EN CUA­TRO... RUE­DAS

EL SE­XO EN UN CA­RRO PUE­DE SER TO­DA UNA HA­ZA­ÑA LO­GÍS­TI­CA, PE­RO SI SE HA­CE BIEN, LA RE­COM­PEN­SA SE­RÁ UNA EX­PE­RIEN­CIA EMO­CIO­NAN­TE.

Don Juan - - News - FO­TO­GRA­FÍA: AN­TO­NIO GUI­LLEM / 123RF

No se pue­de ne­gar que te­ner se­xo en un ca­rro es bas­tan­te ex­ci­tan­te. Hay va­rios mo­ti­vos que ex­pli­can es­to: es es­pon­tá­neo, ocu­rre en un lu­gar inusual –y co­mo nos han di­cho los se­xó­lo­gos en es­te mis­mo es­pa­cio, no es­tá mal bus­car ex­pe­rien­cias nue­vas pa­ra rom­per con el se­xo mo­nó­tono–, y co­mo tie­ne al­go de ex­hi­bi­cio­nis­ta da una sen­sa­ción de pe­li­gro que al­gu­nos en­cuen­tran muy in­ci­tan­te: “El se­xo en el ca­rro siem­pre sur­ge de for­ma natural, co­mo di­cien­do ‘¡lo po­dría­mos ha­cer aquí, aho­ra!’. Es al­go bas­tan­te car­nal”, cuen­ta un hom­bre. “Ella tie­ne una SUV pe­que­ña con asien­tos que se pue­den echar com­ple­ta­men­te pa­ra atrás, así que em­pu­ja­mos los asien­tos de­lan­te­ros y ella se mon­ta en­ci­ma de mí”, di­ce otro. “¡La úl­ti­ma vez, el or­gas­mo fue tan in­ten­so que em­pe­zó a hi­per­ven­ti­lar!”.

Por su­pues­to, esa emo­ción im­pli­ca de­jar la co­mo­di­dad de una ca­ma de ver­dad y –de­pen­dien­do del ca­rro– con­ver­tir­se en un maes­tro del con­tor­sio­nis­mo. Las su­ge­ren­cias van des­de lo ob­vio has­ta lo quis­qui­llo­so: la po­si­ción de cow­girl si lo va a ha­cer en los asien­tos de­lan­te­ros, que tie­nen un po­co más de es­pa­cio pa­ra los pies; y el mi­sio­ne­ro o cual­quier otra po­si­ción en la que se pue­da aco­mo­dar en los asien­tos de atrás. Es mu­cho más fá­cil si tie­ne la suer­te de que los asien­tos se pue­dan in­cli­nar has­ta que­dar co­mo una ca­ma, una fun­ción que sir­ve pa­ra mu­cho más que guar­dar el mer­ca­do.

Al­gu­nas de las per­so­nas que res­pon­die­ron pa­ra es­ta co­lum­na acon­se­ja­ron ins­ta­lar vi­drios os­cu­ros y ase­gu­rar­se de no to­car la bo­ci­na, to­do pa­ra pre­ve­nir los cu­rio­sos. Nun­ca so­bra lle­var unos cuan­tos con­do­nes y unas toa­llas hú­me­das en la guan­te­ra. Y, co­mo nos di­jo otra per­so­na, “es me­jor abrir las ven­ta­nas o pren­der el ai­re acon­di­cio­na­do”. Es­to se de­be te­ner en cuen­ta pa­ra no can­sar­se muy rá­pi­do y pa­ra evi­tar des­cu­brir que el va­por en las ven­ta­nas de su vehícu­lo no se ve tan se­xi co­mo en Ti­ta­nic. “Por si aca­so, car­gue una bo­te­lla de agua”, aña­de. “Na­da mata el am­bien­te co­mo es­tar aca­lo­ra­do, su­da­do y se­dien­to”.

Por su­pues­to, el me­jor con­se­jo con­sis­te en evi­tar un fi­nal desas­tro­so: “Ase­gú­ra­te de par­quear­te en un lu­gar don­de la po­li­cía no va­ya a to­par­se con­ti­go”. Pue­de ser di­ver­ti­do cor­te­jar el pe­li­gro, pe­ro no es di­ver­ti­do cuan­do las co­sas no sa­len co­mo se es­pe­ran. “Nos sa­ca­ron del au­to y em­pe­za­ron a ha­cer­nos un mon­tón de pre­gun­tas. ¡Fue muy ver­gon­zo­so!”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.