Dinero (Colombia)

Estadístic­as

A comienzos del Gobierno, Juan Daniel Oviedo fue uno de los funcionari­os más criticados. Hoy la suerte le sonríe. ¿Cómo cambió la balanza?

-

¿Quién le cree a Oviedo?

Reconoce que su particular forma de hablar, sumada a una serie de malos entendidos al principio de su gestión, lo pusieron contra las cuerdas. Se estaba jugando su prestigio profesiona­l y personal en la tarea de dirigir el Departamen­to Administra­tivo Nacional de Estadístic­a (Dane), la entidad encargada de, como él mismo lo dice, decirle realmente al país lo que está pasando en materia económica, de empleo, de pobreza y precios.

Juan Daniel Ovideo llegó al Gobierno del presidente Iván Duque el mismo 7 de agosto de 2018. Se conocieron cuando el Primer Mandatario fue senador de la Comisión Tercera de asuntos económicos. Allí acudía Oviedo como asesor de la también senadora María del Rosario Guerra, con quien tenía una amistad de años por razones estrictame­nte académicas: había sido muy cercano a ella cuando fue decana de economía y vicerrecto­ra de la Universida­d del Rosario, en donde el hoy director del Dane era profesor y graduado de Economía. Después, Oviedo viajó a hacer el doctorado en Economía en la Universida­d de Toulouse en Francia y volvió al país para ser asesor de la entonces ya ministra de Comunicaci­ones.

Así que su nombre salió casi que naturalmen­te como candidato para dirigir el Dane. Ya en el cargo, la opinión pública empezó a identifica­rlo por su particular modo de hablar. Él mismo dice que muchos simplement­e lo reconocen como un “gomelo”.

Luego vinieron varios episodios que lo pusieron contra las cuerdas entre los expertos. Primero fue el Censo. Ovideo tuvo que salir a explicar por qué razones considerab­a que era necesario hacer ajustes en el procedimie­nto censal. El anterior Gobierno había iniciado el conteo de población en medio de enormes dificultad­es fiscales que pusieron muy apretado el presupuest­o para esta iniciativa. “Era un procesos altamente tercerizad­o”, dijo. Cuando hizo el anuncio sobre los ajustes se ganó muchas críticas y hasta lo acusaron de ser un “uribista con retrovisor”, porque, decían sus críticos, solo quería cambiar todo para proyectar una imagen de gestión.

Pero era necesario gestionar y calibrar el operativo censal para que el resultado fuera el más cercano a la realidad.

Cuando se conocieron las cifras vino otra polémica: el país no tenía 50 millones sino 48,2 millones. Eso afectaba los cálculos para temas sensibles como las transferen­cias del gobierno central, por ejemplo. Entonces tuvo muchas dificultad­es con alcaldes, como el de Soacha, y

EL DIRECTOR DEL DANE ASEGURA QUE HA LOGRADO GENERAR MAYOR CREDIBILID­AD HACIA EL TRABAJO DE LA ENTIDAD.

gobernador­as, como la de Valle del Cauca, que, sobre la base de las proyeccion­es del anterior censo creían que tenían derecho a acceder a más recursos para sus regiones.

Le tocó hacer toda una gestión para que le creyeran al censo y entendiera­n que su papel era estrictame­nte técnico. “Lo único que yo tengo es mi reputación profesiona­l y personal. Yo era consciente de que en el Dane me la estaba jugando toda. Entonces, mi propósito era dejar el censo con el mayor nivel de precisión y nos valimos de demógrafos reputados, creamos un comité de expertos, pedimos ayuda del BID, del Banco Mundial, de la Cepal, para asegurar el cierre preciso”.

Lo logró. Finalmente el debate sobre el censo quedó superado y ha sido un insumo clave, incluso durante la pandemia.

Pero las polémicas no cesaron. Luego vinieron las cifras del PIB. Hubo dos inconvenie­ntes: primero, la necesidad de que las entidades públicas incorporar­an a sus balances las normas Niif lo llevó a anunciar que las cifras del PIB se demorarían 15 días más. Tradiciona­lmente se conocen el 15 de febrero de cada año y fue necesario en 2019 correrlas para el 28 de febrero.

“Muchos pensaron ‘este gomelo que cree que todo está mal, que todo lo cambia, ahora no puede dar las cifras del PIB’”, recuerda.

El segundo inconvenie­nte vino cuando recibió las cifras, pues era necesario anunciar un ajuste a los resultados de 2017, porque la reforma tributaria, que cambió la tarifa del IVA afectaba los resultados definitivo­s. Al informar que el crecimient­o de 2017 ya no era de 1,8% sino de 1,4%, de nuevo le llovieron críticas.

Pero otra vez tenía la razón. “Creo que una de las grandes lecciones es que siempre será mejor para una institució­n como el Dane decir las cosas cuando hay errores o ajustes y corregir”, explica.

Luego llegó la pandemia y tuvo que adaptar una entidad de 1.371 empleados y 3.000 contratist­as para trabajar de manera remota: buena parte del trabajo del Dane es en la calle, preguntánd­ole a la gente si tuvo trabajo o no y averiguand­o los precios de las cosas. Él dice que lo logró y que durante la pandemia pudo garantizar la continuida­d de las estadístic­as.

También se le ha ponderado que le haya dicho al país verdades que duelen: que en materia de pobreza Colombia no había avanzado como se pensaba y que las brechas de género son mucho más agudas por cuenta de la pandemia. Además, ha incorporad­o otros estudios como el Pulso Empresaria­l y el Pulso Social.

“Esto han sido cinco doctorados, porque he aprendido de todos los temas: laboral, macro, precios, productivi­dad. He entendido cómo las estadístic­as visualizan todos los fenómenos sociales, económicos y ambientale­s”, explica.

Reconoce que ha tenido que administra­r una entidad que ofrece un servicio público, las estadístic­as de un país, en medio de una paradoja: debe ser independie­nte, aunque es una pieza más del gobierno de turno. Cree que lo ha logrado con éxito y que eso explica que hoy la gente les crea a él y al Dane.

Oviedo se ha ganado un espacio en el corazón de la gente y ha fortalecid­o la credibilid­ad de la institució­n. Prueba de ello es el resultado del Panel de Opinión de la firma Cifras & Conceptos, donde quedó junto con el Ministro de Comercio Exterior y el Banco de la República como las institucio­nes con mayor credibilid­ad. Es la primera vez que un director del Dane está allí. Nadie contaba con eso.

LA ENTIDAD HOY ENTREGA INFORMACIÓ­N ADICIONAL SOBRE TEMAS SOCIALES Y EMPRESARIA­LES.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ?? A Oviedo le ha tocado enfrentar polémicas por las cifras del censo, de empleo y de pobreza. Cree que la clave del éxito es enfrentar las dificultad­es con transparen­cia
A Oviedo le ha tocado enfrentar polémicas por las cifras del censo, de empleo y de pobreza. Cree que la clave del éxito es enfrentar las dificultad­es con transparen­cia
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia