BLUYINEADA

Don Juan - - News -

“El ro­ce de las áreas pe­ri­nea­les con la me­dia­ción de tex­ti­les ayi­nea­dos” es la for­ma téc­ni­ca en que un pe­rio­dis­ta de­fi­nió es­ta ac­ción. Es lo más cien­tí­fi­co que se pue­de ob­te­ner al res­pec­to y no se ne­ce­si­ta un doc­to­ra­do pa­ra sa­ber que cuan­do las “áreas pe­ri­nea­les” se res­trie­gan unas con otras mien­tras se bai­la re­gue­tón o en me­dio de una “rum­bea­da” que se ha sa­li­do de con­trol, al­go, se­gu­ra­men­te, se va a es­ti­mu­lar.

La bluyineada (o co­mo se es­cri­ba) es un ac­to no del to­do ju­ve­nil y no del to­do inocen­te. Cuan­do la gen­te ha­bla so­bre es­to lo ha­ce en pa­sa­do, co­mo si lo hu­bie­ran de­ja­do atrás jun­to con sus años de ado­les­cen­cia y su vir­gi­ni­dad. Pe­ro hay hom­bres y mu­je­res que to­da­vía dis­fru­tan de es­te ro­ce: “Amo cuan­do un hom­bre lo ha­ce”, es­cri­bió una mu­jer en un fo­ro de Red­dit de­di­ca­do a es­te te­ma. “Creo que es una gran téc­ni­ca de pro­vo­ca­ción y lo in­ter­pre­to co­mo una ma­ne­ra in­vo­lun­ta­ria de de­cir que le pa­rez­co atrac­ti­va”. Otros hom­bres han en­con­tra­do si­tua­cio­nes más apre­mian­tes pa­ra usar es­ta téc­ni­ca: “Apar­te de ha­cer­lo cuan­do era ado­les­cen­te, lo he­mos he­cho con mi es­po­sa va­rias ve­ces des­de que dio a luz, ¡no pue­de ha­ber pe­ne­tra­ción por se­ma­nas!”, di­ce al­guien. “Se sien­te ge­nial. Creo que nos ha­bría­mos vuel­to lo­cos sin po­der ha­cer al­go”.

Cier­tas per­so­nas di­cen que so­lo de­be­ría ser una tác­ti­ca de jue­go pre­vio (de he­cho es un ar­te sa­ber cuán­do es su­fi­cien­te an­tes de pa­sar al si­guien­te ni­vel), por­que la bluyineada tam­bién se uti­li­za bas­tan­te co­mo un tea­se, una pro­vo­ca­ción del mo­men­to. Al fi­nal, mien­tras exis­tan can­cio­nes que se pue­dan bai­lar sen­sual­men­te y rin­co­nes os­cu­ros en las dis­co­te­cas, el blu­yi­neo se­gui­rá sien­do una reali­dad que cru­za to­das las ge­ne­ra­cio­nes.

Des­de es­ta co­lum­na apo­ya­mos el blu­yi­neo: cuan­do am­bas par­tes sa­ben en lo que se es­tán me­tien­do –o, más bien, lo que no se es­tán me­tien­do–, es una prác­ti­ca li­bre de ries­gos. So­lo en­con­tra­mos un par de fa­llas téc­ni­cas: “En las oca­sio­nes en las que mi pe­ne mi­ra­ba ha­cia aba­jo en lu­gar de arri­ba, eran 30 se­gun­dos de ajus­te in­có­mo­do”, di­jo al­guien; y otra per­so­na ex­pre­só que el pro­ble­ma que más re­cuer­da era “te­ner que li­diar con una po­si­ble y des­agra­da­ble man­cha”.

Pe­ro pa­ra eso se in­ven­ta­ron los jeans ne­gros.

N O E STA M O S C O MP L E TA M E NT E S E G UR O S D E C ó M O S E E S C R I B E , P ER O S A B E M O S

C ó M O F UN C I O N A : E M P I E Z A C O N UN R O C E PA R A N A D A I N O C E N T E .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.