4.805.819

Don Juan - - News -

BANKSY

@BANKSY

Re­ven­tar el mun­do del ar­te con un vi­deo de me­nos de un mi­nu­to. Des­en­mas­ca­rar a unos es­ta­fa­do­res a tra­vés de los co­men­ta­rios en un post. De­nun­ciar la de­ten­ción ar­bi­tra­ria de una ar­tis­ta kur­da. Des­de 2013, cuan­do es­te ar­tis­ta sin iden­ti­dad pú­bli­ca hi­zo su pri­me­ra fo­to en Ins­ta­gram, su per­fil se con­vir­tió en una nue­va pa­red pa­ra plas­mar las más in­só­li­tas pro­tes­tas.

Los pri­me­ros gra­fi­tis de Banksy apa­re­cie­ron a fi­na­les de 1990, en uno de los mu­ros más re­pre­sen­ta­ti­vos de los con­flic­tos ac­tua­les: el que se­pa­ra a Is­rael y Pa­les­ti­na, en Cis­jor­da­nia. A par­tir de en­ton­ces sus obras se fue­ron to­man­do las pa­re­des de va­rias ciu­da­des del mun­do: sus ra­tas icó­ni­cas em­pe­za­ron a ha­cer pre­sen­cia en las ca­lles de Pa­rís, su Ste­ve Jobs pa­seó por un cam­po de re­fu­gia­dos en Ca­lais y su mu­ral so­bre el bre­xit se to­mó una fa­cha­da en la po­bla­ción cos­te­ra de Do­ver. To­das sus crea­cio­nes tie­nen una gran car­ga de pro­tes­ta so­cial y bus­can lle­var un men­sa­je po­lí­ti­co in­có­mo­do. ¿O có­mo ol­vi­dar la obra que hi­zo en una ca­bi­na te­le­fó­ni­ca don­de va­rios agen­tes se­cre­tos pa­re­cían es­piar to­das las con­ver­sa­cio­nes?

Sin em­bar­go, mien­tras de­nun­cia­ba a las gran­des cor­po­ra­cio­nes y a los ex­ce­sos del sis­te­ma eco­nó­mi­co, sus obras em­pe­za­ron a lle­gar a las ga­le­rías. Ca­da Banksy que apa­re­cía em­pe­za­ba a con­ver­tir­se en una ob­se­sión pa­ra co­lec­cio­nis­tas de ar­te y la fie­bre por su obra es tan al­ta que va­rios me­dios de co­mu­ni­ca- ción se han de­di­ca­do a bus­car quién es la per­so­na de­trás de Banksy (el prin­ci­pal sos­pe­cho­so has­ta aho­ra es Ro­bin Gun­ning­ham, pe­ro pa­ra for­tu­na o des­gra­cia de es­te mi­to to­do se ha que­da­do en ru­mo­res).

Su úl­ti­mo ac­to trans­gre­sor fue des­truir su pro­pia obra. El 5 de oc­tu­bre una tri­tu­ra­do­ra ins­ta­la­da en el mar­co de “Girl with Ba­lloon” se ac­ti­vó jus­to en el mo­men­to en que el cua­dro se subas­tó en un po­co más de un mi­llón de li­bras es­ter­li­nas. Al día si­guien­te Banksy se atri­bu­yó la ac­ción con un vi­deo en su Ins­ta­gram que de­mos­tra­ba có­mo ha­bía pla­nea­do la ac­ción. El post ve­nía acom­pa­ña­do con un bre­ve men­sa­je, una ci­ta de Pi­cas­so que di­ce: “La ne­ce­si­dad de des­truír es tam­bién una ne­ce­si­dad crea­ti­va”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.