EL MAL

SAL­VA­JE

Don Juan - - News -

Hay una anéc­do­ta que cuen­ta Su­san Miz­ru­chi, una de las bió­gra­fas de Mar­lon Bran­do y va más o me­nos así: “No se sen­tía atraí­do por las per­so­nas es­ta­bles: en mi in­ves­ti­ga­ción en­con­tré 22 mu­je­res que ha­bían man­te­ni­do re­la­cio­nes con él y que o se ha­bían sui­ci­da­do o lo ha­bían in­ten­ta­do”. Bran­do lo tu­vo to­do. Bran­do lo exi­gía to­do. Bran­do aca­ba­ba con to­dos.

Tru­man Ca­po­te con­tó en 1957, en el per­fil que es­cri­bió so­bre el mí­ti­co ac­tor, que al ha­blar con la abue­la de Bran­do es­ta con­tó que de jo­ven su nie­to so­lo in­ten­ta­ba con­quis­tar a las mu­je­res biz­cas. Su gus­to y ape­ti­to se­xual eran muy co­no­ci­dos. De he­cho, Ca­po­te abre el texto con una es­ce­na de Bran­do en Ja­pón y se pre­gun­ta por qué le gus­tan las mu­je­res exó­ti­cas y por qué co­me lo que quie­re, así la pe­lí­cu­la que es­tá ro­dan­do exi­ge que ba­je de pe­so: mues­tra a un Bran­do que se sa­be Dios. Y Dios ha­ce lo que quie­re, co­mo re­cor­da­ría Quincy Jo­nes en una en­tre­vis­ta que dio es­te año en Vul­tu­re y que re­co­gió ElPaís, de Es­pa­ña: “Bran­do se ti­ra­ría cual­quier co­sa. ¡Cual­quier co­sa! Has­ta un bu­zón de co­rreos. A Ja­mes Bald­win, a Ri­chard Pr­yor, a Mar­vin Ga­ye”. Él mis­mo se de­fi­nía co­mo una bes­tia se­xual y de­cía que era adic­to al se­xo, con lo que fue­ra.

So­lo al­guien así po­día in­ter­pre­tar a don Vi­to Cor­leo­ne, al­go que le va­lió un Ós­car de la Aca­de­mia; o ha­cer de Johnny Stra­bler en TheWil­dO­ne pa­ra in­mor­ta­li­zar los jeans y las cha­ma­rras de cue­ro co­mo un sím­bo­lo de re­bel­día. En ese sen­ti­do, fue un ícono de mo­da y lo­gró in­mor­ta­li­zar su es­ti­lo por ge­ne­ra­cio­nes.

M A R L O N B R A N D O E S S I N ó N I M O D E E XC E S O S Y L I B ERT I N A J E . A D E M á S , F UE E L A R Q UE T I P O D E L O Q UE S I G N I F I C A B A S ER UN H O M B R E A M E D I A D O S D E L S I G L O X X . EL SE­XO NO ERA la úni­ca de­bi­li­dad de Bran­do. Su afi­ción por la man­te­qui­lla de ma­ní era muy co­no­ci­da y po­día co­mer ta­rros en­te­ros.

EN TO­DA SU CA­RRE­RA, Bran­do so­lo ob­tu­vo dos pre­mios ós­car, am­bos a me­jor ac tor: por Ont­heWa­ter­front (1954) y por ElPa­drino (1972).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.