CI­RO GUE­RRA

DOS A ÑO S DES­PUÉS DE QUE SU ÚL­TI­MA PELÍCULA FUE NO­MI­NA­DA ALÓSC AR, EL DI­REC­TO­RES TREN AUN W ÉS­TE RN SO­BRE LA BO­NAN­ZA MARIMB ERA.

Don Juan - - News -

Ci­ro Gue­rra pen­sa­ba que en Co­lom­bia so­lo se po­dían ha­cer co­me­dias. Afor­tu­na­da­men­te, se pro­bó a sí mis­mo que es­ta­ba equi­vo­ca­do con La som­bra del ca­mi­nan te, Los via­jes del vien­to y El abra­zo de la ser­pien­te. Sus pe­lí­cu­las ex­plo­ran los pai­sa­jes y la cul­tu­ra co­lom­bia­nos. Aho­ra se es­tre­na Pá­ja­ros­de­ve­rano, co­di­ri­gi­da con Cris­ti­na Ga­lle­go, una mez­cla de gé­ne­ros e ideas que ate­rri­zan en la his­to­ria de ven­gan­za de una fa­mi­lia wa­yúu en me­dio de la bo­nan­za ma­rim­be­ra.

¿Por qué de­di­car­se a ha­cer ci­ne?

Por­que siem­pre me in­tere­só con­tar his­to­rias. Des­de muy pe­que­ño sen­tí que eso era lo que te­nía que ha­cer y el ci­ne siem­pre fue la me­jor ma­ne­ra de lo­grar­lo. Sien­to que si hu­bie­ra na­ci­do ha­ce trein­ta mil años, ha­ría es­to mis­mo, en una cueva, tra­tan­do de con­tar his­to­rias con lu­ces y som­bras.

¿Cuál fue la película que lo hi­zo sen­tir eso en su ado­les­cen­cia?

8½ , de Fe­de­ri­co Fe­lli­ni. La vi cuan­do te­nía 13 años y fue una re­ve­la­ción. Es una película que me mos­tró el ci­ne co­mo al­go más que en­tre­te­ni­mien­to, al­go que tie­ne esa ca­pa­ci­dad de co­nec­tar­se con el in­cons­cien­te, con aque­llo que no es po­si­ble ex­pre­sar en pa­la­bras.

¿En dón­de sue­le bus­car su ins­pi­ra­ción? Cuan­do es­ta­ba em­pe­zan­do, me ins­pi­ra­ba mu­cho en otras pe­lí­cu­las que veía, pe­ro aho­ra tra­to de ale­jar­me de eso. Hay que de­jar que las pe­lí­cu­las las ins­pi­re la vi­da: en los li­bros que uno lee, la mú­si­ca que uno es­cu­cha, en la ma­ne­ra en la que el vien­to le pe­gó a uno al­gu­na vez en una mon­ta­ña. ¿De dón­de na­ció la idea de Pá­ja­ros de ve­rano?

Yo co­no­cía un po­co la le­yen­da de lo que ha­bía si­do la bo­nan­za ma­rim­be­ra, pe­ro fue du­ran­te el pro­ce­so de ha­cer Los via­jes del vien­to cuan­do en­ten­di­mos que se tra­ta de un mo­men­to lleno de gran­des anéc­do­tas y per­so­na­jes in­creí­bles. Cris­ti­na pen­só que era in­tere­san­te con­tar una his­to­ria me­dio gáns­ter y me­dio wés­tern, pe­ro con­tar­la des­de la so­cie­dad ma­triar­cal wa­yúu, con una voz fe­me­ni­na bas­tan­te fuer­te. Fue ha­cer al­go nue­vo en un gé­ne­ro tra­di­cio­nal­men­te ma­chis­ta.

¿Có­mo es­ca­pa es­ta película a los es­te­reo­ti­pos del nar­co­trá­fi­co?

Es­to no es una glo­ri­fi­ca­ción al nar­co­trá­fi­co, sino una tra­ge­dia. Es­ta his­to­ria la con­ta­mos sin la glo­ri­fi­ca­ción de la vio­len­cia o la cri­mi­na­li­dad. Por otro la­do, no es una he­ri­da abier­ta, te­ne­mos cier­ta dis­tan­cia pa­ra ver con de­te­ni­mien­to lo que pa­só sin re­mo­ver el do­lor que cau­só. Es­tos te­mas no se pue­den vol­ver un ta­bú. Creo que de­be­mos asu­mir nues­tra his­to­ria des­de nues­tra pers­pec­ti­va, por­que si no van a ve­nir de afue­ra a con­tar­la y van a ofre­cer una ver­sión dis­tor­sio­na­da de lo que so­mos. ¿Cuál es la di­fe­ren­cia en la reac­ción de un pú­bli­co in­ter­na­cio­nal que ve sus pe­lí­cu­las a la reac­ción de no­so­tros los co­lom­bia­nos?

Creo que el es­pec­ta­dor colombiano pue­de en­ten­der las pe­lí­cu­las en su to­ta­li­dad. Com­par­te con­mi­go la ex­pe­rien­cia de ser colombiano, que tra­to de ex­pre­sar de la ma­ne­ra más ho­nes­ta po­si­ble. Pe­ro siem­pre, pa­ra mí, es una gran sor­pre­sa có­mo gen­te de otras cul­tu­ras y de lu­ga­res muy le­ja­nos se lo­gra iden­ti­fi­car con esas his­to­rias. Gen­te de Pa­kis­tán se iden­ti­fi­ca con Ela­bra­zo­de­la­ser­pien­te, gen­te de Co­rea del Sur ha­ce unas lec­tu­ras in­creí­bles so­bre Los­via­jes­del­vien­to. Eso es al­go que siem­pre me de­ja per­ple­jo.

De sus pe­lí­cu­las, ¿cuál ha si­do la más di­fí­cil de ha­cer?

En cuan­to a pro­duc­ción, Pá­ja­ros­de­ve­rano. Fue un re­to de pro­duc­ción y lo­gís­ti­co por­que la fil­ma­mos en La Gua­ji­ra en con­di­cio­nes ex­tre­mas y con ad­ver­si­da­des cli­má­ti­cas. Fue una película muy am­bi­cio­sa.

¿Y qué pro­yec­to si­gue, qué ideas nue­vas quie­re ex­plo­rar?

Voy a ha­cer la pri­me­ra película en in­glés, fil­ma­da en Ma­rrue­cos. Es una adap­ta­ción de una obra de J. M. Coet­zee. En oc­tu­bre em­pe­za­mos a fil­mar. Es otra co­sa, con otro mé­to­do de pro­duc­ción y que no es­tá am­bien­ta­da en Co­lom­bia, pe­ro es­tá co­nec­ta­da con to­dos mis in­tere­ses. Pe­ro to­do el tiem­po es­toy pen­san­do en nue­vas pe­lí­cu­las, nue­vas his­to­rias, y la ver­dad es que en ese sen­ti­do Co­lom­bia es una fuen­te inago­ta­ble. ¡Es­te país tie­ne his­to­rias has­ta de­ba­jo de las pie­dras!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.