LA ECO­NO­MÍA DEL MIE­DO La lle­ga­da del co­ro­na­vi­rus a Co­lom­bia es in

La in­mi­nen­te lle­ga­da del co­ro­na­vi­rus al país tie­ne las alar­mas en­cen­di­das pa­ra en­fren­tar­lo. En el mun­do los pro­nós­ti­cos de cre­ci­mien­to es­tán a la ba­ja, mien­tras los ban­cos cen­tra­les to­man me­di­das pa­ra evi­tar que el con­ta­gio en­fer­me la eco­no­mía.

Dinero (Colombia) - - Sumario -

mi­nen­te y eso ha en­cen­di­do las alar­mas fren­te a qué tan pre­pa­ra­dos es­tán el país y el sis­te­ma de sa­lud pa­ra en­fren­tar­lo. En el mun­do los mer­ca­dos si­guen ba­jo pre­sión y los pro­nós­ti­cos so­bre el com­por­ta­mien­to en la eco­no­mía es­tán a la ba­ja.

La epi­de­mia de co­ro­na­vi­rus que arran­có en Chi­na a co­mien­zos de año tie­ne a la sa­lud pú­bli­ca y a la eco­no­mía mun­dial al bor­de de un ata­que de ner­vios. Los pro­nós­ti­cos so­bre el im­pac­to de es­ta epi­de­mia han le­van­ta­do una aler­ta mun­dial. Tan­to, que al cie­rre de es­ta edi­ción la FED ba­jó sor­pre­si­va­men­te su ta­sa de in­ter­ven­ción 50 pun­tos bá­si­cos pa­ra "res­pon­der a los ries­gos" que plan­tea es­ta epi­de­mia.

En el plano de la sa­lud, se tra­ta de un vi­rus al­ta­men­te con­ta­gio­so que en so­lo dos me­ses se ha ex­ten­di­do a más de 77 paí­ses, ha afec­ta­do más de 93.000 per­so­nas y ha ma­ta­do a cer­ca de 3.100 de ellas. El de­no­mi­na­do co­vid-19 tie­ne una ta­sa de mor­ta­li­dad ba­ja, es­ti­ma­da en 2%. Pe­ro se pro­pa­ga con fa­ci­li­dad y no es cla­ro cuán­to tiem­po du­ra­rá su im­pac­to. En Co­lom­bia el Go­bierno ele­vó en los pri­me­ros días de mar­zo la aler­ta de mo­de­ra­da a al­ta y ya al­gu­nas em­pre­sas prohi­ben a sus di­rec­ti­vos via­jar o par­ti­ci­par en even­tos de más de 20 per­so­nas.

En el fren­te eco­nó­mi­co ha cau­sa­do efec­tos desas­tro­sos. En la úl­ti­ma se­ma­na de fe­bre­ro las bol­sas de va­lo­res del mun­do ca­ye­ron 11%, de acuer­do con el Fi­nan­cial Ti­mes, en jornadas que re­cor­da­ron la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2008. Sin em­bar­go, las bol­sas co­men­za­ron a reac­cio­nar al al­za an­te el anun­cio de me­di­das de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de los mi­nis­tros de finanzas del G-7 –el gru­po de paí­ses más desa­rro­lla­dos–. Pe­ro la vo­la­ti­li­dad vol­vió an­te la fal­ta de de­ci­sio­nes con­cre­tas y so­lo se cal­mó cuan­do, en una ju­ga­da sor­pre­si­va, la FED ba­jó a un ran­go en­tre 1 y 1,25% su ta­sa, mien­tras que Aus­tra­lia la re­cor­tó 0,25% y la lle­vó a 0,5%. Se tra­ta de me­di­das de cho­que que bus­can tran­qui­li­zar los mer­ca­dos, pe­ro na­die sa­be cuán­to du­ra­rá es­ta cal­ma.

