EL CRO­NIS­TA

DEL JAZZ

Don Juan - - Donjuan -

A sus se­sen­ta años, Her­man Leo­nard sa­lió de su re­ti­ro. Des­pués de de­jar la fo­to­gra­fía pu­bli­ci­ta­ria y mu­dar­se a Ibi­za en los ochen­ta, sus aho­rros se em­pe­za­ron a ago­tar y la fal­ta de di­ne­ro se hi­zo evi­den­te. Te­nía que ha­cer al­go. Así que re­cu­rrió a esos ne­ga­ti­vos de su ju­ven­tud que guar­da­ba ba­jo su ca­ma, esas fo­tos de los años cua­ren­ta y cin­cuen­ta que to­ma­ba en las no­ches, en clu­bes de jazz co­mo Bird­land y Bop City y The Ro­yal Roost, que no le co­bra­ban la en­tra­da a cam­bio de un par de fo­tos con fi­nes pu­bli­ci­ta­rios: Ella Fitz­ge­rald dán­do­lo to­do an­te el mi­cró­fono con los ojos ce­rra­dos; Du­ke Elling­ton sal­tan­do en­tre las te­clas del piano ba­jo la luz de los pro­yec­to­res del es­ce­na­rio; Les­ter Young in­cli­nan­do su sa­xo­fón has­ta que pa­re­ce flo­tar; la eter­na son­ri­sa de Frank Si­na­tra. Los des­em­pol­vó y los lle­vó a ga­le­rías de ar­te, es­pe­ran­do que le in­tere­sa­ran a al­guien.

“Pue­do de­cir con con­fian­za que esos ne­ga­ti­vos de jazz salvaron su vi­da”, di­jo su hi­ja, Sha­na Leo­nard, en una en­tre­vis­ta con NPR. En el pri­mer mes, más de diez mil per­so­nas vi­si­ta­ron su ex­po­si­ción. Hoy día son pie­zas que se ex­hi­ben en mu­seos y ga­le­rías de to­do el mun­do, la cró­ni­ca del me­jor mo­men­to en la historia del jazz.

Co­mo di­ce THENE­WYOR­KTI­MES, el es­ti­lo de sus fo­tos, que pa­re­cen re­tra­tos ba­jo la luz de la lu­na y en los que el pol­vo y el hu­mo del ci­ga­rri­llo son tan re­le­van­tes co­mo el mú­si­co, na­ció de la ne­ce­si­dad. Leo­nard no po­día per­mi­tir­se po­ner más que un par de lu­ces en los clu­bes, por lo que la os­cu­ri­dad siem­pre es­tá pre­sen­te; com­pra­ba ter­mó­me­tros por do­ce­nas pa­ra sa­car­les el mer­cu­rio con el que em­pa­pa­ba las pe­lí­cu­las en sus ro­llos –le per­mi­tía me­jo­rar la ve­lo­ci­dad de ex­po­si­ción con po­ca luz–. “Que­ría cap­tu­rar esas es­ce­nas pa­ra que, lue­go, si mi­ra­ba una de mis fo­tos, tra­je­ra de vuel­ta ese re­cuer­do, in­clu­so la sen­sa­ción y los olo­res de esa no­che”, di­jo Leo­nard en una en­tre­vis­ta con Smith­so­nian Ma­ga­zi­ne.

La atem­po­ra­li­dad de sus fo­tos es prue­ba de que lo­gró su co­me­ti­do.

FO­TO­GRA­FíA: AFP

F U E UN A C C I D E N T E Q U E H E R M A N L E O N A R D R E T R ATA R A A L O S G R A N D E S D E L JAZZ , P E R O N O H AY N A D A D E A C C I D E N T A L E N L A M A E S T R í A D E S U S F OT O S .

“FO­TO­GRA­FIAR JAZZISTAS era co­mo un dia­rio vi­sual de lo que oía”, di­jo Leo­nard a Jaz­zWax. “Mi ob­je­ti­vo era cap­tu­rar al ar­tis­ta en la ci­ma de sus me­jo­res mo­men­tos”.

THEEYEOFJAZZ (1985) fue el pri­mer li­bro de Her­man Leo­nard que re­co­ge sus vi­ven­cias en­tre los pio­ne­ros del jazz , mu­chos de ellos sus ami­gos.

EJER­CI­CIO Y Mú­SI­CA: se­gún Scien­ti­fi­cA­me­ri­can, la mú­si­ca dis­trae del do­lor y la fa­ti­ga; me­jo­ra el hu­mor, la re­sis­ten­cia, el metabolismo y reduce la per­cep­ción del es­fuer­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.