá so­bre va­rios pun­tos ina­mo­vi­bles: quien ya se pen­sio­nó man­ten­drá sus be­ne­fi­cios; per­ma­ne­ce­rán la edad y los mon­tos de co­ti­za­ción; no des­apa­re­ce­rá Col­pen­sio­nes y quie­nes es­tén pró­xi­mos a pen­sio­nar­se no ten­drán im­pac­to, por­que tie­nen una ex­pec­ta­ti­va cier­ta de pen­sión. Con es­to cla­ro, se abre una de las pri­me­ras gran­des dis­cu­sio­nes: có­mo se­rá el ré­gi­men de tran­si­ción.

Al cie­rre de es­ta edi­ción, el Go­bierno se­guía pre­pa­ran­do la pro­pues­ta que lle­va­rá al Con­gre­so. Pe­ro, se­gún co­no­ció Di­ne­ro con fuentes del Eje­cu­ti­vo, de­ba­te en­tre crear un sis­te­ma mul­ti­pi­lar de pen­sio­nes o igua­lar las con­di­cio­nes de los dis­tin­tos re­gí­me­nes pa­ra que com­pi­tan.

En cual­quie­ra de los casos, el plan ofi­cial im­pli­ca fo­ca­li­zar los sub­si­dios que en­tre­ga el Es­ta­do, es de­cir, no gas­tar me­nos, sino gas­tar me­jor. Eso sig­ni­fi­ca dar­les esos re­cur­sos a quie­nes más lo ne­ce­si­tan: adultos ma­yo­res des­pro­te­gi­dos y per­so­nas que no lo­gra­rán pen­sio­nar­se al lle­gar a la ve­jez.

Del otro la­do, en el fren­te po­lí­ti­co, el Go­bierno tam­bién es­ta­ría es­tu­dian­do dos po­si­bi­li­da­des pa­ra el trá­mi­te: una se­ría pa­sar la nor­ma co­mo pro­yec­to de ley por co­mi­sio­nes sép­ti­mas y, la otra, ha­cer­lo con una ley es­ta­tu­ta­ria, con un cam­bio en la Cons­ti­tu­ción que per­mi­ta que los Beps pue­dan con­si­de­rar­se co­mo pen­sión, en al­gu­nos casos, y sean “un me­ca­nis­mo de pro­tec­ción a la ve­jez”. Hoy, por fa­llos de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, so­lo hay pen­sio­nes a par­tir del sa­la­rio mí­ni­mo.

Es­to, en cual­quier ca­so, si­gue en es­tu­dio en la Co­mi­sión de Pro­tec­ción a la Ve­jez, que aho­ra es­tre­na un nue­vo ac­tor: el mi­nis­tro de Tra­ba­jo, Án­gel Cus­to­dio Ca­bre­ra. Es­te cree que am­bos re­gí­me­nes (el pri­va­do y el de pri­ma me­dia) de­ben te­ner una can­cha ni­ve­la­da

LA RE­FOR­MA BUS­CA­RÁ AU­MEN­TAR LA CO­BER­TU­RA DE QUIE­NES HOY ES­TÁN DES­PRO­TE­GI­DOS Y ACA­BAR LOS SUB­SI­DIOS A LAS PEN­SIO­NES AL­TAS.

y que hay que re­vi­sar las pen­sio­nes al­tas (ver re­cua­dro de en­tre­vis­ta).

_El pa­no­ra­ma

Con es­ta re­for­ma, la ad­mi­nis­tra­ción Du­que bus­ca­rá dos gran­des ob­je­ti­vos: au­men­tar la pro­tec­ción de los adultos ma­yo­res y re­dis­tri­buir me­jor los bi­llo­na­rios sub­si­dios que en­tre­ga. Las pen­sio­nes son hoy uno de los ma­yo­res gas­tos que ha­ce el Es­ta­do, pe­ro los sub­si­dios be­ne­fi­cian en su ma­yo­ría a los más pri­vi­le­gia­dos y de­jan des­pro­te­gi­do al grue­so de la po­bla­ción adul­ta.

So­lo es­te año des­ti­na­rán $43,3 bi­llo­nes –16% del Pre­su­pues­to– pa­ra pagar pen­sio­nes de no más de

2,3 mi­llo­nes de per­so­nas, de los cua­les 1,4 mi­llo­nes son pen­sio­na­dos por ve­jez y los de­más por re­gí­me­nes es­pe­cia­les.