Tam­bién los pre­cios del pe­tró­leo han re­sul­ta­do afec­ta­dos por el mie­do al vi­rus. En las úl­ti­mas se­ma­nas ca­ye­ron cer­ca de 20%, mien­tras otras ma­te­rias pri­mas tam­bién su­frían ba­jas. Las ca­de­nas glo­ba­les de va­lor que­da­ron atra­pa­das por la len­ti­tud con la que Chi­na vuel­ve a pro­du­cir, mien­tras que el su­mi­nis­tro de bie­nes de con­su­mo, in­te­rrum­pi­do por un atro­pe­lla­do ini­cio del año nue­vo lu­nar, ape­nas re­to­ma su mar­cha. En el me­jor es­ce­na­rio el efec­to de es­te vi­rus se con­cen­tra­ría en el pri­mer tri­mes­tre. Pe­ro no hay ga­ran­tías y po­dría ex­ten­der­se.

Por eso no fal­tan quie­nes ad­vier­ten que el co­vid-19 po­dría ser el 'cis­ne ne­gro' de la eco­no­mía en 2020. Se tra­ta de un fe­nó­meno ra­ro y de con­se­cuen­cias to­da­vía im­pre­vi­si­bles, ca­paz de pre­ci­pi­tar una re­ce­sión, lue­go de ca­si 10 años en los que la eco­no­mía glo­bal se ha ex­pan­di­do.

En Co­lom­bia el sis­te­ma de sa­lud es­tá aler­ta an­te la

in­mi­nen­te lle­ga­da del vi­rus. El Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da apro­bó una par­ti­da pa­ra pre­ven­ción por $15.000 mi­llo­nes, mien­tras el mi­nis­tro de Sa­lud, Fer­nan­do Ruiz, coor­di­na las la­bo­res pa­ra ha­cer­le fren­te a la nue­va epi­de­mia. Eso sí, an­ti­ci­pa que el país es­tá pre­pa­ra­do por­que ya ha aten­di­do con éxi­to emer­gen­cias sa­ni­ta­rias co­mo el zi­ka y el chi­cun­gu­ña. Pe­ro na­die sa­be a cien­cia cier­ta cuán­to le cos­ta­rá al país en­fren­tar es­te desafío. Eso sí, la prio­ri­dad es pro­te­ger a las per­so­nas.

En el ám­bi­to eco­nó­mi­co a Co­lom­bia le preo­cu­pan en par­ti­cu­lar una caí­da per­sis­ten­te del pe­tró­leo y de otras ma­te­rias pri­mas; la fuer­te vo­la­ti­li­dad de la ta­sa de cam­bio y un even­tual de­te­rio­ro de la in­fla­ción. La se­ma­na pa­sa­da el dó­lar al­can­zó ni­ve­les his­tó­ri­cos de $3.550. Es­to pu­so los pe­los de pun­ta a quie­nes tie­nen deu­das en la di­vi­sa, a im­por­ta­do­res y al Go­bierno, que es­pe­ra mi­ti­gar el im­pac­to en la in­fla­ción. El dó­lar ba­jó es­ta se­ma­na, pe­ro si­gue la in­cer­ti­dum­bre.

_A pa­so len­to

En un es­ce­na­rio glo­bal mar­ca­do por el ner­vio­sis­mo, las mul­ti­la­te­ra­les re­cor­ta­ron en los úl­ti­mos días las pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to del año com­ple­to. Los pro­nós­ti­cos del FMI, el

Ban­co Mun­dial y de la Ocde no son alen­ta­do­res. Las dos pri­me­ras en­ti­da­des ad­vier­ten que el mun­do sen­ti­rá el im­pac­to en el pri­mer tri­mes­tre y por eso re­ba­ja­ron la pers­pec­ti­va pa­ra el año com­ple­to del 3,5% al 3,4%. La Ocde, más pe­si­mis­ta, aca­ba de

re­cor­tar 0,5% y pre­vé que es­te año la eco­no­mía glo­bal cre­ce­rá 2,4%, si el im­pac­to so­lo se sien­te en el pri­mer tri­mes­tre. Pe­ro si se pro­lon­ga, el mun­do so­lo cre­ce­ría la mi­tad. Se­gún le di­jo a Bu­si­ness In­si­der la eco­no­mis­ta je­fe de la Ocde. Lau­ren­ce Boo­ne, en ca­so que es­ta­llen epi­de­mias en otros paí­ses, la des­ace­le­ra­ción po­dría ser más agu­da y pro­lon­ga­da.

Se es­ti­ma que la eco­no­mía chi­na po­dría re­ci­bir un gol­pe de 1,5% en el pri­mer tri­mes­tre, lo que equi­va­le a que en vez de cre­cer al 6%, co­mo es­pe­ra­ba, lo ha­rá al 4,5%. Es­to im­pac­ta­rá el cre­ci­mien­to del año com­ple­to, que po­dría lle­gar al 5,6%.

En es­te es­ce­na­rio mar­ca­do por el pe­si­mis­mo, los ban­cos cen­tra­les del G-7 coor­di­na­ron es­ta se­ma­na ac­cio­nes pa­ra es­ti­mu­lar la eco­no­mía y evi­tar ma­yo­res ries­gos, en­tre ellas más re­cor­tes de ta­sas y más li­qui­dez. En Viena los paí­ses de la Opep es­pe­ran re­cor­tar más la pro­duc­ción pa­ra que el pre­cio del pe­tró­leo re­bo­te. La pre­gun­ta es si se­rá su­fi­cien­te. Por aho­ra, el mer­ca­do es­tá en aler­ta: la Agen­cia Internacio­nal de Ener­gía pre­vé que, por pri­me­ra vez en más de una dé­ca­da, po­dría caer la de­man­da de pe­tró­leo en es­te tri­mes­tre.

¿Qué mo­ti­va el pe­si­mis­mo? El res­fria­do que afec­ta a Chi­na, la 'fá­bri­ca' del mun­do y una gran lo­co­mo­to­ra. En 2019 su PIB al­can­zó los

US$13,6 bi­llo­nes, por de­ba­jo de Es­ta­dos Uni­dos, con US$20,5 bi­llo­nes.

La eco­no­mía chi­na es más del do­ble del ta­ma­ño de la ter­ce­ra po­ten­cia, Ja­pón, con US$5 bi­llo­nes, mien­tras que Ale­ma­nia, la lo­co­mo­to­ra eu­ro­pea, al­can­zó ese año los US$ 3,9 bi­llo­nes, se­gún The Guar­dian.

Ade­más, res­pon­de por ca­si 18% de la pro­duc­ción mun­dial y es­tá muy vin­cu­la­da a

LA ECO­NO­MÍA CHI­NA PO­DRÍA CRE­CER 1,5% ME­NOS EN EL PRI­MER TRI­MES­TRE.

las ca­de­nas glo­ba­les de va­lor.

En las úl­ti­mas dos dé­ca­das es­te país se ha con­ver­ti­do en el gran com­pra­dor de ma­te­rias pri­mas al pun­to que con­su­me ca­si 40% de los me­ta­les pro­du­ci­dos en el mun­do; 14% del pe­tró­leo mun­dial; 53,3% del co­bre y 64,3% de hie­rro.

Pe­ro el cie­rre de fá­bri­cas chi­nas, que se ha pro­lon­ga­do más allá del año nue­vo por el co­vid-19, ha re­tra­sa­do la ac­ti­vi­dad in­dus­trial del pla­ne­ta.

Las fá­bri­cas de­bían vol­ver a la nor­ma­li­dad la­bo­ral al fi­na­li­zar la pri­me­ra se­ma­na de fe­bre­ro, pe­ro han tar­da­do va­rias se­ma­nas más. Al­gu­nas in­clu­so no han po­di­do re­to­mar la­bo­res o es­tán a me­dia mar­cha de­bi­do a la cua­ren­te­na im­pues­ta por el go­bierno de Xi Jin­ping pa­ra con­tro­lar el vi­rus. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud ha pues­to co­mo ejem­plo es­ta me­di­da por su efec­ti­vi­dad.

