BA­TE­RÍA CAR­GA­DA

Dinero (Colombia) - - Carátula_ Energía -

Co­lom­bia escaló 14 po­si­cio­nes en el ran­king de sos­te­ni­bi­li­dad ener­gé­ti­ca del Con­se­jo Mun­dial de Ener­gía (WEC, por su si­gla en in­glés). En 2020 el país pa­só del pues­to 49 al 35 y ocu­pó el sex­to lu­gar de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be.

En dos años Co­lom­bia au­men­tó ca­si cin­co ve­ces su ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da de ener­gías re­no­va­bles con 140 me­ga­va­tios. En el se­gun­do se­mes­tre de 2020, en­tra­rán en ope­ra­ción pro­yec­tos de au­to­ge­ne­ra­ción y de con­tra­tos bi­la­te­ra­les que apor­ta­rán otros 300 me­ga­va­tios.

Es­to ha­ce par­te de la tran­si­ción ener­gé­ti­ca que lle­va­rá al país a con­tar con 2.800 me­ga­va­tios, con más de 50 pro­yec­tos. Eso va a re­pre­sen­tar cer­ca de 17% de la ofer­ta ener­gé­ti­ca del país. El pro­ce­so de desa­rro­llo de ener­gías más lim­pias vie­ne avan­zan­do en el mun­do co­mo com­pro­mi­so pa­ra cui­dar el am­bien­te y con­tar con prác­ti­cas más sos­te­ni­bles que los mer­ca­dos al­re­de­dor del pla­ne­ta ya es­tán re­co­no­cien­do.

En me­dio de es­to apa­re­cen nue­vas tec­no­lo­gías ca­da vez más cer­ca­nas que pue­den apor­tar ade­más a la trans­for­ma­ción pro­duc­ti­va. Una de ellas es la del hi­dró­geno ver­de. Co­mo ex­pli­ca Guil­her­me de Men­don­ca, managing di­rec­tor de Sie­mens Energy Co­lom­bia, se pro­du­ce a par­tir de la ener­gía eléc­tri­ca abun­dan­te, ge­ne­ra­da a pre­cios muy com­pe­ti­ti­vos a par­tir de fuen­tes re­no­va­bles, y la elec­tró­li­sis del agua. “La apli­ca­ción de la ener­gía eléc­tri­ca re­no­va­ble y lim­pia en el agua a tra­vés de téc­ni­cas mo­der­nas y efi­cien­tes de elec­tró­li­sis pro­du­ce en lar­ga es­ca­la mo­lé­cu­las de oxí­geno e hi­dró­geno. El hi­dró­geno es un gas con gran po­ten­cial ener­gé­ti­co que pue­de en­ton­ces ser com­pri­mi­do y al­ma­ce­na­do pa­ra otras apli­ca­cio­nes”, di­ce.

Agre­ga que el hi­dró­geno ver­de se pro­du­ce con un pro­ce­so lim­pio, ba­sa­do en in­su­mos sos­te­ni­bles: agua, sol o vien­to. Pro­du­ce ga­ses, oxí­geno e hi­dró­geno, que no da­ñan el me­dio am­bien­te. El pro­ce­so de elec­tró­li­sis apli­ca­do usa tec­no­lo­gías mo­der­nas co­mo la PEM (Pro­ton Ex­chan­ge Mem­bra­ne), con una efi­cien­cia por en­ci­ma de 75%. “La pro­duc­ción de com­bus­ti­bles sin­té­ti­cos –di­ce De Men­don­ca– aún nos per­mi­te cap­tu­rar CO2 de la at­mós­fe­ra, ge­ne­ran­do com­bus­ti­bles que per­mi­ten re­du­cir la hue­lla de car­bono”.

Las re­ser­vas de hi­dró­geno ver­de es­tán di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­das con las re­ser­vas po­ten­cia­les de ener­gía re­no­va­bles, co­mo eó­li­ca y so­la­res y dis­po­ni­bi­li­dad del agua. Co­lom­bia tie­ne un pa­pel pro­ta­gó­ni­co, pues cuen­ta con abun­dan­cia de fuen­tes pa­ra el desa­rro­llo de ener­gías re­no­va­bles no con­ven­cio­na­les. Se­gún el Mi­nis­te­rio de Mi­nas y Ener­gía, Co­lom­bia es­tá en­tre los diez paí­ses que con­cen­tran 36% de la ofer­ta hí­dri­ca del pla­ne­ta. En eó­li­ca, al nor­te del país, en es­pe­cial la re­gión de Ca­ri­be y La Gua­ji­ra, el vien­to so­pla a más de dos ve­ces el promedio glo­bal, sin con­tar con la cos­ta afue­ra que aún no se ha ex­plo­ra­do. Y en ge­ne­ra­ción so­lar, la ra­dia­ción en esa zo­na del país es su­pe­rior en 60% al promedio mun­dial.

El hi­dró­geno ver­de pue­de ser uti­li­za­do en sec­to­res claves pa­ra la des­car­bo­ni­za­ción de la ma­triz ener­gé­ti­ca, co­mo el al­ma­ce­na­mien­to de ener­gía re­no­va­ble lim­pia en for­ma de gas, la pro­duc­ción de com­bus­ti­bles sin­té­ti­cos, su apli­ca­ción a trans­por­tes ma­si­vos co­mo bu­ses y

LA PRO­DUC­CIÓN DE HI­DRÓ­GENO VER­DE PO­DRÍA RE­PRE­SEN­TAR PA­RA CO­LOM­BIA US$8.000 MI­LLO­NES AL AÑO.

ca­mio­nes y en el fu­tu­ro a tre­nes y avio­nes.

“Des­pués de dos subas­tas con­ta­mos con 14 pro­yec­tos de ener­gías re­no­va­bles no con­ven­cio­na­les, con­cen­tra­dos en La Gua­ji­ra, pe­ro tam­bién con pre­sen­cia en el Ce­sar, Cór­do­ba, Va­lle y To­li­ma, con in­ver­sio­nes por $8 bi­llo­nes y más de 6.000 em­pleos. Con un im­pac­to muy po­si­ti­vo en ma­te­ria am­bien­tal con re­duc­ción de CO2 de 9 mi­llo­nes de to­ne­la­das”, di­jo Die­go Me­sa, mi­nis­tro de Mi­nas y Ener­gía, en un re­cien­te fo­ro so­bre hi­dró­geno ver­de, or­ga­ni­za­do por Sie­mens, WEC y Se­ma­na.

Y es­ta ta­rea, agre­ga el Mi­nis­tro, la es­tá com­ple­men­tan­do con nue­vas tec­no­lo­gías, en­tre ellas el hi­dró­geno ver­de. “Se sa­có una con­vo­ca­to­ria en alian­za con Mi­nis­te­rio de Cien­cia y la Uni­dad de Pla­nea­ción Mi­ne­roe­ner­gé­ti­ca (Up­me) pa­ra iden­ti­fi­car los po­ten­cia­les tan­to de hi­dró­geno ver­de co­mo de hi­dró­geno azul que se ge­ne­ran a par­tir del gas na­tu­ral, pe­ro tam­bién con ba­jas emi­sio­nes”, se­ña­la Me­sa.

Se­gún él, con el hi­dró­geno ver­de hay que ha­cer al­go pa­re­ci­do co­mo con las re­no­va­bles no con­ven­cio­na­les. Es de­cir, dar el mar­co re­gu­la­to­rio, de­ter­mi­nar las po­ten­cia­li­da­des de pro­duc­ción, uso y al­ma­ce­na­mien­to de ener­gía, con una ho­ja de ru­ta que sea atrac­ti­va pa­ra la in­ver­sión pri­va­da.

Pa­ra mu­chos, Co­lom­bia lle­gó tar­de a las re­no­va­bles no con­ven­cio­na­les. Sin em­bar­go, el país cuen­ta con los re­cur­sos y apro­ve­chó que el desa­rro­llo de es­tas ener­gías ha he­cho que ba­jen los cos­tos, se ha­gan más com­pe­ti­ti­vas y fa­ci­li­ten su im­ple­men­ta­ción.

Por su par­te, José An­to­nio Var­gas, pre­si­den­te del Con­se­jo Mun­dial de Ener­gía en Co­lom­bia, sos­tu­vo que el hi­dró­geno ver­de jue­ga un pa­pel pre­pon­de­ran­te des­de la pers­pec­ti­va de es­te or­ga­nis­mo a ni­vel glo­bal, pues se ha de­ter­mi­na­do que pro­mue­ve se­gu­ri­dad ener­gé­ti­ca, sos­te­ni­bi­li­dad y equi­dad, al tiem­po que lo en­mar­ca en los cua­tro ejes de la tran­si­ción ener­gé­ti­ca: des­car­bo­ni­za­ción, des­cen­tra­li­za­ción, di­gi­ta­li­za­ción y de­man­da.

“Es­pe­ra­mos que la ru­ta del hi­dró­geno pue­da ser reali­dad en muy cor­to pla­zo –ad­vier­te Var­gas–. El mo­men­to es aho­ra y con­si­de­ra­mos que en no más de dos o tres años de­be­ría­mos co­mo país po­ner en mar­cha la es­tra­te­gia en es­te cam­po, acu­dien­do a so­cios de gran ex­pe­rien­cia, co­mo, por ejem­plo, Ale­ma­nia”.

Co­lom­bia tie­ne un po­ten­cial de 50 GW en ener­gías re­no­va­bles no con­ven­cio­na­les, que po­dría re­pre­sen­tar 5.500 to­ne­la­das de hi­dró­geno ver­de dia­rias. Se­gún cálcu­los de Sie­mens, asu­mien­do un pre­cio de US$4/ ki­lo­gra­mo, po­dría su­pe­rar los US$8.000 mi­llo­nes anua­les. Es­to re­pre­sen­ta un im­pul­so a la eco­no­mía, pues po­dría re­em­pla­zar en el fu­tu­ro re­cur­sos que hoy lle­gan vía car­bón y pe­tró­leo.

En el fu­tu­ro, las ex­por­ta­cio­nes de paí­ses con una eco­no­mía ba­sa­da en pro­ce­sos con­ta­mi­nan­tes su­fri­rán con fuer­tes aran­ce­les de car­bón y di­fi­cul­ta­des de ob­te­ner fi­nan­cia­ción. Por ello es cla­ve in­cor­po­rar en los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos y en las ca­de­nas de va­lor una ma­yor par­ti­ci­pa­ción en el uso de ener­gías lim­pias. “Ade­más del po­ten­cial que tie­ne Co­lom­bia, es­tá el he­cho de in­cur­sio­nar en las nue­vas ca­de­nas de va­lor glo­ba­les, que se­rán por de­fi­ni­ción sos­te­ni­bles. No hay la op­ción de que­dar­se fue­ra”, pun­tua­li­za De Men­don­ca, de Sie­mens.

LAS RE­SER­VAS DE HI­DRÓ­GENO VER­DE ES­TÁN DI­REC­TA­MEN­TE RE­LA­CIO­NA­DAS CON LAS RE­SER­VAS PO­TEN­CIA­LES DE ENER­GÍA RE­NO­VA­BLES.

El ale­jar­se de ex­pe­rien­cias co­mo ir a un res­tau­ran­te, a una sa­la de cine o a un con­ce­sio­na­rio de au­to­mó­vi­les hi­zo que el bar­co de lo di­gi­tal na­ve­ga­ra mu­cho más rá­pi­do. De he­cho, lo que es­pe­rá­ba­mos que su­ce­die­ra en cin­co años pa­só en me­ses.

Sin du­da, el co­ro­na­vi­rus fue un ace­le­ra­dor im­por­tan­te y lo se­gui­re­mos vien­do a me­di­da que ce­se la emer­gen­cia.

_ ¿Es­ta­ban las em­pre­sas pre­pa­ra­das pa­ra en­fren­tar es­tos cam­bios?

Mu­chas com­pa­ñías se vie­ron en la ne­ce­si­dad de adap­tar­se rá­pi­da­men­te a la nue­va nor­ma­li­dad y se die­ron cuen­ta de que con­tar con he­rra­mien­tas di­gi­ta­les era cla­ve pa­ra sos­te­ner­se. Es­to hi­zo que se ace­le­ra­ra y con­so­li­da­ra la adop­ción de am­plias ten­den­cias di­gi­ta­les que ya ve­nían cre­cien­do, pe­ro que con el co­ro­na­vi­rus se hi­cie­ron más re­le­van­tes. Ca­sos co­mo el co­mer­cio elec­tró­ni­co o los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros di­gi­ta­les lo de­jan en evi­den­cia.

