Dinero (Colombia)

Redes sociales

El mundo digital se disparó con la pandemia y junto con las series y los bailes virales, los contenidos gastronómi­cos están entre los más seguidos. Así es su modelo de negocio.

-

El boom de los cocineros digitales

Los contenidos gastronómi­cos han tenido siempre un público cautivo, que ha crecido con los años. Pero el auge es tal que ya algunos dejaron de ser los tradiciona­les programas de cocina para convertirs­e en canales dedicados 24 horas al tema.

Este año las redes sociales, y en especial las cuarentena­s, se convirtier­on en el gran catalizado­r de los contenidos sobre cocina. Tanto quienes se vieron forzados a aprender las recetas más básicas, como aquellos que buscan platos más elaborados, encontraro­n en Instagram, Facebook, You

Tube y Tiktok una amplia oferta que está siendo capitaliza­da por distintas marcas, así como por cocineros profesiona­les y empíricos, que se han convertido en estrellas del mundo digital.

Quizás uno de los más reconocido­s es Tulio Zuloaga, quien tras una carrera en diferentes áreas, hoy es seguido por más de 1 millón de personas en Instagram y 2,5 millones en Facebook y tiene un creciente número de patrocinad­ores.

Hace más de 10 años abrió un canal al que bautizó “Fácil cocina para los que no cocinan”, en el que hacía recetas, pero su mayor reconocimi­ento lo logró por hacer recomendac­iones sobre restaurant­es y eventos como los burger master, pizza master y sushi master. Con la pandemia su core business quedó frenado y eso lo llevó a concentrar­se en su canal de cocina. Desde abril comenzó a publicar una receta diaria, remodeló su cocina, ajustó sus equipos de video y los resultados se vieron en corto tiempo.

“Fue tal el interés por las recetas que, por ejemplo, cuando saqué una de un helado, me comentaron varios comercios que por unos días se les agotó la leche condensada. Yo no era consciente de los movimiento­s que pueden generar estos contenidos “, dice. Atribuye sus buenas cifras a su esfuerzo por simplifica­r las recetas, usar ingredient­es que todas las personas tienen en sus cocinas y desarrolla­r técnicas sencillas facilita hacer platos complicado­s, como las arepas de huevo.

Durante esta época de pandemia, más que crecer en seguidores de manera exponencia­l (mantiene un ritmo de entre 2.000 y 2.5000 seguidores nuevos diarios), lo que ha aumentado es su audiencia fuera de Colombia, en especial en México y Perú.

Además de las recetas, Tulio hace eventos de cocina y así mantiene un equipo de 14 personas, que trabajan por y para su marca.

_Influencia­dores

Omar Gamboa, consultor en negocios digitales y marca personal, dice que el boom de la cocina provocado por la cuarentena ha llevado a los cocineros a las pantallas y también a muchos influencia­dores, que han visto allí una oportunida­d para generar contenido.

Prueba de ello es lo que ocurre con las freidoras de aire, cuyas millonaria­s ventas han creado la necesidad de tener informació­n sobre su uso. Así nació por ejemplo la cuenta wikifryer en Instagram, que con tres meses al aire ya se acerca a los 6.000 seguidores. En este caso es un grupo de gente que hace sus recetas en freidoras y las comparte.

Las redes sociales están llenas de cuentas para aprender desde cocina vegana, saludable, hasta postres y más. “Las marcas han encontrado una oportunida­d en estos generadore­s de contenido, en especial aquellas que tienen menos recursos para la publicidad tradiciona­l, pero también las marcas más reconocida­s le están sacando provecho a este canal”, precisa Gamboa. Además, para elegir un influencia­dor no solo importa la cantidad de seguidores, sino la calidad de los mismos, es decir, su género, edad y si interactúa­n con el influencia­dor.

Ese es el caso de Catalina Alba, una publicista que en 2009 abrió un blog para mostrar lo que cocinaba en su casa. Combinó su gusto por las redes sociales y la culinaria. Luego montó un negocio casero de cupcakes y un día decidió transmitir cómo los hacía. Se conectaron 150 personas y esa práctica se volvió un hábito.

Así no solo llegaron los seguidores sino también las marcas para que fuera su creadora de contenidos o embajadora. En 2012 renunció a su trabajo en una agencia de publicidad y se dedicó a su marca personal y a “lo que se cocina en esta casa”. Estudió cocina, empezó a crear contenido, fue presentado­ra de Discovery Home and Health, escribió dos libros y mantuvo su premisa de volver sencilla la cocina.

Hoy en sus cuentas en Instagram @catalba @loquesecoc­inaenestac­asa tiene 13.000 y 11.300 seguidores, respectiva­mente, lo que ha creado toda una comunidad. De hecho, uno de sus más recientes proyectos nació a finales de 2019, cuando decidió atender la queja de personas que decían que se les habían acabado las ideas para los almuerzos. Así creó los ‘almuerzadi­arios’, un menú digital que cuesta $14.000 y cuyas ventas se dispararon con la pandemia (ya lleva más de 2.000 descargas).

Su plan ahora es potenciali­zar el almuerzadi­ario con una plataforma en la que la persona puede escoger el tipo de comida, la cantidad de personas y le saldrán las recetas con los ingredient­es y las cantidades necesarias. La idea es que funcione por suscripció­n.

Otro es el caso del venezolano Alfredo Briceño, un diseñador que llegó al país en 2017 y empezó a mezclar sus conocimien­tos de video con el gusto que adquirió por la cocina al no vivir ya con su familia.

El año pasado empezó a publicar, primero en Youtube, y luego en Tiktok, donde tiene más de 5 millones de seguidores. Su apuesta no es solo enseñar recetas sino hacer reír, pues utiliza un lenguaje y un acento particular que les gusta a los ‘brochitos’, como llama a sus seguidores, pues su nombre artístico es Frede Brocha. “Empecé a hacerlo de forma esporádica, pero con la pandemia pasé a producir un contenido semanal y me di cuenta de que muchas personas preferían las recetas sin horno, entonces yo todo lo hago en sartén”, comenta. En junio pasado decidió dejar su trabajo y dedicarse de lleno a su canal (en Facebook lo siguen 5,7 millones). Ahora, con el acompañami­ento de las marcas y de su comunidad digital, tiene en sus planes sacar un libro o una serie animada y hasta montar un restaurant­e.

Estos cocineros demuestran una vez más que cuando la barriga está llena no solo se pone contento el corazón; también el bolsillo.

UNA PERSONA ENTRA EN LA CATEGORÍA DE INFLUENCIA­DOR, SI LO SIGUEN MÁS DE 3.000 EN INSTAGRAM.

 ??  ?? Cata Allba Maneja su marca propia y “Lo que se cocina en esta casa”
La influencia no solo se determina por la cantidad de seguidores, sino por la calidad de los mismos.
Cata Allba Maneja su marca propia y “Lo que se cocina en esta casa” La influencia no solo se determina por la cantidad de seguidores, sino por la calidad de los mismos.
 ??  ?? Alfredo Briceño Es conocido como Frede Brocha
Una de las metas de estos influencia­dores consiste en volver sencilla la cocina.
Alfredo Briceño Es conocido como Frede Brocha Una de las metas de estos influencia­dores consiste en volver sencilla la cocina.
 ??  ?? Tulio Zuloaga Emprendedo­r
Tulio Zuloaga Emprendedo­r

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia