AMO­RES RU­SOS

Don Juan - - Sumario -

Sí: se co­no­ce co­mo la ru­sa, pe­ro tam­bién co­mo la tur­ca o la cu­ba­na. En in­glés son más di­rec­tos y le di­cen boob­job o titty­fuck y se­gún Wi­ki­pe­dia su nom­bre co­rrec­to es “mas­tur­ba­ción con las ma­mas”, el tér­mino me­nos sen­sual del mun­do. Esa di­ver­si­dad de apo­dos ha­ce que sea im­po­si­ble en­con­trar una ex­pli­ca­ción creí­ble de su nom­bre más co­mún.

No to­dos los hom­bres son lin­güis­tas afi­cio­na­dos co­mo pa­ra sen­tar­se a pen­sar en es­ta pre­gun­ta, pe­ro la ma­yo­ría sí le ha da­do al­gu­nas vuel­tas en la ca­be­za a es­ta prác­ti­ca tan exó­ti­ca que mu­chos re­le­gan úni­ca­men­te a las pe­lí­cu­las porno. In­clu­so, al­gu­nas per­so­nas com­par­tie­ron es­tas re­glas pa­ra ga­ran­ti­zar una bue­na ru­sa.

Pri­me­ro, el ta­ma­ño sí im­por­ta en es­te ca­so: “He te­ni­do éxi­to con las mu­je­res de ta­lla D en ade­lan­te”, co­men­tó al­guien. Otros di­cen que con una ta­lla C bas­ta. En lo que to­dos coin­ci­den es que la ta­lla cam­bia la di­ná­mi­ca por com­ple­to: “Si los se­nos de una mu­jer son bas­tan­te gran­des, pue­de sim­ple­men­te jun­tar­las y sa­cu­dir­las de arri­ba aba­jo”, di­ce un hom­bre; si no lo son, ge­ne­ral­men­te el hom­bre tie­ne que mo­ver su ca­de­ra si aca­so quie­re lle­gar a al­gún lu­gar. Igual­men­te, exis­ten va­rias po­si­cio­nes pa­ra ex­pe­ri­men­tar. “Uso unas cin­co po­si­cio­nes en to­tal”, di­jo otro hom­bre. “Las más co­mu­nes son con la mu­jer sen­ta­da en el so­fá o en el bor­de de la ca­ma y yo de pie. Tam­bién pue­de es­tar la mu­jer de ro­di­llas mien­tras yo es­toy sen­ta­do, ahí se lo­gra una bue­na vis­ta. Tam­bién me en­can­ta con ella acos­ta­da”.

Tam­po­co hay que ol­vi­dar que, a di­fe­ren­cia de otras par­tes del cuer­po, en es­tas áreas no exis­te un lu­bri­can­te na­tu­ral: a me­nos de que quie­ra una que­ma­du­ra, bus­que lu­bri­can­te. Una mu­jer re­co­mien­da usar acei­te pa­ra pa­sar un buen ra­to, pe­ro hay otras ma­ne­ras: “Usual­men­te me gusta que lo ha­gan ha­cia el fi­nal de un blow­job, cuan­do me voy a correr”, cuen­ta un es­pa­ñol. “Ella jun­ta sus se­nos y em­pie­za a mo­ver­los usan­do la sa­li­va co­mo lu­bri­can­te. Me en­can­ta cuan­do me mi­ran a los ojos, ha­blan su­cio y me pi­den que me co­rra”.

Lo úl­ti­mo que se de­be sa­ber es que no se tra­ta de una prác­ti­ca ideal pa­ra to­dos. Hay hom­bres a los que la ru­sa no les ha­ce ma­yor gra­cia: “No es tan ge­nial; re­sul­ta vi­sual­men­te in­tere­san­te por­que po­cas mu­je­res lo ha­cen y es visto co­mo algo pla­cen­te­ro en el porno, pe­ro, ho­nes­ta­men­te, un hand­job se sien­te me­jor”. En con­tras­te, hay mu­je­res que se di­vier­ten y dis­fru­tan ha­cer­la: “Me en­can­ta ha­cér­se­las a los hom­bres por­que me ex­ci­ta ver có­mo dis­fru­tan de mis se­nos”. Aho­ra que tie­ne es­tos frag­men­tos de sa­bi­du­ría a la mano, so­lo le fal­ta pro­bar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.