El se­gun­do to­ta­zo

No so­lo nos ale­ja­mos del cre­ci­mien­to ne­ce­sa­rio pa­ra ba­jar el des­em­pleo, par­ti­mos de un des­em­pleo más al­to.

Dinero (Colombia) - - Sumario -

Con la re­cien­te caí­da en los pre­cios del pe­tró­leo de 48% fren­te a di­ciem­bre de 2019, se vino un se­gun­do to­ta­zo a la eco­no­mía co­lom­bia­na. ¿Qué im­pli­ca­cio­nes tie­ne pa­ra los pró­xi­mos años?

Ha­ga­mos un po­co de his­to­ria pa­ra en­ten­der la trans­mi­sión y las fa­ses de las más pro­ba­bles con­se­cuen­cias del re­cien­te to­ta­zo.

En Co­lom­bia a me­dia­dos de 2014 se ini­ció un pri­mer ga­rro­ta­zo eco­nó­mi­co y el país so­lo lo­gró vol­ver a cre­cer a 3% en 2019, pe­ro nun­ca re­cu­pe­ró el ni­vel de 4,5% que era el pro­me­dio du­ran­te la bo­nan­za en la dé­ca­da an­te­rior.

El ori­gen fue la al­tí­si­ma de­pen­den­cia de los in­gre­sos pe­tro­le­ros que se vie­ron fuer­te­men­te mer­ma­dos ini­cial­men­te por una ba­ja de 49% en los pre­cios in­ter­na­cio­na­les del cru­do y des­pués por una caí­da en la pro­duc­ción. Ini­cial­men­te, la caí­da de in­gre­sos fue cer­ca­na a US$3.000 mi­llo­nes, pe­ro en 2015 los in­gre­sos per­di­dos su­ma­ron US$17.600 mi­llo­nes. El da­ño se hi­zo per­ma­nen­te por va­rias ru­tas: una sin du­da es que a fi­na­les de 2019 to­da­vía la fac­tu­ra pe­tro­le­ra era me­nor en US$16.100 mi­llo­nes fren­te a 2013.

El pri­mer to­ta­zo se atem­pe­ró por un au­men­to en la ta­sa de cam­bio, ini­cial­men­te de 27%. La ma­yor ta­sa de cam­bio no evi­tó el gol­pe eco­nó­mi­co, pe­ro lo sua­vi­zó de for­ma que no fue­ra sú­bi­to, co­mo lo es un cho­que fron­tal. La ma­yor ta­sa de cam­bio dis­mi­nu­yó las im­por­ta­cio­nes en US$5.000 mi­llo­nes en 2015 y una se­gun­da de­va­lua­ción del pe­so jun­to a una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria res­tric­ti­va ayu­dó a una caí­da de las im­por­ta­cio­nes de US$14.000 mi­llo­nes en 2016.

Al men­cio­nar la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria res­tric­ti­va, re­sul­ta im­por­tan­te ex­pli­car que la de­va­lua­ción del pe­so se tra­du­jo en in­fla­ción. La in­fla­ción en ju­nio de 2014 ron­da­ba 2,79% y el IPC en di­ciem­bre de 2014 subió a 3,66% y un año des­pués a 6,77%, al­can­zan­do un má­xi­mo de 8,97% en sep­tiem­bre de 2016. Por ello mis­mo, el Ban­co de la Re­pú­bli­ca tu­vo que em­pren­der un pri­mer ci­clo de au­men­tos de ta­sas de 3,25% a 4,50% ini­cial­men­te, pe­ro en agos­to de 2015 hi­zo un se­gun­do ci­clo que lle­vó su ta­sa de in­te­rés a 7,75%.

Pa­ra evi­tar los peo­res pre­sa­gios pa­ra el cre­ci­mien­to, el go­bierno San­tos, a tra­vés de su mi­nis­tro Cár­de­nas, ace­le­ró el gas­to pú­bli­co a pe­sar de la caí­da en los in­gre­sos fis­ca­les por me­nor cre­ci­mien­to y me­no­res uti­li­da­des de Eco­pe­trol. La po­lí­ti­ca fis­cal ex­pan­si­va au­men­tó el dé­fi­cit fis­cal en 68%, o el 4,04% del PIB pa­ra el año 2016. Es­to se tra­du­jo en un au­men­to de la deu­da pú­bli­ca de 35% a 49% del PIB. Sin esa ayu­da la ta­sa de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co pro­me­dio pa­ra Co­lom­bia en­tre 2014 y 2019 hu­bie­ra si­do 2% anual y muy par­ti­cu­lar­men­te en 2017 la eco­no­mía no ha­bría cre­ci­do 1,4% sino 0,5%.

En es­ta oca­sión, la eco­no­mía ya cre­cía me­nos an­tes que en 2014. A su vez, la in­fla­ción arran­ca más al­ta, el dé­fi­cit fis­cal ini­cia tam­bién más al­to y el dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te tam­bién más al­to. Pe­ro es­ta vez la pér­di­da de po­ten­cia­les in­gre­sos pe­tro­le­ros suma en­tre US$5.000 mi­llo­nes y US$8.000 mi­llo­nes anua­les, es de­cir, so­mos to­da­vía de­pen­dien­tes del pe­tró­leo, pe­ro en me­nor mag­ni­tud. La ta­sa de cam­bio arran­ca más al­ta y es­ta vez la de­va­lua­ción ini­cial de 19% es más mo­de­ra­da.

En su­mas y res­tas, el se­gun­do to­ta­zo obli­ga al país a en­ten­der que o pro­du­ci­mos o mo­ri­mos. Es ca­si inevi­ta­ble que ha­ya una re­duc­ción de la ca­li­fi­ca­ción so­be­ra­na, el país tie­ne ya un ni­vel de­li­ca­do de deu­da pú­bli­ca y la deu­da ex­ter­na ya es 36% más al­ta que en 2014. Sin em­bar­go, la ma­yor in­quie­tud es­tá en sa­ber si en es­te se­gun­do epi­so­dio la po­lí­ti­ca fis­cal va a po­der ser ex­pan­si­va o al me­nos neu­tra o se con­ver­ti­rá en res­tric­ti­va. La apues­ta del Go­bierno era que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ge­ne­ra­se los in­gre­sos tri­bu­ta­rios de los re­cor­tes de im­pues­tos de la ley de cre­ci­mien­to. El ries­go era un cis­ne ne­gro, que en­re­da­se el cre­ci­mien­to, obli­ga­se a re­cor­tar gas­to y a su­bir de nue­vo los im­pues­tos. El pro­ble­ma ya es­tá aquí y el Mi­nis­tro anun­ció ven­ta de ac­ti­vos o pri­va­ti­za­cio­nes, pe­ro si­guen que­dan­do mu­chas du­das de dón­de ter­mi­na­ría el cre­ci­mien­to en ca­so de te­ner una po­lí­ti­ca fis­cal res­tric­ti­va y una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria res­tric­ti­va.

*Es­ta Co­lum­na se es­cri­bió con la co­la­bo­ra­ción de Ale­xan­der Ri­ve­ros Saa­ve­dra.

¿A DÓN­DE PO­DRÍA CO­LOM­BIA EX­POR­TAR HAS­TA US$36.000 MI­LLO­NES EN BIE­NES DE CON­SU­MO Y MA­TE­RIAS PRI­MAS? … A CO­LOM­BIA.

Da­niel Ni­ño

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.