Lá­pi­ces, mar­ca­do­res y per­ce­bes

Don Juan - - Portada -

En Co­lom­bia no se co­men per­ce­bes; en un cálcu­lo rá­pi­do, en un res­tau­ran­te de ma­ris­cos bo­go­tano, nos di­je­ron que, en ca­so de traer­los, el pla­to ron­da­ría los $350.000, ¿por qué es tan ca­ro un bi­cho que tie­ne la apa­rien­cia del de­do gor­do de un pie? O al­go peor: el de­do gor­do del pie de un zom­bi o de al­gu­na cria­tu­ra de in­fra­mun­do.

La pri­me­ra vez que los pro­bé fue por ac­ci­den­te. En­tré –con un par de ami­gos en­tra­ña­bles– a un res­tau­ran­te ga­lle­go en Ma­drid. Lo hi­ci­mos por equi­vo­ca­ción, por­que te­nía­mos ham­bre y re­sa­ca y en­tra­mos al pri­mer si­tio que vi­mos abier­to ese do­min­go. Re­sul­tó ser un res­tau­ran­te fa­mi­liar, de esos en los que ca­ben 200 per­so­nas y hay me­sas de ocho o do­ce dis­fru­tan­do pla­to por pla­to. Ca­ta­li­na –mi ado­ra­da Ca­ta­li­na, mi ami­ga más cos­mo­po­li­ta, so­fis­ti­ca­da y fe­liz– iden­ti­fi­có los per­ce­bes en la pri­me­ra ma­ris­ca­da que nos pu­sie­ron en la me­sa. Nos en­se­ñó a co­mer­los y a dis­fru­tar­los con el vino blan­co he­la­do y sin eti­que­ta de la ca­sa. La cuen­ta pa­re­cía un error. Nun­ca he co­mi­do tan bien ni tan ba­ra­to; por los ben­di­tos per­ce­bes vol­vi­mos mu­chas ve­ces a esa ca­lle que nun­ca po­día­mos en­con­trar y du­rá­ba­mos una o dos ho­ras dan­do vuel­tas en bus­ca de su puer­ta y su vi­tri­na –más bien una ven­ta­na cu­bier­ta con un vi­drio– con em­pa­na­das ga­lle­gas y un pul­po des­pa­rra­ma­do.

Apa­ñar los per­ce­bes es mu­cho más di­fí­cil que en­con­trar el di­cho­so res­tau­ran­te ga­lle­go. Es­tos bi­chos vi­ven pe­ga­dos en las ro­cas; hay que usar unas pa­lan­cas de hie­rro pa­ra se­pa­rar­los de la pie­dra y hay que ha­cer­lo de es­pal­das a las olas, a la ho­ra co­rrec­ta y con el pe­li­gro la­ten­te de ter­mi­nar aplas­ta­do por el mar. Ca­da año –por lo me­nos– hay un per­ce­bei­ro muer­to. La his­to­ria de es­tos hom­bres y mu­je­res de mar nos la con­tó el gran Ga­lo Mar­tín en una cró­ni­ca que no se de­ben per­der. Y tam­po­co se pue­den per­der la cró­ni­ca del fu­tu­ro pró­xi­mo de la ma­rihua­na en Co­lom­bia. Se van a sor­pren­der.

Y tam­bién se van a di­ver­tir, to­men mar­ca­do­res, lá­pi­ces y sus me­jo­res plu­mas pa­ra su­pe­rar los re­tos que les pro­po­ne­mos en es­ta edi­ción.

Y en el de­sier­to de la Ta­ta­coa los es­pe­ra la in­creí­ble Toya Montoya.

Fo­toG­raFía: her­nán pUen­tes 6 Fer­nan­do Gó­me­zó eche­ve­rri di­rec­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.