EL FU­TU­RO YA LLE­GÓ A LAS OBRAS

Tan­to en el desa­rro­llo de pro­yec­tos co­mo en la eta­pa de ven­tas, el sec­tor cons­truc­tor avan­za en su pro­ce­so de di­gi­ta­li­za­ción. Es­ta nue­va nor­ma­li­dad lle­gó pa­ra que­dar­se.

Dinero (Colombia) - - Ccaraártáu­tulal_ac_ Oansttertu­ítcuclioón -

El sec­tor de la cons­truc­ción tu­vo que co­rrer co­mo nin­guno por la pan­de­mia. De­bió adap­tar­se rá­pi­da­men­te y li­de­ró la reac­ti­va­ción des­de el día ce­ro.

Es­ta ra­ma de la eco­no­mía, que en­ca­de­na a al­go más de 30 sec­to­res, ve­nía adap­tan­do cam­bios de gran ca­la­do en sus pro­ce­sos. A pe­sar de lo an­te­rior, el ca­mino que te­nían alla­na­do los cons­truc­to­res –su­ma­do al im­pul­so del Go­bierno con más sub­si­dios– fue de­ter­mi­nan­te pa­ra que las ven­tas de vi­vien­da vol­vie­ran a las ci­fras pre­pan­de­mia.

En es­te pro­ce­so hay un pro­ta­go­nis­ta que no pue­de pa­sar des­aper­ci­bi­do: el mo­de­lo de in­for­ma­ción de cons­truc­ción

(BIM, por su si­gla en in­glés).

EL BIM ES CLA­VE EN LA DI­GI­TA­LI­ZA­CIÓN DE LA CONS­TRUC­CIÓN. CON ES­TA SE PUE­DE VER UNA RADIOGRAFÍ­A IN­TE­GRAL DE LOS PRO­YEC­TOS.

_Ra­dio­gra­fía en tiem­po real

Si bien po­cos por fue­ra del sec­tor sa­ben de qué se tra­ta, el BIM cam­bió 100% la for­ma de ha­cer los pro­yec­tos. Se tra­ta de una me­to­do­lo­gía que per­mi­te ver in­te­gral­men­te la ac­ti­vi­dad de un pro­yec­to, des­de la eta­pa de di­se­ño has­ta la en­tre­ga. To­do en un mo­de­lo di­gi­tal que se va cons­tru­yen­do a tra­vés de soft­wa­res y cálcu­los téc­ni­cos, y que tie­ne avan­ces im­por­tan­tes en el sec­tor pri­va­do.

"45% de las em­pre­sas ya han im­ple­men­ta­do BIM en los úl­ti­mos dos años. Ade­más de ese to­tal, 54% ya es­tán en ni­ve­les avan­za­dos, 27% en un ni­vel mo­de­ra­do y el 19% res­tan­te en un ni­vel bá­si­co", di­ce San­dra Fo­re­ro, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Co­lom­bia­na de la Cons­truc­ción (Ca­ma­col).

Si bien aún fal­ta que la mi­tad de las em­pre­sas se mon­ten en 'es­te tren', la pan­de­mia no co­gió des­pre­ve­ni­do al sec­tor co­mo un to­do. De he­cho, las fir­mas que van en ni­ve­les avan­za­dos ya mi­gra­ron a BIM pro­ce­sos claves pa­ra las rea­li­za­ción de edi­fi­ca­cio­nes, co­mo la vi­sua­li­za­ción du­ran­te la eta­pa de cons­truc­ción.

Es­to va más allá de los ren­ders y tie­ne que ver con que en un mis­mo mo­de­lo se pue­da ob­ser­var el pro­yec­to, los presupuest­os, el di­se­ño, los pla­nos, la ins­pec­ción de obra, la ges­tión de avan­ces, en­tre otras. En pla­ta blan­ca, es­to per­mi­te ana­li­zar en tiem­po real el pro­yec­to y an­ti­ci­par­se a los even­tos que pue­dan su­ce­der du­ran­te la cons­truc­ción pa­ra mi­ti­gar los im­pac­tos.

"Cual­quier ajus­te en el di­se­ño, por ejem­plo, va a afec­tar el cro­no­gra­ma y el pre­su­pues­to de los pro­yec­tos. El BIM nos per­mi­te vi­sua­li­zar esos cam­bios y te­ner una radiografí­a in­te­gra­da", di­ce Fo­re­ro.

_En la pal­ma de la mano

Sin du­das, la im­ple­men­ta­ción de es­te mo­de­lo en las di­fe­ren­tes cons­truc­to­ras fue de­ter­mi­nan­te

pa­ra que es­tas se adap­ta­ran a las cons­tan­tes ac­tua­li­za­cio­nes de re­gu­la­ción y las nue­vas ne­ce­si­da­des de los con­su­mi­do­res.

Con la lle­ga­da de la pan­de­mia, las sa­las de ven­ta, co­mo cual­quier otro pun­to de contacto so­cial, tu­vie­ron que ce­rrar sus puer­tas. Du­ran­te me­ses no pu­die­ron ope­rar pre­sen­cial­men­te, pe­ro eso no im­pli­có que de­ja­rán de fun­cio­nar.

De he­cho, di­ver­sas em­pre­sas se me­tie­ron la mano al dril y le die­ron un cam­bio no­ta­ble a sus pá­gi­nas web. A tal pun­to que los in­tere­sa­dos pue­den ha­cer tours vir­tua­les de los apar­ta­men­tos mo­de­lo, las zo­nas co­mu­nes y has­ta los al­re­de­do­res del pro­yec­to.

