EL SE­CRE­TO DE LAS AR­TES MAR­CIA­LES

LAS TÉC­NI­CAS MI­LE­NA­RIAS DEL JIU-JIT­SU BRA­SI­LE­ÑO Y EL KA­RA­TE ES­TI­LO SHORIN RYU NO SO­LO SIR­VEN PA­RA EJER­CI­TAR EL CUER­PO. SE TRA­TA DE LO­GRAR UN NUE­VO ES­TA­DO MEN­TAL.

Don Juan - - News -

Tie­ne que usar sus ma­nos, su cuer­po y su men­te. No im­por­ta la edad ni la con­di­ción fí­si­ca. Lo úni­co que ne­ce­si­ta es con­cen­tra­ción, es­tar dis­pues­to a ven­cer a su ri­val y, so­bre to­do, a re­tar­se a sí mis­mo. Cual­quier mo­men­to de la vi­da es ideal pa­ra aprender ar­tes mar­cia­les, un con­jun­to de téc­ni­cas mi­le­na­rias que mez­clan dis­tin­tos ejer­ci­cios de de­fen­sa per­so­nal, con­cen­tra­ción y ha­bi­li­dad.

An­drés Ulloa prac­ti­ca ka­ra­te es­ti­lo shorin ryu y jiu-jit­su bra­si­le­ño des­de ha­ce 39 años. El shorin ryu es una de­ri­va­ción del ka­ra­te nor­mal que na­ció cuan­do Ja­pón in­va­dió las is­las de Oki­na­wa. Los is­le­ños co­men­za­ron a prac­ti­car las ar­tes mar­cia­les tra­di­cio­na­les y un nue­vo es­ti­lo. Pa­ra Ulloa, prac­ti­car shorin ryu exi­ge una ru­ti­na si­mi­lar a la de cual­quier otro ejer­ci­cio: em­pie­zo con un ca­len­ta­mien­to fí­si­co que in­clu­ye fle­xio­nes, tro­te, ab­do­mi­na­les y sen­ta­di­llas. Lue­go se desa­rro­lla la téc­ni­ca, lo más im­por- tan­te, que se en­fo­ca en mo­vi­mien­tos pre­ci­sos de pu­ños y pa­ta­das. Fi­nal­men­te se pa­sa al com­ba­te, don­de se po­ne en prác­ti­ca to­do lo apren­di­do fren­te a un ri­val.

El jiu-jit­su bra­si­le­ño, en cam­bio, na­ció cuan­do un maes­tro en judo y jiu-jit­su ja­po­nés le tras­pa­só su co­no­ci­mien­to a una fa­mi­lia de Bra­sil y el hi­jo me­nor adap­tó la téc­ni­ca a su es­ta­do fí­si­co: es­te ar­te marcial es­tá di­se­ña­do pa­ra lu­char con opo­nen­tes de ma­yor pe­so y ma­sa mus­cu­lar, pues la téc­ni­ca es­tá por en­ci­ma de la fuer­za. Se es­pe­cia­li­za en ha­cer pa­lan­cas, do­mi­nar al opo­nen­te, con­tro­lar­lo o es­tran­gu­lar­lo. A di­fe­ren­cia del ka­ra­te, acá no hay gol­pes y la ma­yo­ría del com­ba­te se rea­li­za en el pi­so.

Cual­quie­ra pue­de prac­ti­car­lo. Des­de los cin­co has­ta los no­ven­ta años. Y si to­da­vía lo du­da, es­cu­che el con­se­jo de Ulloa: “El jiu jit­su bra­si­le­ro en Es­ta­dos Uni­dos es usa­do pa­ra tra­tar la de­pre­sión y el es­trés pos­trau­má­ti­co. He vis­to gen­te de ochen­ta años em­pe­zan­do a en­tre­nar con ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos”. Por eso, si quie­re tra­ba­jar su men­te y te­ner más he­rra­mien­tas de de­fen­sa per­so­nal, for­ta­le­cer su ca­rác­ter, me­dir su es­ta­do fí­si­co y el gim­na­sio no es lo su­yo, po­drá in­ten­tar ka­ra­te shorin ryu o jiu-jiut­su bra­si­le­ro.

FO­TO­GRA­FíA: 123RF

SI QUIE­RE APRENDER es tas ar tes mar­cia­les pue­de ir a Af­fi­nity Stu­dios, en Bogotá. Tel.: 322 785 1624. Di­rec­ción: ca­lle 93B # 11A-84C. C. Por to­be­lo, L. 305.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.