En con­tras­te, 1,5 mi­llo­nes de adultos ma­yo­res re­ci­ben un pe­que­ño sub­si­dio de Co­lom­bia Ma­yor, de $80.000 men­sua­les, mien­tras que 3,1 mi­llo­nes de per­so­nas no re­ci­ben nin­gún ti­po de ayu­da pa­ra su ve­jez (ver grá­fi­cos).

Es­to mues­tra que so­lo uno de ca­da cua­tro adultos ma­yo­res re­ci­be una me­sa­da y que el grue­so de los sub­si­dios es­tá di­ri­gi­do a quie­nes tie­nen ma­yo­res in­gre­sos. Si no se ha­ce na­da, ha­brá más de 9 mi­llo­nes de adultos ma­yo­res des­pro­te­gi­dos al ca­bo de tres dé­ca­das.

Por es­to, el te­ma pen­sio­nal no de­be preo­cu­par so­lo a los ma­yo­res, sino a los jó­ve­nes, ya que son a quie­nes fi­nal­men­te les cam­bia­rán las con­di­cio­nes pa­ra pen­sio­nar­se.

Si bien aún no hay un ar­ti­cu­la­do de­fi­ni­do, ya co­mien­za a ver­se cuá­les se­rán sus ba­ses y ob­je­ti­vos. El Go­bierno no ha di­cho qué cam­bios específico­s rea­li­za­rá, pe­ro sí se sa­be cuá­les no. En es­te ca­so es­tá no mo­di­fi­car la edad de ju­bi­la­ción, aun­que al­gu­nos ex­per­tos con­si­de­ran que, an­te el au­men­to de la ex­pec­ta­ti­va de vi­da, lle­ga­rá el mo­men­to de ha­cer­lo. Hoy no pa­re­ce ur­gen­te y su ex­clu­sión au­men­ta la fac­ti­bi­li­dad de que la re­for­ma avan­ce.

Den­tro de sus ina­mo­vi­bles, el Eje­cu­ti­vo tam­bién se ha com­pro­me­ti­do a no to­car la ta­sa de co­ti­za­ción –hoy en 16%– y a res­pe­tar la pen­sión de so­bre­vi­ven­cia y los de­re­chos ad­qui­ri­dos.

Por úl­ti­mo, en los de­ba­tes tam­bién se ha men­cio­na­do que Col­pen­sio­nes no se aca­ba­rá, sino que por el con­tra­rio se for­ta­le­ce­rá. Eso sí, se in­sis­te en re­du­cir sub­si­dios a las pen­sio­nes al­tas.

Con es­te mar­co la Co­mi­sión de Re­for­ma de Pro­tec­ción a la Ve­jez ha es­cu­cha­do a to­dos los ac­to­res in­tere­sa­dos, es­to es, los sin­di­ca­tos, los pen­sio­na­dos, los gre­mios, los cen­tros de in­ves­ti­ga­ción, la aca­de­mia, las en­ti­da­des mul­ti­la­te­ra­les y los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Y se pue­den vis­lum­brar los prin­ci­pa­les acuer­dos, las con­tro­ver­sias y las ma­yo­res dis­cu­sio­nes.

An­te la ne­ce­si­dad de au­men­tar la co­ber­tu­ra, es cla­ro que se for­ta­le­ce­rán los pro­gra­mas so­li­da­rios, co­mo Co­lom­bia Ma­yor y los Beps. Sin em­bar­go, se­rán di­fí­ci­les las dis­cu­sio­nes so­bre có­mo lo­grar un ma­yor equi­li­brio. Se­gún Ca­bre­ra, ha­brá que de­fi­nir te­mas co­mo qué es una pen­sión al­ta y a qué ti­po de pen­sio­nes el país quie­re se­guir sub­si­dian­do. Y có­mo equi­li­brar la can­cha con las mis­mas re­glas de jue­go pa­ra to­dos los ac­to­res.

Es­to es, dón­de tra­zar la línea en­tre el pa­pel del Es­ta­do y los ac­to­res pri­va­dos, có­mo se evi­ta que el sec­tor pú­bli­co si­ga be­ne­fi­cian­do más a quie­nes más tie­nen y de­fi­nir qué tan lar­go de­be ser el ré­gi­men de tran­si­ción.

