ROCK A 13,5%

VOL / ALC

Don Juan - - News -

En 2004 May­nard J. Kee­nan, el vo­ca­lis­ta de las ban­das de rock Tool, Pus­ci­fer y A Per­fect Cir­cle in­ten­ta­ba re­sol­ver un plei­to le­gal con una dis­que­ra y aguan­tar las crí­ti­cas que pu­bli­ca­ban las re­vis­tas de fa­rán­du­la roc­ke­ra por ha­ber­le dis­pa­ra­do con una pis­to­la de paint­ball a un fa­ná­ti­co que se ha­bía co­la­do en su pro­pie­dad. Sus bue­nos tiem­pos ha­bían que­da­do atrás: ya no era un in­vi­ta­do in­fal­ta­ble en los conciertos de Sys­tem of a Down, su ma­dre ha­bía muer­to el año an­te­rior y aun­que su mú­si­ca aún des­per­ta­ba un cul­to pro­fun­do, él ya no aguan­ta­ba a sus fa­ná­ti­cos, una tro­pa de per­so­nas bo­rra­chas con cres­tas al es­ti­lo mohawk. Fue en­ton­ces cuan­do el vino se con­vir­tió en su re­me­dio per­so­nal.

Hay mu­chos vi­nos que tie­nen mú­si­ca. Frank Si­na­tra fi­nan­cia un vi­ñe­do con su nom­bre en el co­ra­zón de Na­pa Va­lley y en Colombia se pue­den con­se­guir bo­te­llas que lle­van el nom­bre de Da­vid Bo­wie. Sin em­bar­go, Kee­nan es el úni­co que real­men­te se ha en­su­cia­do las ma­nos.

La ac­ti­vi­dad mo­nás­ti­ca de Kee­nan, la que le dio la opor­tu­ni­dad de re­den­ción con el mun­do, fue com­prar una fin­ca en el de­sier­to de Ari­zo­na y abrir zan­jas du­ran­te me­ses pa­ra plan­tar vi­ñas de tem­pra­ni­llo y san­gio­ve­se. Ca­du­ceus Ce­llars, su bo­de­ga, que­da en Je­ro­me, un pue­blo en­cla­va­do en una cor­di­lle­ra a dos ho­ras de Phoe­nix. Lo pri­me­ro que hi­zo cuan­do lle­gó fue re­gar las ce­ni­zas de Ju­dith, su ma­dre, en uno de los vi­ñe­dos re­cién plan­ta­dos. Des­de en­ton­ces, ca­da año sus­pen­de en agos­to sus ac­ti­vi­da­des mu­si­ca­les y se in­vo­lu­cra de lleno con el tra­ba­jo de la vendimia. Ade­más, en 2014, Ja­mes Suc­kling ha­bló bien de su tra­ba­jo co­mo pio­ne­ro de la vi­ti­cul­tu­ra en Ari­zo­na, una nue­va fron­te­ra pa­ra el vino ame­ri­cano

Hoy, 14 años des­pués de ha­ber fun­da­do la bo­de­ga, Kee­nan tie­ne va­rios cal­dos a la ven­ta: los más co­no­ci­dos son Na­gual de la Na­ga –una mez­cla de san­gio­ve­se, mer­lot y ca­ber­net sau­vig­non de es­ti­lo tos­cano– y Na­gual del Ju­dith –una lí­nea de mo­no­va­rie­ta­les de ca­ber­net sau­vig­non, neb­bio­lo o tem­pra­ni­llo he­chos con uvas del vi­ñe­do don­de re­gó las ce­ni­zas de su ma­dre–. Se con­si­guen a 40 dó­la­res, pe­ro son tan po­cos –y tan­ta la fa­ma que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, ama­só co­mo vi­ña­te­ro fa­mo­so– que las pe­que­ñas par­ti­das que sa­ca ca­da año se ven­den con ca­si un año de an­te­la­ción.

M AY N A R D J . K E E N A N E S UN V O C A L I STA D E R O C K Q UE E N C O NT R ó E N E L

V I N O UN A F O R M A D E R E D E N C I ó N . DOS LA­DRO­NES una mez­cla de char­don­nay y mal­va­sía blan­ca.

POR

JO­SÉ AGUS­TÍN JA­RA­MI­LLO

NA­GUAL DE LA NA­GA una mez­cla tin­ta de ca­ber­net sau­vig­non y san­gio­ve­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.