EL EM­PE­RA­DOR DEL GUS­TO

ANT­HONY BOURDAIN LO GRÓ QUE TO­DA UNA GE­NE­RA­CIÓN SE ENAMORARA DE LA CO­MI­DA.

Don Juan - - News - FO­TO­GRA­FÍA: PAU­LO FRIDMAN / CORBIS / GETTY IMAGES

Pa­re­ce la es­ce­na de una pe­lí­cu­la de Fe­lli­ni: un hom­bre vestido con tra­je y som­bre­ro ca­mi­na ame­na­zan­te por una pla­ya de Ro­ma en blan­co y ne­gro. Es el pre­lu­dio de un ti­ro­teo en­tre ma­fio­sos, o al me­nos eso creen los que es­tán vien­do el te­le­vi­sor. Has­ta que el hom­bre lle­ga a una me­sa y pi­de un ne­gro­ni.

Ant­hony Bourdain fue un ge­nio. Lle­na­ba sus pro­gra­mas de re­fe­ren­cias cul­tu­ra­les ha­cia el ci­ne o ha­cia la mú­si­ca y de una ma­ne­ra muy su­til hi­zo que la gen­te que lo se­guía por te­le­vi­sión le per­die­ra el mie­do a la co­mi­da. Gra­cias a pro­gra­mas co­mo No Re­ser­va­tions y Parts Unk­nown la gen­te apre­cia hoy co­mer en las pla­zas de mer­ca­do y pi­de la car­ne en tér­mino me­dio o azul, co­mo es de­bi­do. Y gra­cias él la ge­ne­ra­ción que les to­ma fo­tos a la co­mi­da sa­be quién es Fe­de­ri­co Fe­lli­ni.

An­te to­do, Bourdain fue un es­cri­tor mag­ní­fi­co: se pu­bli­ca­ron una do­ce­na de li­bros su­yos, co­mo Con­fe­sio­nes deun chef, En­cru­do y Ma­los Tra­gos. En ellos re­fle­xio­nó so­bre su vi­da, so­bre el mun­do o so­bre cual­quier co­sa que le ve­nía a la ca­be­za. Su pri­mer en­sa­yo, que pu­bli­có en The New Yor­ker en 1999, de­fi­nió el es­ti­lo de su voz: “La bue­na co­mi­da, el buen co­mer, es so­lo so­bre san­gre y ór­ga­nos, cruel­dad y de­ca­den­cia. Es so­bre gra­sas de cer­do ri­cas en so­dio, que­sos apes­to­sos con tri­ple cre­ma, las glán­du­las tier­nas y los hí­ga­dos sua­ves de ani­ma­les jó­ve­nes. La gas­tro­no­mía es la cien­cia del do­lor”. ¿Al­guien po­dría ha­ber­lo des­cri­to me­jor?

Su vir­tud fue que nun­ca ca­lló na­da. Así era él: le da­ba igual es­cri­bir cuán­to dis­fru­ta­ba una cer­ve­za fría o cuán­to te­mía que su hi­ja y to­da la ge­ne­ra­ción de ni­ños ter­mi­na­ra adic­ta a la co­mi­da cha­ta­rra gra­cias al mar­ke­ting de las ca­ji­tas fe­li­ces. Por eso, una vez, es­cri­bió en un en­sa­yo la cla­ve per­fec­ta pa­ra evi­tar­lo: con­tar­les a los ni­ños pe­que­ñas men­ti­ras, co­mo que el pa­ya­so de la ca­de­na de ham­bur­gue­sas más gran­de del mun­do te­nía la ca­be­za lle­na de pio­jos. Ge­nio.

DOS DE LOS LI­BROS MáS co­no­ci­dos de Ant­hony Bourdain son Con­fe­sio­nes­deun chef y En­cru­do. Am­bos se con­si­guen en Co­lom­bia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.