Se­rán dis­cu­sio­nes álgidas y to­ca­rán to­do ti­po de in­tere­ses. El ca­mino no se­rá

fá­cil. Una vez pre­sen­ta­da, la re­for­ma ten­drá dos exá­me­nes du­ros: en la Co­mi­sión de Po­lí­ti­cas Sa­la­ria­les, in­te­gra­da por em­pre­sa­rios, sin­di­ca­tos y fun­cio­na­rios del Go­bierno y La­bo­ra­les y en el Con­gre­so. En es­te úl­ti­mo, al­gu­nos con­gre­sis­tas cer­ca­nos al Go­bierno han di­cho que acom­pa­ña­rán la re­for­ma, pe­ro se des­mar­ca­rán si al­go no les gus­ta.

_Los con­sen­sos

El au­men­to de la co­ber­tu­ra y abar­car a las per­so­nas hoy des­pro­te­gi­das pa­sa por for­ta­le­cer el 'pilar' so­li­da­rio. Es­to sig­ni­fi­ca am­pliar pro­gra­mas co­mo Co­lom­bia Ma­yor y for­ta­le­cer el es­que­ma de Beps.

El programa de so­li­da­ri­dad Co­lom­bia Ma­yor en­tre­ga un sub­si­dio eco­nó­mi­co de $80.000 men­sua­les a los an­cia­nos más po­bres (Sis­bén 1 y 2) y en la ac­tua­li­dad cuen­ta con 1,4 mi­llo­nes de be­ne­fi­cia­rios. Es­to re­pre­sen­ta un cos­to anual cer­cano a $1,6 bi­llo­nes, un mon­to re­la­ti­va­men­te ba­jo pa­ra el ta­ma­ño de la po­bla­ción que be­ne­fi­cia. Por es­to, el ideal se­ría in­ten­tar du­pli­car su co­ber­tu­ra a to­da la po­bla­ción vul­ne­ra­ble, y que el sub­si­dio fue­ra equi­va­len­te a la línea de po­bre­za, unos $250.000 men­sua­les. Es­to po­dría fi­nan­ciar­se al eli­mi­nar la inequi­dad en los sub­si­dios es­ta­ta­les. Pe­ro sus re­sul­ta­dos no se­rán in­me­dia­tos ni en el cor­to pla­zo. Si el Go­bierno quie­re au­men­tar los re­cur­sos y la co­ber­tu­ra en su man­da­to ten­drá que ha­cer un es­fuer­zo fis­cal. Pe­ro hoy no es cla­ro de dón­de pue­den sa­lir esos re­cur­sos.

Por su par­te, los Beps son un me­ca­nis­mo de aho­rro in­di­vi­dual pa­ra las per­so­nas que ga­nan me­nos de un sa­la­rio mí­ni­mo. Al lle­gar el re­ti­ro los afi­lia­dos pue­den uti­li­zar es­tos re­cur­sos más un sub­si­dio de 20% so­bre el mon­to aho­rra­do que otor­ga el Es­ta­do pa­ra ob­te­ner un in­gre­so vi­ta­li­cio. El Go­bierno ana­li­za có­mo ha­cer más pro­gre­si­vos los sub­si­dios, es de­cir, au­men­tar­los con un ma­yor es­fuer­zo de aho­rro.

Co­mo en Co­lom­bia no pue­de ha­ber pen­sio­nes por de­ba­jo del sa­la­rio mí­ni­mo, los Beps no se con­si­de­ran una pen­sión co­mo tal. Pe­ro son una ma­ne­ra en que per­so­nas de ba­jos in­gre­sos po­drían construir un in­gre­so pa­ra su ve­jez. No obs­tan­te, al­gu­nos ana­lis­tas con­si­de­ran es­te me­ca­nis­mo la “le­ga­li­za­ción” de las pen­sio­nes ba­jas.

De la mis­ma ma­ne­ra, es cla­ro que los ac­tua­les pro­ble­mas pen­sio­na­les no se resuelven con un sis­te­ma to­tal­men­te pri­va­do y mu­cho me­nos con uno ne­ta­men­te pú­bli­co. Pa­ra unos, se ne­ce­si­ta una com­bi­na­ción de los dos pa­ra que no com­pi­tan, sino que se com­ple­men­ten y aca­bar con el ab­sur­do ar­bi­tra­je que hoy exis­te, co­mo afir­ma Da­vid Cuer­vo, ex­per­to en pen­sio­nes de la con­sul­to­ra Mer­cer.

Es­to sig­ni­fi­ca que una de las op­cio­nes es crear un so­lo sis­te­ma don­de la gen­te co­ti­ce a la par­te pú­bli­ca has­ta un sa­la­rio mí­ni­mo y por en­ci­ma de es­to lo ha­ga en una cuen­ta in­di­vi­dual en un fon­do pri­va­do.

La se­gun­da op­ción es man­te­ner un sis­te­ma dual que com­pi­ta pe­ro “sim­ple­men­te” igua­lar las con­di­cio­nes de los dos re­gí­me­nes. Es­to re­pre­sen­ta­ría li­mi­tar los al­tos sub­si­dios que

en­tre­ga el sec­tor pú­bli­co a los ma­yo­res sa­la­rios.

Aso­fon­dos ha pro­pues­to, por ejem­plo, que el nue­vo ré­gi­men sea de aho­rro y ca­pi­ta­li­za­ción don­de la ge­ren­cia pue­da ser tan­to pú­bli­ca co­mo pri­va­da. Es de­cir, que po­dría crear­se una AFP pú­bli­ca pa­ra que com­pi­ta con los fon­dos ba­jo las mis­mas re­glas.

Pa­ra Da­vid Bo­ja­ni­ni, pre­si­den­te sa­lien­te del Gru­po Sura, uno los acuer­dos im­plí­ci­tos es ha­cer una re­for­ma fis­cal­men­te sos­te­ni­ble. “No ha­ga­mos re­for­mas po­pu­lis­tas, hay que te­ner en cuen­ta la ca­pa­ci­dad del país pa­ra fi­nan­ciar un sis­te­ma de pen­sio­nes”, afir­mó.

Pe­ro si el ca­mino es un sis­te­ma ba­sa­do en el aho­rro hay que bus­car una ma­yor com­pe­ten­cia en­tre los fon­dos y fle­xi­bi­li­za­ción del ré­gi­men de in­ver­sio­nes pa­ra bus­car ma­yo­res re­tor­nos, así co­mo unas co­mi­sio­nes más trans­pa­ren­tes y reac­ti­var el mer­ca­do de ren­tas vi­ta­li­cias pa­ra po­der con­tar con pro­duc­tos de re­ti­ro, en­tre otras re­for­mas que re­quie­ren los fon­dos pri­va­dos.

Mu­chos cri­ti­can que dos gran­des ju­ga­do­res fi­nan­cie­ros ad­mi­nis­tren el grue­so de los re­cur­sos y que al fi­nal so­lo in­vier­ten en un por­ta­fo­lio to­tal­men­te re­gu­la­do. A esa dis­cu­sión se ha su­ma­do re­cien­te­men­te

AM­PLIAR CO­LOM­BIA MA­YOR, FOR­TA­LE­CER LOS BEPS, UNI­FI­CAR O IGUA­LAR LOS RE­GÍ­ME­NES PÚ­BLI­CO Y PRI­VA­DO, LOS PRI­ME­ROS CON­SEN­SOS.

Bloom­berg, que re­ve­la que Co­lom­bia po­dría te­ner los cos­tos más al­tos del mun­do pa­ra el ma­ne­jo de los fon­dos de pen­sio­nes.

_Las ma­yo­res dis­cu­sio­nes

Dos gran­des dis­cu­sio­nes tam­bién es­ta­rán so­bre la me­sa. Una, has­ta dón­de de­be ir el pa­pel del Es­ta­do y a quién de­ben di­ri­gir­se los sub­si­dios. Y dos, quié­nes se­rán cu­bier­tos por la re­for­ma y quié­nes no. Es­to es, te­mas co­mo el cam­bio de la fór­mu­la con que se cal­cu­lan las pen­sio­nes en el ré­gi­men pú­bli­co y el ré­gi­men de tran­si­ción.

Si se es­co­ge ir por la fór­mu­la de po­ner a los tra­ba­ja­do­res a co­ti­zar en am­bos re­gí­me­nes, la gran pre­gun­ta se­rá dón­de tra­zar la línea en­tre un ré­gi­men y otro. Se­gún Fe­de­sa­rro­llo, de­be ser 60% del sa­la­rio mí­ni­mo pa­ra no da­ñar los flu­jos ac­tua­les a ca­da ré­gi­men.