Chi­na tam­bién es el ma­yor ven­de­dor de bie­nes de con­su­mo del pla­ne­ta. Por esa ra­zón va­rios sec­to­res se han vis­to afec­ta­dos por el cor­te en el su­mi­nis­tro de bie­nes in­ter­me­dios o fi­na­les. Los fa­bri­can­tes de teléfonos in­te­li­gen­tes, co­mo Ap­ple, han ad­ver­ti­do que qui­zás no cum­pli­rán sus me­tas de ven­tas.

Otras em­pre­sas que de­pen­den de los com­po­nen­tes elec­tró­ni­cos fa­bri­ca­dos en Chi­na tam­bién se han vis­to afec­ta­das.

Ni qué de­cir de Hua­wei y

Xiao­mi, dos gi­gan­tes de tec­no­lo­gía que ve­rán en sus balances el im­pac­to del vi­rus. Tam­bién las gran­des mar­cas de ro­pa

CHI­NA RE­PRE­SEN­TA 18% DE LA ECO­NO­MÍA Y COM­PRA 40% DE LOS ME­TA­LES A NI­VEL GLO­BAL.

es­tán preo­cu­pa­das por el des­abas­te­ci­mien­to.

El sec­tor au­to­mo­tor tam­bién pier­de. Com­pa­ñías co­mo Hyun­dai, Kia, Hon­da, Nis­san y To­yo­ta han te­ni­do que ce­rrar tem­po­ral­men­te al­gu­nas plan­tas de­bi­do a la fal­ta de su­mi­nis­tros de pie­zas y par­tes fa­bri­ca­das en la na­ción asiá­ti­ca.

_Co­le­ta­zo sec­to­rial

La cua­ren­te­na ha ra­len­ti­za­do prin­ci­pal­men­te la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va. Pe­ro otros sec­to­res de ser­vi­cios, tu­ris­mo, trans­por­te y co­mer­cio ex­te­rior tam­bién sien­ten el ri­gor del co­vid-19.

La mo­vi­li­za­ción de pa­sa­je­ros del trans­por­te pú­bli­co se ha afec­ta­do en al­gu­nas de las prin­ci­pa­les ciu­da­des de Chi­na, Co­rea e Ita­lia. Tam­bién la in­dus­tria de via­jes y tu­ris­mo ha re­ci­bi­do du­ros gol­pes por las can­ce­la­cio­nes de vue­los, cru­ce­ros, ex­cur­sio­nes y even­tos.

Las alar­mas por el con­ta­gio en el Dia­mond Prin­cess lle­vó a que otros paí­ses de­ci­die­ran prohi­bir el de­sem­bar­co de tu­ris­tas de cru­ce­ros pa­ra evi­tar con­ta­gios. El cie­rre por un par de días del Mu­seo Lou­vre, en París, da bue­na cuen­ta de la pa­ra­noia desata­da.

Glo­ria Gue­va­ra, pre­si­den­te del Con­se­jo Mun­dial de Via­jes y Tu­ris­mo (WTTC por su si­gla en in­glés), cal­cu­la que los in­gre­sos del tu­ris­mo mun­dial po­drían re­du­cir­se al me­nos US$22.000 mi­llo­nes por el me­nor flu­jo de tu­ris­tas chi­nos, que han de­ja­do de via­jar en es­tas se­ma­nas.

Las cuen­tas pre­li­mi­na­res se ba­san en la me­nor afluen­cia de es­tos via­je­ros a co­mien­zos de es­te año ha­cia Eu­ro­pa y otros des­ti­nos de Asia. So­bre to­do por­que que pa­ra el sec­tor de lu­jo el tu­ris­ta chino ha­ce el ma­yor gas­to en sus via­jes.

La in­dus­tria de even­tos su­fre su peor año. Se han can­ce­la­do even­tos de­por­ti­vos co­mo la Fór­mu­la 1 en Shang­hái, la Li­ga de Fút­bol de Ja­pón y el Tour de Emiratos Árabes. Y otros co­mo el Car­na­val de Ve­ne­cia, el Mo­bi­le World Con­gress de Bar­ce­lo­na, el Sa­lón de tu­ris­mo de Ber­lín y la Con­fe­ren­cia Anual de Fa­ce­book, en­tre otros. Mu­chas em­pre­sas li­mi­tan los via­jes de sus eje­cu­ti­vos y ca­da día cre­ce el

te­mor fren­te a los gran­des even­tos fe­ria­les, con­gre­sos y reunio­nes con pre­sen­cia ma­si­va de per­so­nas.

