12’988.000

Don Juan - - News -

NEIL DEGRASSE TY­SON

@NEILTYSON

Uno de los tuits más exi­to­sos de Neil de Gras­se Ty­son ex­pli­ca el apo­ca­lip­sis: “En cin­co mil mi­llo­nes de años, cuan­do el Sol co­mien­ce a mo­rir, sus ca­pas ex­ter­nas de plas­ma res­plan­de­cien­te se van a ex­pan­dir en­gu­llen­do las ór­bi­tas de Mer­cu­rio, des­pués Ve­nus, mien­tras que las bra­sas car­bo­ni­za­das que al­gu­na vez fue­ron el oa­sis de vi­da lla­ma­do Tie­rra se va­po­ri­zan en el va­cío del es­pa­cio. ¡Que ten­gan un buen día!”. 270 ca­rac­te­res en in­glés que res­pon­die­ron di­rec­ta­men­te 7.800 per­so­nas con me­mes, crí­ti­cas al ca­len­ta­mien­to glo­bal y apre­cia­cio­nes va­ria­das so­bre el fin del mun­do.

Ty­son tie­ne se­sen­ta años y es uno de los po­cos hu­ma­nos que han vis­to una su­per­no­va. Ocu­rrió a prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1990, cuan­do es­ta­ba ha­cien­do su doc­to­ra­do en as­tro­fí­si­ca y fue a Chi­le pa­ra re­co­pi­lar da­tos. Ase­so­ró al Go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos en los pla­nes de de­sa­rro­llo de tecnología ae­ro­es­pa­cial y hoy es el di­rec­tor del pla­ne­ta­rio más im­por­tan­te de Nue­va York. Sin em­bar­go, des­de que ter­mi­nó su in­ves­ti­ga­ción pos­doc­to­ral en Prin­ce­ton em­pe­zó su tra­ba­jo fa­vo­ri­to: res­pon­der pre­gun­tas so­bre el uni­ver­so. Pri­me­ro lo hi­zo ba­jo el seu­dó­ni­mo “Mer­lin” en la re­vis­ta Sta­rDa­te –una pu­bli­ca­ción de cien­cia po­pu­lar–, pe­ro des­pués se con­vir­tió en el pre­sen­ta­dor de Cos­mos,unao­di­sea­de­les­pa­cio-tiem­po, la se­cue­la de la se­rie que en los años se­ten­ta ha­bía in­mor­ta­li­za­do a Carl Sa­gan, y se vol­vió tan co­no­ci­do que in­clu­so hay me­mes con su ros­tro que sir­ven co­mo stic­kers en las his­to­rias de Ins­ta­gram.

Twit­ter era un pa­so natural pa­ra él. Cuan­do abrió su cuen­ta en 2009 pa­re­cía que sim­ple­men­te la iba a usar pa­ra pro­mo­cio­nar sus li­bros, pe­ro no tar­dó en dar­se cuen­ta de que era una he­rra­mien­ta ideal pa­ra ha­blar de cien­cia. Unos me­ses des­pués ya se ha­bía in­ven­ta­do la pa­la­bra cla­ve “Ty­son’s Tweets” pa­ra pu­bli­car da­tos cu­rio­sos so­bre los pla­ne­tas, la ve­lo­ci­dad de la luz o la can­ti­dad de bac­te­rias que hay en los rin­co­nes del cuer­po hu­mano (más de laa­si­guen por­que mu­chas ve­ces pre­ci­sa de­ta­lles de las pe­lí­cu­las de cien­cia fic­ción. Y aun­que a ve­ces in­ter­ca­la sus tuits con al­gu­na sel­fi en la que bro­mea so­bre có­mo se­rían las por­ta­das de sus dis­cos si fue­ra un mú­si­co de soul, su ver­da­de­ra cau­sa se re­su­me en uno de los tuits que pu­bli­có cuan­do Trump lle­gó a la pre­si­den­cia: “Let’s ma­ke Ame­ri­ca smart again”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.