EL CAN­CI­LLER

DE LA SU­CUR­SAL DEL CIE­LO

Don Juan - - Donjuan -

Aun­que na­ció en Quib­dó, Jai­ro Va­re­la no so­lo hi­zo de Ca­li y de la sal­sa al­go su­yo, sino de to­do el mun­do. Des­de Bo­go­tá has­ta Le­ti­cia, de Nue­va York a Pa­rís sa­ben que “si por la quin­ta vas pa­san­do, es mi Ca­li bella que vas atra­ve­san­do”, sa­ben so­bre los ma­res de Bue­na­ven­tu­ra, que del puen­te pa­ra allá es­tá Juan­chi­to y que Ca­li es, del cie­lo, la su­cur­sal. “Ya va­mos lle­gan­do, me es­toy acer­can­do, no pue­do evi­tar que los ojos se me agüen”, can­ta­ron los mi­li­ta­res li­be­ra­dos tras más de tre­ce años de cau­ti­ve­rio en me­dio de la sel­va, los acor­des y la le­tra de Va­re­la en la can­ción Mi pue­blo­na­tal.

Su plu­ma (y de vez en cuan­do la voz) fue la úni­ca cons­tan­te por más de trein­ta años en el fa­mo­so Gru­po Ni­che, que ya iba por la “se­gun­da ge­ne­ra­ción” pa­ra el mo­men­to en el que fa­lle­ció. Y es que si bien siem­pre ha si­do un gru­po lleno de mú­si­cos ta­len­to­sos, el ver­da­de­ro ge­nio es­ta­ba de­trás del es­ce­na­rio: Va­re­la, ese jo­ven cho­coano que cre­ció es­cu­chan­do los can­tos gre­go­ria­nos en la igle­sia al la­do de su ca­sa y las fies­tas con bai­le y chi­ri­mía que se ar­ma­ban cer­ca del río Atra­to; el jo­ven que em­pe­zó su ca­rre­ra mu­si­cal en Bo­go­tá, pe­ro se vino a Ca­li por­que “no ha­bía pa­ra com­prar las co­bi­jas”, co­mo le di­jo a ELPAÍS. En la ca­pi­tal del Va­lle con­vir­tió su obra en un so­ni­do di­fe­ren­te, en ma­te­rial de ex­por­ta­ción: Co­lom­bia y el mun­do no se can­sa­ban de re­ci­bir a los ni­ches en cual­quier ve­nue con es­pa­cio su­fi­cien­te pa­ra bai­lar. Fue­ron de los pri­me­ros mú­si­cos co­lom­bia­nos en pre­sen­tar­se en el Ma­di­son Squa­re Gar­den. “Es­tu­vi­mos tam­bién en la des­pe­di­da de Héc­tor La­voe, y en mu­chos es­ce­na­rios gran­des y di­ver­sas ciu­da­des de Es­ta­dos Uni­dos, La­ti­noa­mé­ri­ca y Europa. Re­cuer­do que has­ta es­tu­vi­mos co­mo fi­gu­ras in­vi­ta­das en un even­to en Dis­ney­lan­dia, en Pa­rís”, di­jo Va­re­la en una en­tre­vis­ta con la re­vis­ta BO­CAS.

Jai­ro Va­re­la mu­rió en 2012, pe­ro en Ca­li sue­na co­mo si es­tu­vie­ra en ca­da es­qui­na, su pla­zo­le­ta se ex­tien­de jun­to a la al­cal­día y un mu­seo de­di­ca­do a la sal­sa lle­va su nom­bre. Pa­sa­rá un tiem­po an­tes de que la gen­te de­je de bai­lar a su son.

C A L I S E C O N S O L I D ó C O M O L A C A P I TA L D E L A S A L S A G R A C I A S A L M A E ST R O J A I R O VA R E L A , Q U E L A A D O P T ó C O M O S U P U E B L O N ATA L .

DE TO­DOS SUS GRAN­DES éxi­tos, Jai­ro Va­re­la con­si­de­ra­ba que To­can­doel­cie­lo­con las­ma­nos era lo me­jor que ha­bía com­pues­to.

“YA NO TO­CO NI a la no­via”, di­jo en la re­vis­ta Bo­cas.”To­co un po­co la gui­ta­rra pa­ra guiar­me me­ló­di­ca­men­te mien­tras com­pon­go”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.