EL POE­TA

DE BROOKLYN

Don Juan - - News -

Si no fue­ra por la enor­me ca­mio­ne­ta de la que des­cien­de, po­dría ser con­fun­di­do con un neo­yor­quino cual­quie­ra. So­lo quie­nes co­no­cen bien sus fac­cio­nes se da­rían cuen­ta de que es Jay-Z, uno de los ma­yo­res em­pre­sa­rios del rap y del de­por­te: el que es­tá en el top 50 de las ce­le­bri­da­des más ri­cas del mun­do, el que les ven­dió a Ke­vin Du­rant por 51 mi­llo­nes de dó­la­res a los Gol­den Sta­te Wa­rriors y el que ven­dió su em­pre­sa de ro­pa, Ro­ca­wear, por más de 200 mi­llo­nes de dó­la­res en 2007. Pe­ro el ti­po no lle­va las ma­nos lle­nas de ani­llos, tampoco un re­loj enor­me: ape­nas unos te­nis, una ca­mi­se­ta ne­gra y un jean os­cu­ro que cues­ta me­nos de cien dó­la­res. Pa­re­ce normal. En­ton­ces se da la vuel­ta, ayu­da a sa­lir del ca­rro a Be­yon­cé, su es­po­sa, y les da una mi­ra­da a los pa­pa­raz­zis an­tes de en­trar a ci­ne.

Su ver­da­de­ro nom­bre es Shawn Car­ter y es una de las fi­gu­ras le­gen­da­rias pa­ra el hip­hop es­ta­dou­ni­den­se de los úl­ti­mos vein­te años. En su es­tu­dio, Roc-A-Fe­lla Re­cords, im­pul­só la edad do­ra­da del hip hop a tra­vés de ar­tis­tas co­mo Kan­ye West. Ade­más, re­vo­lu­cio­nó la cul­tu­ra del mas­hup en 2004, cuan­do un DJ lla­ma­do Dan­ger Mou­se creó TheG­ra­yAl­bum y mez­cló sus le­tras con TheWhi­teAl­bum, de The Beatles. EMI, re­pre­sen­tan­te de los in­gle­ses, de­man­dó, mien­tras que Jay-Z sa­lió a de­fen­der al DJ y re­ga­ló pú­bli­ca­men­te sus le­tras.

Sus can­cio­nes ya no ha­blan de su in­fan­cia en Brooklyn, don­de ase­si­na­ron a su tío y es­tu­vo a pun­to de ser re­clu­ta­do por una pandilla que ven­día A ve­ces re­cuer­da, cla­ro, pe­ro tam­bién ha­bla de su ma­má –que tu­vo que es­con­der su ho­mo­se­xua­li­dad por años pa­ra no ser juz­ga­da– o, sim­ple­men­te, del equi­po de ba­lon­ces­to del que es due­ño, los Brooklyn Nets. Y si­gue ca­mi­nan­do por Nue­va York co­mo un ciu­da­dano normal. La úni­ca di­fe­ren­cia es que aho­ra, a po­cos pa­sos, lo si­guen un par de guar­daes­pal­das: es el pre­cio de la fa­ma.

J A Y Z , E L R A P E R O M á S C O N O C I D O D E B R O O K LY N , N O S O L O H A

C O N ST RU I D O S U F O RT UN A S O B R E L O S BEATS .

EN MU­CHAS fo­to­gra­fías ca­sua­les, Jay Z apa­re­ce usan­do cha­que­tas o jeans G Star.

DECODED, la au to­bio­gra­fía de Jay Z, fue pu­bli­ca­da en 2011.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.