A al­gu­nas las to­mó por sor­pre­sa, pe­ro con los desa­rro­llos que se han da­do en los úl­ti­mos años hay bas­tan­tes he­rra­mien­tas a su dis­po­si­ción que los ayu­da­ron a im­ple­men­tar­lo.

_ ¿Có­mo ve la ex­plo­sión del co­mer­cio elec­tró­ni­co?

El co­mer­cio elec­tró­ni­co tu­vo un com­por­ta­mien­to bas­tan­te in­tere­san­te y lo ve­mos re­fle­ja­do en aque­llas em­pre­sas que ya na­ve­ga­ban en es­ta in­dus­tria y que se han vis­to muy be­ne­fi­cia­das.

Pe­ro más allá de que la gen­te se ani­ma­ra a com­prar in­clu­so por pri­me­ra vez en lí­nea, la ex­plo­sión del co­mer­cio elec­tró­ni­co tam­bién sig­ni­fi­có una opor­tu­ni­dad pa­ra em­pre­sas

de di­ver­sos sec­to­res que se acer­ca­ron a lo di­gi­tal. Por ejem­plo, los con­ce­sio­na­rios de au­to­mó­vi­les, mu­chos de ellos se mo­vie­ron ha­cia el mun­do di­gi­tal y han au­men­ta­do sus ven­tas. Ade­más vi­mos có­mo el boom del co­mer­cio elec­tró­ni­co mo­ti­vó a las or­ga­ni­za­cio­nes a crear ex­pe­rien­cias di­gi­ta­les só­li­das, que no ne­ce­sa­ria­men­te fue­ran un ca­nal de ven­ta en lí­nea, y por en­de a mo­ver su mar­ca a un mun­do di­gi­tal. Tam­bién va­le la pe­na re­sal­tar que el e-com­mer­ce be­ne­fi­ció a in­dus­trias que no son pu­ra­men­te co­mer­cio elec­tró­ni­co, co­mo el ca­so de los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros o de en­tre­te­ni­mien­to.

_ ¿Qué fal­ta pa­ra afian­zar el co­mer­cio elec­tró­ni­co y to­das es­tas ini­cia­ti­vas di­gi­ta­les?

Hay al­gu­nas co­sas bá­si­cas. Por ejem­plo, pa­ra po­der rea­li­zar una transac­ción en lí­nea es ne­ce­sa­rio te­ner una cuen­ta ban­ca­ria. Así, la in­clu­sión fi­nan­cie­ra ju­ga­rá un pa­pel im­por­tan­te pa­ra el cre­ci­mien­to del co­mer­cio elec­tró­ni­co si es a lo que quie­ren apos­tar. Lo se­gun­do es que, aun­que las em­pre­sas co­mien­zan a en­ten­der que pue­den te­ner una pre­sen­cia di­gi­tal bue­na con ba­jas in­ver­sio­nes, tie­nen que com­pren­der que los es­fuer­zos se de­ben ir a áreas que se­rán cla­ve pa­ra aten­der los há­bi­tos de los con­su­mi­do­res que que­da­rán una vez su­pe­ra­do el co­ro­na­vi­rus. Al­gu­nas de esas áreas son la logística, los pro­vee­do­res, mar­ke­ting y aten­ción al clien­te.

_ Es­tá co­men­zan­do la reac­ti­va­ción y es­to tam­bién trae cam­bios en los con­su­mi­do­res. ¿Cuá­les son esas ten­den­cias que han de­tec­ta­do?

