Ade­más de los asa­dos,

EL PE­RI­TO MO­RENO Y LAS CA­TA­RA­TAS DE IGUA­ZÚ, DOS MA­RA­VI­LLAS IM­PER­DI­BLES.

Don Juan - - News - POR FER­NAN­DO GÓ­MEZ

la ar­qui­tec­tu­ra de Bue­nos Ai­res y los es­pec­tácu­los gau­chos, Ar­gen­ti­na es un país con unos pai­sa­jes na­tu­ra­les alu­ci­nan­tes. Vi­si­ta­mos dos ríos en ex­tre­mos opues­tos del país del mal­bec: las ca­ta­ra­tas de Igua­zú, en el ex­tre­mo nor­te, y el gla­ciar Pe­ri­to Mo­reno, en la Pa­ta­go­nia, lu­ga­res que na­die de­be­ría de­jar de vi­si­tar.

Ar­gen­ti­na es­tá lle­na de ma­ra­vi­llas na­tu­ra­les; ma­ra­vi­llas que qui­tan el alien­to. El gla­ciar Pe­ri­to Mo­reno y las ca­ta­ra­tas de Igua­zú son, pro­ba­ble­men­te, dos de los des­ti­nos más alu­ci­nan­tes de Amé­ri­ca La­ti­na. El parque natural de los Gla­cia­res fue de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio Mun­dial por la Unes­co en 1981 y es el lu­gar ideal pa­ra ca­mi­na­tas sal­va­jes y ex­pe­di­cio­nes pa­ra es­ca­la­do­res pro­fe­sio­na­les. El mon­te Fitz Roy, por ejem­plo, es uno de los pi­cos más desea­dos del pla­ne­ta, sin em­bar­go, la gran es­tre­lla del parque es el gla­ciar Pe­ri­to Mo­reno, el más ac­ce­si­ble de los 356 que hay. Se pue­de lle­gar en bar­co prác­ti­ca­men­te has­ta el bor­de pa­ra ver esa in­men­sa pa­red de hie­lo azul de 60 me­tros de al­tu­ra y ca­si cin­co ki­ló­me­tros de lar­go. Oír­lo cru­jir y ver caer sus in­men­sos tro­zos es uno de los es­pec­tácu­los que se de­be­ría per­mi­tir to­do ser hu­mano.

El parque tie­ne ade­cua­da una pa­sa­re­la que per­mi­te ver­lo des­de dis­tin­tas al­tu­ras; con­tem­plar­lo pue­de to­mar ho­ras, fo­to­gra­fiar­lo se con­vier­te en un ejer­ci­cio cons­tan­te e in­can­sa­ble. Su in­men­si­dad atra­pa. Se tra­ta de ca­pas y ca­pas de hie­los for­ma­das en los pi­cos de la cor­di­lle­ra que, len­ta­men­te, se des­li­zan has­ta el bor­de del la­go Ar­gen­tino. Pa­ra lle­gar hay vue­los cons­tan­tes des­de Bue­nos Ai­res has­ta la ciu­dad de El Ca­la­fa­te don­de, por su­pues­to, no pue­de de­jar de co­mer­se un pla­to de cor­de­ro pa­ta­gó­ni­co con un buen mal­bec.

Otro gran des­tino son las ca­ta­ra­tas de Igua­zú en la tri­ple fron­te­ra con Pa­ra­guay y Bra­sil.

Hay 275 sal­tos so­bre el río. Se pue­den re­co­rrer por unas pa­sa­re­las per­fec­tas. Hay un tren eco­ló­gi­co pa­ra las per­so­nas que no quie­ran ca­mi­nar y, en ge­ne­ral, cuen­ta con una gas­tro­no­mía fan­tás­ti­ca. La ciu­dad tie­ne una ofer­ta ho­te­le­ra no­ta­ble y una vi­da noc­tur­na bas­tan­te agi­ta­da. La mez­cla per­fec­ta con la na­tu­ra­le­za.

FO­TO­GRA­FÍAS: FER­NAN­DO GÓ­MEZ ECHE­VE­RRI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.