EL CUEN­TO DE LA CRIA­DA

Don Juan - - Sumario - FO­TO­GRA­FíA: HER­NÁN PUEN­TES

“Soy un es­tú­pi­do ma­chis­ta”, me di­je. La re­ve­la­ción me lle­gó con un li­bro: Por úl­ti­mo,el­co­ra­zón, de Mar­ga­ret At­wood. No re­cuer­do có­mo lle­gó el li­bro a mis ma­nos, so­lo re­cuer­do que vi el tí­tu­lo y la fo­to de At­wood –una mu­jer ma­yor con ca­ra an­ge­li­cal– y mis pre­jui­cios li­te­ra­rios –por es­tú­pi­do y por ma­chis­ta– me lle­va­ron di­rec­ta­men­te a pen­sar en las no­ve­las ro­mán­ti­cas de Da­nie­lle Steel; por lo me­nos no fui tan es­tú­pi­do de no leer­lo y no que­dar atra­pa­do por una de las es­cri­to­ras más in­flu­yen­tes, in­te­li­gen­tes y po­de­ro­sas de las úl­ti­mas dé­ca­das, “Cor­mac McCarthy es un po­bre idio­ta al la­do de es­ta mu­jer”, pen­sé. Lue­go ca­ye­ron en mis ma­nos los li­bros de Vir­gi­nie Des­pen­tes –es­pe­cial­men­te su tri­lo­gía Ver­no­nSu­bu­tex– y su po­ten­te Teo­ríaKin­gKong (ver pág. 12). Por los la­dos de At­wood tu­ve que ren­dir­me an­te la ge­nia­li­dad y la su­ti­le­za de El­cuen­to­de­la­cria­da, su no­ve­la más em­ble­má­ti­ca, una no­ve­la que traza un fu­tu­ro en el que las mu­je­res han per­di­do to­dos sus de­re­chos y vi­ven en un ré­gi­men po­lí­ti­co de es­cla­vi­tud pu­ri­ta­na. Son las me­jo­res obras que leí­do en los úl­ti­mos dos años.

Cuan­do nos plan­tea­mos una edi­ción al­re­de­dor del fe­mi­nis­mo tu­vi­mos va­rias con­ver­sa­cio­nes so­bre có­mo abor­dar el te­ma sin ter­mi­nar en la pa­les­tra pú­bli­ca, ¡una re­vis­ta de hom­bres!, ¿un ti­po de pu­bli­ca­ción que “ex­plo­ta” a la mu­je­res ha­blan­do de ¡fe­mi­nis­mo!? ¿Por qué no? No ser fe­mi­nis­ta en es­tos tiem­pos es ser un es­tú­pi­do. Mi ami­ga Ji­neth Be­do­ya –una con­sa­gra­da de­fen­so­ra de los de­re­chos de las mu­je­res– me de­cía que no se ne­ce­si­ta ser fe­mi­nis­ta pa­ra de­fen­der los de­re­chos de los otros. Y de eso es lo que to­do el mun­do es­tá ha­blan­do: igual­dad, equi­dad, equi­li­brio. No es na­da del otro mun­do. Flo­ren­ce Tho­mas le di­jo a nues­tro edi­tor que, per­so­nal­men­te, le pa­re­cía bien que una re­vis­ta co­mo DONJUAN, que les ha­bla di­rec­ta­men­te a los hom­bres, ha­bla­ra de fe­mi­nis­mo en un país to­da­vía te­rri­ble­men­te de­sigual y don­de se vi­ve una reali­dad es­pan­to­sa: la vio­len­cia de gé­ne­ro.

Pa­ra la por­ta­da tu­ve una lar­ga char­la con Ro­sa­rio Ló­pez, una de las gran­des ar­tis­tas con­tem­po­rá­neas co­lom­bia­nas. Le con­té el pro­ble­ma que te­nía­mos. No que­ría­mos ha­cer na­da ob­vio, na­da ofen­si­vo y ne­ce­si­ta­ba su punto de vis­ta. El fe­mi­nis­mo tie­ne cien­tos de ca­pas y una his­to­ria lo su­fi­cien­te­men­te ri­ca, do­lo­ro­sa y con­tra­dic­to­ria co­mo pa­ra re­du­cir­lo a un hash­tag. En me­dio de un de­ba­te lar­go y lleno de ideas, apa­re­cie­ron sus dia­rios de Lon­dres, de los años no­ven­ta y sus fa­bu­lo­sos co­lla­ges. “Le re­ga­lo la idea”, me di­jo con una son­ri­sa. Los co­lla­ges que es­tán en el fon­do de las fo­tos de Car­la Gi­ral­do cuen­tan una his­to­ria com­ple­ja, ha­blan de las pa­ño­le­tas ver­des en Bue­nos Ai­res, ha­blan de mu­je­res ex­cep­cio­na­les. Ha­blan de mu­je­res de car­ne y hue­so. Por otro la­do, Ita Ma­ría Díaz, una po­de­ro­sa influencer de mo­da y una ver­da­de­ra ac­ti­vis­ta en te­mas fe­mi­nis­tas, lue­go de va­rios ires y ve­ni­res, nos ani­mó a ha­cer una ver­sión de la icó­ni­ca ca­mi­se­ta de Vi­vian­ne West­wood.

Car­la Gi­ral­do me­re­ce un pá­rra­fo apar­te. Su his­to­ria es la de una mu­jer que per­te­ne­ce a un nue­vo si­glo; en su mo­men­to li­dió con to­dos los pre­jui­cios del si­glo XX y al­gu­nos –no po­cos– del si­glo XIX. No so­lo los de­jó atrás. De­mos­tró de que es­ta­ba he­cha pa­ra rein­ven­tar­se una y otra vez. En el es­tu­dio de fo­to­gra­fía, ca­da vez que le­van­ta­ba el bra­zo ha­bía al­go más –al­go in­tan­gi­ble, al­go im­per­cep­ti­ble– que su­pe­ra­ba el sim­ple ac­to de ha­cer­lo. Ca­da vez que lo ha­cía era inevi­ta­ble pen­sar en al­go to­tal­men­te es­pe­ran­za­dor: la vic­to­ria es­tá cer­ca. Y no­so­tros que­re­mos acom­pa­ñar­las.

FER­NAN­DO GóMEZó ECHE­VE­RRIDi­rec tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.