EL CA­PO DEL DI­SE­ÑO AU­TO­MO­TRIZ

EN 1930 BAT­TIS­TA FA­RI­NA FUN­DÓ EL ES­TU­DIO DE DI­SE­ÑO MÁS IM­POR­TAN­TE DE EU­RO­PA.

Don Juan - - News - FO­TO­GRA­FÍA: MONDADORI PORT­FO­LIO VIA GETTY IMAGES

La fá­bri­ca de Bat­tis­ta Fa­ri­na –un em­pre­sa­rio ita­liano al que to­do el mun­do en Tu­rín le de­cía Pi­nin, de ca­ri­ño– ha­bía que­da­do des­trui­da por los bom­bar­deos alia­dos du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Su em­pre­sa, que di­se­ña­ba y cons­truía ca­rro­ce­rías, es­ta­ba en la quie­bra y en 1946, cuan­do pa­re­cía que exis­tía la opor­tu­ni­dad pa­ra re­vi­vir su in­dus­tria y re­cu­pe­rar el mer­ca­do per­di­do, los ga­na­do­res de la gue­rra de­ci­die­ron prohi­bir las mar­cas de Ita­lia –país alia­do de los na­zis– en el Sa­lón del Au­to­mó­vil de Pa­rís.

Pe­ro eso no detuvo a Pi­nin. Cuan­do se en­te­ró de la no­ti­cia, to­mó su re­cién di­se­ña­do Lan­cia Apri­lia, le dio a su hi­jo Ser­gio las llaves de un

Al­fa Romeo 6C S y con­du­jo a tra­vés de los Al­pes has­ta la ca­pi­tal fran­ce­sa. Lue­go se par­queó fren­te al Grand Pa­lais, en to­da la en­tra­da de la fe­ria, y ex­pu­so des­de la ca­lle sus dos obras maes­tras.

“Pi­nin Fa­ri­na fue una de las pie­zas cla­ves pa­ra la in­dus­tria au­to­mo­triz ita­lia­na. En la dé­ca­da de 1920, cuan­do tra­ba­ja­ba en la fá­bri­ca de ca­rro­ce­rías de su her­mano y cons­truía au­to­mó­vi­les que pa­re­cían ca­jas se dio cuen­ta de que el fu­tu­ro de Ita­lia es­ta­ba en el lu­jo y en la ve­lo­ci­dad. Fun­dó su pro­pia com­pa­ñía pa­ra pen­sar en las lí­neas cur­vas de los ca­rros del fu­tu­ro –co­mo el Al­fa Romeo 6C Pes­ca­ra Cou­pe de 1935, Lan­cia As­tu­ra ti­po Boc­ca de 1936 y el Lan­cia Di­lamb­da de 1938– y em­pe­zó a re­pe­tir­les a sus em­plea­dos que la ae­ro­di­ná­mi­ca era la for­ma de la ve­lo­ci­dad. Pe­ro, en el fon­do, lo que lo hi­zo in­mor­tal fue ha­ber en­ten­di­do que los ca­rros eran una for­ma de ar­te: a fi­na­les de la dé­ca­da de 1940 el MoMA, en Nue­va York, con­vir­tió al Ci­si­ta­lia 202 de 1946 en el pri­mer au­to­mó­vil de su ex­po­si­ción per­ma­nen­te.

Unos años des­pués, Pi­nin Fa­ri­na le dio la ba­tu­ta a su hi­jo Ser­gio, el mis­mo que lo ha­bía acom­pa­ña­do a Pa­rís. Pe­ro jus­to an­tes de re­ti­rar­se lo con­vir­tió a él –y a su em­pre­sa– en el di­se­ña­dor ofi­cial de Fe­rra­ri: esa fue la ju­ga­da maes­tra que in­mor­ta­li­zó su nom­bre en la his­to­ria del di­se­ño.

UN JAGUAR XK 120 R de 1954 re­su­me la fra­se de Pi­nin Fa­ri­na: “La ae­ro­di­ná­mi­ca es la for­ma de la ve­lo­ci­dad”.

EL CI­SI­TA­LIA 202 de Pi­nin­fa­ri­na ha­ce par te de la ex­po­si­ción per­ma­nen­te del MoMA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.