El sec­tor de trans­por­te aé­reo tam­bién ha re­ci­bi­do du­ros gol­pes. Se­gún Iata, los in­gre­sos po­drían caer US$29.300 mi­llo­nes por la sus­pen­sión o can­ce­la­ción de vue­los, an­te el ner­vio­sis­mo de los via­je­ros por con­traer es­te vi­rus. Des­de fi­na­les de enero unas 70 ae­ro­lí­neas sus­pen­die­ron sus vue­los a ciu­da­des de Chi­na. Y en es­te mo­men­to más de 50 han anun­cia­do res­tric­cio­nes a ciu­da­des don­de el co­vid-19 ha te­ni­do fuer­te in­ci­den­cia.

Al­gu­nas ae­ro­lí­neas re­sien­ten el te­ma en sus es­ta­dos fi­nan­cie­ros y en sus plan­tas de per­so­nal. Es­ta se­ma­na, por ejem­plo, la ae­ro­lí­nea is­rae­lí El Al anun­ció que po­dría re­cor­tar 1.000 de sus 6.000 em­pleos de­bi­do a las can­ce­la­cio­nes de vue­los en las úl­ti­mas se­ma­nas.

Ni qué de­cir de las com­pa­ñías de trans­por­te de car­ga ma­rí­ti­ma. La inac­ti­vi­dad en va­rios puer­tos de Chi­na se ha pro­lon­ga­do por va­rias se­ma­nas, lo que pro­vo­ca mi­llo­na­rias pér­di­das al sec­tor.

_¿Un asun­to pa­sa­je­ro?

Al­gu­nos ana­lis­tas creen que el co­ro­na­vi­rus po­dría pre­ci­pi­tar la pró­xi­ma re­ce­sión de la eco­no­mía mun­dial. Pe­ro otros son más op­ti­mis­tas y es­ti­man que so­lo im­pac­ta­rá bá­si­ca­men­te el pri­mer tri­mes­tre del año, pe­ro que lue­go la eco­no­mía re­to­ma­rá su rit­mo.

El di­rec­tor de Fe­de­sa­rro­llo, Luis Fer­nan­do Me­jía, mues­tra op­ti­mis­mo. “Nues­tro pro­nós­ti­co es que eso no va a te­ner im­pac­tos per­ma­nen­tes a lo lar­go de es­te año”, ase­gu­ra. Y re­cuer­da lo ocu­rri­do con epi­de­mias an­te­rio­res co­mo el Sars, en 2003, o el H1N1 en 2011.

En el pri­mer ca­so, el Sars tum­bó la ta­sa de cre­ci­mien­to de Chi­na en ca­si dos pun­tos por­cen­tua­les. Pe­ro eso ocu­rrió so­lo en el pri­mer tri­mes­tre, pues en el si­guien­te se­mes­tre la eco­no­mía re­bo­tó. Es­ta vez, es­ti­ma el di­rec­tor de Fe­de­sa­rro­llo, po­dría pre­sen­tar­se una si­tua­ción si­mi­lar y del 6% al que cre­ció Chi­na en el úl­ti­mo tri­mes­tre del año pa­sa­do po­dría pa­sar a un ran­go en­tre 4% y 4,5%. Pe­ro lue­go po­dría re­to­mar su rit­mo.

En Co­lom­bia el co­ro­na­vi­rus po­dría im­pac­tar la eco­no­mía por dos ca­na­les: el fi­nan­cie­ro y el real. El fi­nan­cie­ro se re­fle­ja en el ner­vio­sis­mo de los in­ver­sio­nis­tas, que bus­can refugio en ac­ti­vos más se­gu­ros co­mo oro, dó­lar y bo­nos del te­so­ro de Es­ta­dos Uni­dos. El im­pac­to de es­te ti­po de de­ci­sio­nes des­va­lo­ri­za los mer­ca­dos emer­gen­tes. Por eso Me­jía ase­gu­ra que “no nos de­be­ría sor­pren­der lo que ha ve­ni­do pa­san­do, des­va­lo­ri­za­cio­nes de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros y cam­bia­rios en los emer­gen­tes”. An­ti­ci­pa un dó­lar ca­ro y unas ta­sas de in­te­rés un po­co más al­tas.

