MAR­GA­RI­TA BLUE

CU ATRI MO­TOS, PLA­YA Y AR­QUI­TEC­TU­RA CO­LO­NIA L. TO­DO LO QUE NE­CE­SI­TA PA­RA DES CA NS ARESTÁAUNP AR­DE HO­RAS DEBOGOTÁ.

Don Juan - - NEWS -

Ima­gí­ne­se te­ner el mar fren­te a us­ted, are­na blan­ca en los pies y un Mar­ga­ri­ta blue en una de las ma­nos. ¿Le sue­na ese plan? To­do es­tá a dos ho­ras en avión des­de Bo­go­tá: Cu­ra­zao es una pe­que­ña is­la ubi­ca­da en las An­ti­llas don­de la gen­te ha­bla in­glés, ho­lan­dés, es­pa­ñol, pa­pia­men­to y cual­quier otra len­gua con la que se pue­dan co­mu­ni­car con los tu­ris­tas: ellos son una de las ma­yo­res fuen­tes de in­gre­so.

En Cu­ra­zao le van a en­se­ñar que dus­hi es la pa­la­bra per­fec­ta pa­ra con­quis­tar a una mu­jer, co­no­ce­rá pla­yas don­de po­drá per­der­se to­da una tar­de, po­drá ju­gar con fla­min­gos en el Fla­min­go Park y pa­sear por las ca­lles an­ti­guas de Wi­llems­tad, lle­nas de ca­sas de co­lo­res. Y si lo su­yo es la adre­na­li­na, so­lo tie­ne que al­qui­lar una cua­tri­mo­to y es­ca­lar el mon­te Ch­ris­tof­fel­berg, de 372 me­tros de al­ti­tud.

FO­TO­GRA­FíAS: COR­TE­SíA OFI­CI­NA DE TU­RIS­MO DE CU­RA­ZAO

LA CIU­DAD AN­TI­GUA Wi­llems tad, la ca­pi­tal de la is­la, fue de­cla­ra­da pa­tri­mo­nio his tó­ri­co por la Unes­co. Cada ca­lle tie­ne una ar­qui­tec tu­ra que lo trans­por ta­rá a un áms­ter­dam ca­ri­be­ño: sus ca­sas y edi­fi­cios es tán pin­ta­dos de co­lo­res pas tel y el puen­te Flo­tan­te de la Rei­na Em­ma, que atra­vie­sa la bahía de San­ta Ana, lo lle­va­rá a Otra­ban­da, el lu­gar ideal pa­ra ir de com­pras.

LAS CAVERNASHa­cia el nor te de Wi­llems tad, en Roos­velt­weg, es tán las cavernas de Ha­to Ca­ve.Allí en­con­tra­rá pe­tro­gli­fos, pe­ro si les tie­ne fo­bia a los mur­cié­la­gos es me­jor que se abs ten­ga de en­trar. Un guía lo ayu­da­rá a ha­cer el re­co­rri­do y lue­go po­drá lle­gar has ta la ci­ma de la mon­ta­ña, don­de po­drá ver gran par te de la is­la.

MAR­GA­RI­TA BLUENo se pue­de ir de la is­la sin pro­bar el coc tel in­sig­nia: el Mar­ga­ri­ta blue, he­cho con Blue Cu­ra­zao, te­qui­la y li­món, se­rá la me­jor com­pa­ñía en una tar­de de pla­ya. El re­co­men­da­do es el de Mam­bo Beach, aun­que en cual­quier pla­ya de la is­la pue­de pa­sar la tar­de con uno de es tos coc te­les en la mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.