Los con­su­mi­do­res es­tán in­ter­ac­tuan­do con el mun­do que los ro­dea a tra­vés de la tec­no­lo­gía. Tra­tan de en­ten­der, por ejem­plo, có­mo es­tán ope­ran­do los ne­go­cios, sus ho­ra­rios y nue­vas nor­mas. Ayu­dar­los a ob­te­ner in­for­ma­ción en lí­nea so­bre el mun­do fí­si­co es cla­ve pa­ra las com­pa­ñías en la nor­ma­li­dad. Tam­bién, en el ca­so del e-com­mer­ce, es­ta­mos vien­do que los con­su­mi­do­res es­tán dis­pues­tos a com­prar un pro­duc­to en lí­nea pe­ro no quie­ren es­pe­rar mu­cho tiem­po a te­ner­lo. Por eso bus­can op­cio­nes con tiem­pos de en­tre­ga rá­pi­dos, in­clu­so con la po­si­bi­li­dad de ir a re­co­ger el pro­duc­to en un pun­to cer­cano. Guiar es­tas ex­pe­rien­cias en la nue­va nor­ma­li­dad se­rá im­por­tan­te. Quie­nes lo lo­gren, se­gu­ro ten­drán éxi­to en la nue­va nor­ma­li­dad.

_ Es de­cir, ¿es­to lle­va­rá por fin a la con­so­li­da­ción de la om­ni­ca­na­li­dad?

La pan­de­mia nos de­jó un con­su­mi­dor que in­ves­ti­ga más en lí­nea y que ge­ne­ró una re­la­ción di­gi­tal con la mar­ca, que se­gu­ra­men­te se tras­la­da­rá a lo fí­si­co si tu­vo una bue­na ex­pe­rien­cia. Des­de nues­tra pers­pec­ti­va ve­mos un fu­tu­ro muy pro­me­te­dor pa­ra la om­ni­ca­na­li­dad a tra­vés de la cual se le da­rán un sin­nú­me­ro de opor­tu­ni­da­des a los con­su­mi­do­res que es­tán en el es­pa­cio di­gi­tal, pe­ro que quie­ren te­ner una ex­pe­rien­cia fí­si­ca, co­mo pro­bar­se una ca­mi­se­ta, sen­tar­se en el au­to pa­ra ex­pe­ri­men­tar su po­ten­cia o ir a un res­tau­ran­te con la fa­mi­lia.

Es­to su­ce­de­rá una vez el con­su­mi­dor se sien­ta más có­mo­do con lo di­gi­tal y creo que exis­ti­rá una re­la­ción com­ple­men­ta­ria en­tre el mun­do di­gi­tal y el fí­si­co, sin que el pri­me­ro aca­be con el se­gun­do.

"EN LA NUE­VA NOR­MA­LI­DAD LA OM­NI­CA­NA­LI­DAD SE­RÁ CLA­VE PA­RA RES­PON­DER A LOS NUE­VOS HÁ­BI­TOS DE LOS CON­SU­MI­DO­RES".

_ An­tes de la pan­de­mia mu­chas em­pre­sas con­si­de­ra­ban que la trans­for­ma­ción di­gi­tal so­lo in­vo­lu­cra­ba al­gu­nas he­rra­mien­tas di­gi­ta­les que fa­ci­li­ta­ran el tra­ba­jo de los co­la­bo­ra­do­res o que agi­li­za­ran los pro­ce­sos de al­gu­nas áreas. Tras el pa­so de la pan­de­mia, ¿es­ta vi­sión cam­bió?

Nin­guno de no­so­tros sa­be qué pa­sa­rá exac­ta­men­te des­pués del co­ro­na­vi­rus. Pe­ro lo que po­de­mos de­cir es que la tec­no­lo­gía ha es­ta­do siem­pre y se­gui­rá aquí pa­ra ayu­dar a cre­cer a las em­pre­sas.

Y sin du­da la es­pe­ran­za es que la cons­truc­ción de la trans­for­ma­ción di­gi­tal no se que­de co­mo un so­por­te pa­ra sor­tear la cri­sis, sino que en ade­lan­te sea un ca­mino más abier­to pa­ra las em­pre­sas.

Die­go Me­sa Mi­nis­tro de Mi­nas y Ener­gía

El hi­dró­geno ver­de pue­de ser­vir en ta­reas co­mo el al­ma­ce­na­mien­to de ener­gía.

La in­clu­sión fi­nan­cie­ra se­rá cla­ve pa­ra con­so­li­dar el co­mer­cio elec­tró­ni­co una vez su­pe­ra­da la cri­sis. Ja­son Spe­ro Vpte. glo­bal de soluciones de Goo­gle

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.