BORN

TO RUN

Don Juan - - News -

Un jo­ven, has­ta en­ton­ces des­co­no­ci­do, sal­ta de un la­do a otro pa­ra evi­tar el frío y lee un ar­tícu­lo que los ad­mi­nis­tra­do­res del si­tio don­de va a to­car en unas ho­ras han pe­ga­do so­bre la ven­ta­na. Era 1973, en Cam­brid­ge, cer­ca de Bos­ton y pa­ra ese jo­ven el he­cho de ver su nom­bre, Bru­ce Springs­teen, en una re­vis­ta lo­cal era una pe­que­ña vic­to­ria. Años des­pués se­gui­ría con el mis­mo look de esos días: jeans, ca­mi­se­ta y bar­ba –aun­que aho­ra mu­cho más blan­ca–, pe­ro a di­fe­ren­cia de mu­chos otros mú­si­cos, sus so­ni­dos sí cam­bia­ron, se hi­cie­ron eter­nos. Es­ta es­ce­na la cuen­ta Da­vid Rem­nick, di­rec­tor de TheNe­wYor­ker, en el per­fil que le hi­zo a Springs­teen. La re­se­ña que leía Bru­ce la ha­bía es­cri­to Jon Lan­dau, que años des­pués se con­ver­ti­ría en uno de sus prin­ci­pa­les ase­so­res. Cu­rio­sa­men­te aque­lla vez lo ha­bía cri­ti­ca­do: allí em­pe­zó el mi­to.

Si al­go ha te­ni­do Springs­teen es que ha sa­bi­do rein­ven­tar­se sin per­der su esen­cia: “A di­fe­ren­cia de los Ro­lling Sto­nes, que no han es­cri­to ni una gran can­ción des­de la épo­ca dis­co y so­lo se jun­tan pa­ra au­men­tar sus for­tu­nas y ser su pro­pia ban­da de co­vers, Springs­teen se nie­ga a ser un cu­ra­dor mer­ce­na­rio de su pa­sa­do”, di­ce Rem­nick en el mis­mo per­fil.

Son vein­ti­cua­tro ál­bu­mes, más de vein­te pre­mios Grammy y mu­chas gi­ras, que Springs­teen ve co­mo ver­da­de­ras for­mas de au­to­me­di­ca­ción. Sus conciertos muy ra­ras ve­ces se re­pi­ten y es de los po­cos ar­tis­tas ca­pa­ces de to­car to­das las can­cio­nes que el pú­bli­co le pi­da. Ade­más, en mo­men­tos de co­rrec­ción po­lí­ti­ca ex­tre­ma, ha he­cho de sus can­cio­nes una for­ma de pro­tes­ta so­cial y no ha du­da­do en ex­pre­sar su apo­yo a Oba­ma o sus crí­ti­cas a Trump.

ROCK BORNTORUN SON LAS me­mo­rias de Bru­ce Springs­teen, don­de ha­bla de la re­la­ción con su pa­dre, la fa­ma y la de­pre­sión.

LA BAR­BE­RíA, el re­co­no­ci­do sa­lón que ofre­ce ser vi­cios de­pe­lu­que­ría, afei­ta­do, spa y jazz bar pa­ra hom­bres, abrió su pri­me­ra su­cur­sal en El Do­ra­do Loun­ge, la sa­la VIP del mue­lle in­ter­na­cio­nal del Ae­ro­puer to El Do­ra­do.

12

L A PA L A B R A INAGO­TA­BLE S E Q U E D A P E Q U E ñ A PA R A S PR I N G ST E E N .

¿PE­RO Có­MO MáS DE­FI­NIR ME­DIO SI­GLO DE ?

EN THE E STREET BAND la ban­da, que acom­pa­ña a Springs­teen, es­tá su es­po­sa Pat­ti Scial­fa, que to­ca una de las gui­ta­rras de apo­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.