Sin em­bar­go, es­to se­ría pe­li­gro­so pues al pa­sar a dos o cua­tro sa­la­rios mí­ni­mos –lo cual po­dría su­ce­der fá­cil­men­te en su pa­so por el Con­gre­so– equi­val­dría a na­cio­na­li­zar el sis­te­ma de pen­sio­nes. 66% de los afi­lia­dos co­ti­za so­bre un sa­la­rio mí­ni­mo y los que co­ti­zan so­bre dos sa­la­rios mí­ni­mos pe­san otro 20%

Si el ob­je­ti­vo es igua­lar los sis­te­mas pa­ra que com­pi­tan en igual­dad de con­di­cio­nes y ha­brá que cam­biar la fór­mu­la de cálcu­lo de las pen­sio­nes en el ré­gi­men de pri­ma me­dia.

En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, y en aras de sim­pli­fi­car, la pen­sión en el sis­te­ma pú­bli­co es un por­cen­ta­je del sa­la­rio que co­ti­zó en pro­me­dio el tra­ba­ja­dor du­ran­te los úl­ti­mos 10 años de vi­da la­bo­ral. El por­cen­ta­je del sa­la­rio con el que al­guien se pen­sio­na –que se co­no­ce téc­ni­ca­men­te co­mo ta­sa de re­em­pla­zo– es­tá al­re­de­dor de 65% (en fun­ción del nú­me­ro de se­ma­nas).

La re­for­ma po­dría cam­biar es­te in­gre­so base de li­qui­da­ción, pa­ra que no fue­ra un pro­me­dio de los 10 úl­ti­mos años sino de los 20 años o to­da la vi­da la­bo­ral, o re­du­cir las ta­sa de re­em­pla­zo pa­ra las pen­sio­nes más al­tas.

Es­to sig­ni­fi­ca, que a pe­sar de los ina­mo­vi­bles aún hay pa­rá­me­tros por con­si­de­rar.

Una vez re­suel­to es­to, ¿a par­tir de cuán­do se co­men­za­rán a apli­car es­tas nue­vas con­di­cio­nes?. Es­to es, qué tan lar­go se­rá el ré­gi­men de tran­si­ción pa­ra no cam­biar las re­glas de jue­go a quie­nes ya es­tán cer­ca de la pen­sión.

Un pe­rio­do muy lar­go sig­ni­fi­ca pos­ter­gar y agra­var el pro­ble­ma por dé­ca­das, por lo que no con­ven­dría re­pe­tir la his­to­ria de la Ley 100 que de­jó un ré­gi­men de tran­si­ción de 20 años. Los más agre­si­vos ha­blan de un pe­rio­do de 2 o 3 años, pe­ro la ex­mi­nis­tra de Tra­ba­jo, Ali­cia Aran­go, al­can­zó a men­cio­nar 8 años. En es­te ré­gi­men de tran­si­ción tam­bién sur­gi­rá, sin du­da, la pres­gun­ta de abrir o no la

po­si­bi­li­dad de tras­la­do y por cuán­to tiem­po pa­ra pen­sio­nar­se con las con­di­cio­nes ac­tua­les.

Otra dis­cu­sión al fi­nal ten­drá que ver con so­bre quién re­cae el ajus­te y, por tan­to, có­mo se fi­nan­cia. El Go­bierno afir­ma que au­men­ta­rá el al­can­ce del pilar so­li­da­rio en la me­di­da que pue­da dis­mi­nuir los ex­ce­si­vos sub­si­dios que otor­ga el es­ta­do a las pen­sio­nes al­tas. Acá tam­bién po­drían re­vi­vir dis­cu­sio­nes co­mo la eliminació­n de im­pues­tos a la nó­mi­na o pa­ra­fis­ca­les co­mo las Ca­jas de Com­pen­sa­ción. Pa­ra mu­chos es­tos ya son em­pre­sas ma­du­ras y ha­bría que re­es­truc­tu­rar sus fun­cio­nes. Ese por­cen­ta­je que hoy se di­ri­ge a las Ca­jas po­dría ir me­jor a las pen­sio­nes de las per­so­nas.

Pe­ro la otra dis­cu­sión es so­cial y ge­ne­ra­cio­nal. Las re­for­mas pen­sio­na­les ha­cen cam­bios y due­len mu­cho a quie­nes es­tán cer­ca de pen­sio­nar­se, pe­ro ahí ope­ra­rá el ré­gi­men de tran­si­ción. Don­de real­men­te ha­brá un im­pac­to es en los jó­ve­nes. En 1993, los jó­ve­nes de ese mo­men­to no sa­lie­ron a pro­tes­tar por los cam­bios que los afec­ta­ban en el te­ma pen­sio­nal. “Hoy sí. Al pa­re­cer, es­tán in­tere­sa­dos en es­te te­ma, es­pe­cial­men­te vien­do lo que es­tá pa­san­do en Chi­le con los fon­dos de pen­sio­nes”, di­ce un ana­lis­ta.

Sin em­bar­go, no es en­ten­di­ble ver a los es­tu­dian­tes mar­chan­do al la­do de los sin­di­ca­tos es­ta­ta­les pa­ra re­cha­zar la re­for­ma pen­sio­nal. Si bien es com­pren­si­ble que a mu­chos em­plea­dos pú­bli­cos y gru­pos in­tere­sa­dos les con­ven­ga el sta­tuo quo, a los

jó­ve­nes les de­be­ría in­tere­sar pre­ci­sa­men­te lo con­tra­rio.

Se re­que­ri­rá una gran co­mu­ni­ca­ción pa­ra ex­pli­car la re­for­ma y los cam­bios que pre­ten­den, mos­tran­do que el ob­je­ti­vo no so­lo se­rá au­men­tar la co­ber­tu­ra pa­ra los pen­sio­na­dos ac­tua­les sino que hay que aca­bar con los sub­si­dios a las pen­sio­nes al­tas pa­ra po­der me­jo­rar la co­ber­tu­ra y la equi­dad ha­cia fu­tu­ro.

_Lo que vie­ne

El prin­ci­pal acuer­do de­be­ría con­sis­tir en rea­li­zar la re­for­ma y crear un ver­da­de­ro sis­te­ma de pro­tec­ción a la ve­jez. Au­men­tar la co­ber­tu­ra y fo­ca­li­zar los sub­si­dios pa­ra aca­bar con el ab­sur­do de que las pen­sio­nes pú­bli­cas sean la ma­yor fuen­te de inequi­dad, de­be­ría ge­ne­rar un gran consenso. So­bre eso to­do el mun­do de­be­ría es­tar de acuer­do.

Sin em­bar­go, una re­for­ma pen­sio­nal es un te­ma di­fí­cil y bas­tan­te im­po­pu­lar que le qui­ta res­pal­do al go­bierno de turno y cu­yos be­ne­fi­cios so­lo se ven va­rias ge­ne­ra­cio­nes des­pués.

Por es­to, mu­chos go­bier­nos an­te­rio­res se han ne­ga­do a dis­cu­tir­la y se­ría un gran ac­to de res­pon­sa­bi­li­dad de la ad­mi­nis­tra­ción Du­que ha­cer­lo. Si bien po­dría de­cir­se que no hay una bom­ba pen­sio­nal in­me­dia­ta co­mo en otros paí­ses, si se apla­za, po­dría­mos es­tar en esa si­tua­ción y con una re­for­ma más drás­ti­ca que afec­ta­ría la edad y las ta­sas de co­ti­za­ción.

Una re­for­ma pen­sio­nal to­ca mu­chos in­tere­ses y, an­te el al­to ni­vel de des­co­no­ci­mien­to de la po­bla­ción so­bre es­tos te­mas, se pres­ta pa­ra ar­gu­men­tos ses­ga­dos y po­pu­lis­mo le­gis­la­ti­vo.

“Hay que em­pe­zar a so­cia­li­zar y que to­do se ha­ga con cri­te­rios téc­ni­cos, no po­de­mos de­jar que per­so­nas a las que no les in­tere­sa una re­for­ma pen­sio­nal sal­gan con so­fis­mas a tra­tar de dis­traer la aten­ción”, se­ña­ló Bo­ja­ni­ni. Sin du­da, los jó­ve­nes de­be­rían ser alia­dos y no enemi­gos en es­ta dis­cu­sión. Es el mo­men­to de em­pe­zar a construir sus pen­sio­nes del fu­tu­ro.

LAS MA­YO­RES DIS­CU­SIO­NES SE CEN­TRA­RÁN EN CÓ­MO ELI­MI­NAR LOS AL­TOS SUB­SI­DIOS Y CUÁN­TO DE­BE DU­RAR LA TRAN­SI­CIÓN.

Al­ber­to Ca­rras­qui­lla Mi­nis­tro de Ha­cien­da

Ali­cia Aran­go Mi­nis­tra del In­te­rior

El go­bierno na­cio­nal se de­ba­te en­tre si ra­di­car la re­for­ma pen­sio­nal por co­mi­sio­nes sép­ti­mas o pri­me­ras, don­de le ven más fac­ti­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.