"To­das las cons­truc­to­ras te­nía­mos pá­gi­nas bue­nas, pe­ro na­die nos com­pra­ba por ese ca­nal. Pe­ro con la pan­de­mia se in­cre­men­tó la pre­sen­ta­ción vir­tual de las vi­vien­das, e in­clu­so hu­bo me­ses en que la in­dus­tria ven­dió di­gi­tal­men­te en­tre 30% y 70% de los pro­yec­tos", di­ce Car­los Aran­go, pre­si­den­te de Cons­truc­to­ra Bo­lí­var.

Lle­gar a es­te pun­to no se dio de la no­che a la ma­ña­na. De he­cho, de par­te de mu­chas em­pre­sas re­qui­rió in­ver­sio­nes que vie­nen de años atrás. Lo an­te­rior tra­jo con­si­go ser­vi­cios que exis­ten ha­ce me­nos de 20 años, co­mo vi­deo­con­fe­ren­cias con dro­nes, vi­deos 360 gra­dos de los apar­ta­men­tos mo­de­lo, ren­ders en 3D de las zo­nas co­mu­nes, en­tre otros.

"Es­to nos ha per­mi­ti­do aten­der a nues­tros clien­tes des­de la co­mo­di­dad de sus ho­ga­res y lo­grar aten­der clien­tes que por la dis­tan­cia a la sa­la de ven­tas no po­drían ser aten­di­dos de otra ma­ne­ra y de for­ma tan com­ple­ta y pro­fe­sio­nal", se­ña­la Pa­blo Eche­ve­rri, pre­si­den­te de Cons­truc­to­ra Ca­pi­tal.

A to­do lo an­te­rior se su­man los avan­ces en la fir­ma di­gi­tal. Con es­ta, los clien­tes pue­den vin­cu­lar­se a la fi­du­cia­ria del pro­yec­to e in­clu­so fir­mar las pro­me­sas de com­pra­ven­ta y los do­cu­men­tos del ne­go­cio des­de la pal­ma de la mano.

Ade­más, co­mo la co­vid19 lle­gó pa­ra que­dar­se, por lo me­nos has­ta que se apli­que una va­cu­na los lan­za­mien­tos de pro­yec­tos pa­sa­ron al plano di­gi­tal.

"Hoy los ha­ce­mos de ma­ne­ra 100% vir­tual, lo­gran­do te­ner en un mis­mo mo­men­to una au­dien­cia mu­cho más gran­de, con una ex­pli­ca­ción más de­ta­lla­da y com­ple­ta que lo que se lo­gra en una aten­ción per­so­nal", di­ce Eche­ve­rri.

_¿Y el Es­ta­do?

To­do lo an­te­rior se­ría im­po­si­ble sin la pro­mo­ción e im­pul­so que el sec­tor pri­va­do les ha da­do a las obras. No obs­tan­te, des­de el Es­ta­do co­lom­biano no se han que­da­do de bra­zos cru­za­dos.

Es más, al tiem­po que el

Go­bierno lan­zó una nue­va fa­se de sub­si­dios pa­ra vi­vien­da de es­tra­to me­dio, ace­le­ró los tiem­pos pa­ra la en­tre­ga de es­tos be­ne­fi­cios.

Se­gún el Mi­nis­te­rio de

Vi­vien­da, los me­no­res tiem­pos son el re­sul­ta­do de una ma­yor ca­pa­ci­dad es­ta­tal pa­ra in­ter­cam­biar ba­ses de da­tos en­tre en­ti­da­des pú­bli­cas, con las cua­les se lle­ga a de­fi­nir la lis­ta de ele­gi­bles pa­ra ser be­ne­fi­cia­dos.

De es­ta for­ma, la in­for­ma­ción que lle­ga de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras se cru­za con da­tos es­ta­ta­les, de tal mo­do que se pue­da iden­ti­fi­car rá­pi­da­men­te quié­nes pue­den apli­car o no a los au­xi­lios. Si an­tes se re­que­rían 15 días pa­ra ha­cer el cru­ce de in­for­ma­ción, aho­ra ese tiem­po no pa­sa­rá de un día.

Al igual que en cuan­to a los pro­yec­tos, la ar­ti­cu­la­ción de los ac­to­res (pri­va­dos, Go­bierno y ban­cos) fue de­ter­mi­nan­te pa­ra que la cons­truc­ción se adap­ta­ra exi­to­sa­men­te al si­glo XXI.

DES­DE EL GO­BIERNO SE ACE­LE­RA­RON LOS TIEM­POS DE CRU­CE DE DA­TOS, CON EL FIN DE IDEN­TI­FI­CAR A LOS BE­NE­FI­CIA­RIOS DE SUB­SI­DIOS.

Las em­pre­sas hi­cie­ron im­por­tan­tes in­ver­sio­nes pa­ra di­gi­ta­li­zar sus pro­ce­sos de cons­truc­ción y las sa­las de ven­tas.

Mi­nis­tro de Vi­vien­da Pa­blo Eche­ve­rri Pre­si­den­te de Cons­truc­to­ra Ca­pi­tal

Jo­nat­han Ma­la­gón

San­dra Fo­re­ro Pre­si­den­te de Ca­ma­col

Car­los Aran­go Pre­si­den­te de Cons­truc­to­ra Bo­lí­var

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.