La epi­de­mia tam­bién ge­ne­ra im­pac­to por el ca­nal real. En es­te ca­so se sen­ti­rá en un me­nor rit­mo en el cre­ci­mien­to glo­bal, lo que po­dría afec­tar las ex­por­ta­cio­nes co­lom­bia­nas y li­mi­tar la ca­pa­ci­dad del país pa­ra reac­ti­var su co­mer­cio internacio­nal. “Ahí –di­ce– po­dría­mos te­ner un ries­go a la ba­ja des­de el pun­to de vis­ta de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co vía ex­por­ta­cio­nes”.

Co­lom­bia tam­bién sen­ti­rá el im­pac­to en sus cuen­tas ex­ter­nas si el pe­tró­leo si­gue ca­yen­do. De se­guir con pre­cios al­re­de­dor o por de­ba­jo de los US$50, es­to re­pre­sen­ta­ría me­no­res in­gre­sos pa­ra el fis­co co­lom­biano pro­ve­nien­tes del prin­ci­pal producto de ex­por­ta­ción.

Tam­bién las em­pre­sas de ser­vi­cios es­tán preo­cu­pa­das. La pre­si­den­te de Anato, Pau­la Ca­lle, hi­zo un lla­ma­do a la cal­ma. “Es­ta co­yun­tu­ra no pue­de tra­du­cir­se en aler­ta pa­ra que los tu­ris­tas de­jen de via­jar. De­be­mos es­tar pen­dien­tes de es­ta si­tua­ción, pe­ro es­ta pro­ble­má­ti­ca no de­be ser im­pe­di­men­to pa­ra la in­dus­tria de los via­jes”, di­jo.

Y el pre­si­den­te de Co­tel­co, Gus­ta­vo To­ro, cree que la ac­ti­vi­dad ho­te­le­ra no de­be­ría afec­tar­se, por­que en Co­lom­bia no se han pre­sen­ta­do casos. Pe­ro ad­vier­te que es­ta mis­ma se­ma­na de­fi­ni­rán con el Mi­nis­te­rio de Sa­lud los protocolos a adop­tar pa­ra iden­ti­fi­car a tiem­po los casos y evi­tar el con­ta­gio. La epi­de­mia del co­vid-19 sin du­da afec­ta­rá las ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas y de ser­vi­cios en Co­lom­bia y en el mun­do. Su apa­ri­ción plan­tea va­rios desafíos pa­ra la eco­no­mía mun­dial, en­tre ellos el pre­pa­rar­se me­jor en el te­ma de sa­lud, con­tro­lar los con­ta­gios y evi­tar la fuer­te de­pen­den­cia de un so­lo gran pro­vee­dor glo­bal.

Sin em­bar­go, más allá de los efec­tos reales, al­gu­nos ac­to­res eco­nó­mi­cos es­tán so­bre­di­men­sio­na­do el im­pac­to del co­vid19. El mie­do po­dría lle­var­los a to­mar de­ci­sio­nes equi­vo­ca­das y, de pa­so, afec­tar la eco­no­mía. Por eso hay que te­ner cal­ma, es­tar bien in­for­ma­do, to­mar de­ci­sio­nes ra­cio­na­les y no de­jar­se lle­var por el mie­do, mu­chas ve­ces el peor con­se­je­ro.

IATA CAL­CU­LA QUE LOS ME­NO­RES IN­GRE­SOS DEL TRANS­POR­TE AÉ­REO PO­DRÍAN LLE­GAR A US$29.300 MI­LLO­NES.

Glo­ria Gue­va­ra Pre­si­den­te de WTTC

Fer­nan­do Ruiz Mi­nis­tro de Sa­lud

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.