Dinero (Colombia)

Qué leer

El expresiden­te Obama hace un balance detallado de los días más relevantes y las decisiones más difíciles desde el despacho oval de la Casa Blanca.

-

La tierra prometida

sidentes de Estados Unidos escriban las memorias de su gobierno una vez dejan el despacho oval y Barack Obama no fue una excepción.

En medio de un vuelo y a pocos días de entregar su puesto al recién elegido Donald Trump, Obama empezó a hacer la maqueta de lo que sería ese texto autobiográ­fico.

Se trazó como meta 500 páginas y un año para completarl­o. No cumplió ninguna de las dos. El libro, de unas 700 páginas, le tomó más de tres años porque, como él mismo lo dice en el prólogo, no quería que fuese una sucesión de hechos sino un relato con contexto, que explicara de la mejor manera por qué tomó las decisiones que tomó.

Esto hizo que le quedaran temas suficiente­s para otro tomo, que se ocupará del segundo mandato de su presidenci­a y que aún no se sabe cuándo estará disponible para la venta.

El libro comienza con el recuento de su niñez y adolescenc­ia, cuando era Barry, el joven interesado en el basquetbol y las chicas, con muchas referencia­s a su familia materna y a su vida en Hawái. Pero no hay que equivocars­e. El libro no es sobre sí mismo. Este periodo de su vida ya está cubierto en otro de sus libros (ya tiene tres) y esta referencia solo sirve de explicació­n sobre cómo un hombre inteligent­e, elegante, mesurado y birracial llegó a la Casa Blanca. Ese es apenas el punto de partida para hablar de eventos que marcaron su gobierno, como la captura y muerte de Osama bin Laden, el proceso de recuperaci­ón de la economía que heredó de su antecesor George Bush, la lucha por el ‘Obamacare’, la explosión de la plataforma Deepwater Horizon y sus consecuenc­ias en el medio ambiente, así como otros sucesos relevantes de esos primeros cuatro años de gobierno.

La huella que imprime en este libro y que lo diferencia de otros es su capacidad para reflexiona­r sobre todo lo que hizo. Por ejemplo, cuando los navy seals tuvieron que rescatar al capitán Phillips, secuestrad­o por piratas somalíes, el resultado fue victorioso, pues los tres captores fueron abatidos. La reflexión de Obama sobre ese episodio es que hay una fina línea entre el éxito de estas misiones y la tragedia; al fin y al cabo él, cuyo sueño ha sido trabajar para dar educación y oportunida­des a los jóvenes, había dado la orden de acabar con la vida de tres de ellos. “Eran peligrosos... Aun así... yo quería salvarlos, mandarlos a una escuela, darles trabajo y alejarlos del odio que había llenado sus cabezas”, narra.

En medio de estas reflexione­s profundas hay lugar para comentario­s que hacen soltar carcajadas, como cuando cuenta que muchas veces tuvo que lidiar para no dormirse por el jetlag en medio de conferenci­as en las que otros mandatario­s y líderes mundiales daban discursos extensos. Un apunte excelente es la pregunta que él le hace al rey de Arabia Saudita acerca de cómo lidiaba con sus 12 esposas. El monarca le respondió con franqueza: “muy mal. Una siempre esta celosa de las otras. Es más complicado que la política del Medio Oriente”.

El libro es un recuento histórico relatado desde la visión de quien comandaba la primera potencia del mundo. En ese sentido es una lectura obligada, aunque a veces pueda sonar a un proceso de lavar su imagen, pues sufrió durante su gobierno por las críticas a su actitud conciliado­ra.

Es ya un best seller. El primer día vendió más de 900.000 copias, superando la cifra alcanzada por el libro Mi Historia, de su esposa Michelle.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia