UNA ES­CRI­TO­RA PUNK

LOS LI­BROS DE VIRGI NI E DES P EN­TE S SON UNA BO­FE­TA­DA CONTRAELMA CHISMO.

Don Juan - - Sumario - FO­TO­GRA­FíA: JEAN-FRAN­CO­IS PA­GA / LEEMAGE / AFP

Vir­gi­nie Des­pen­tes es una es­cri­to­ra que re­sul­ta in­có­mo­da. En las en­tre­vis­tas pue­de de­cir que el fe­mi­nis­mo del que ella ha­bla es pa­ra las pu­tas, las feas y las les­bia­nas; cri­ti­car a los hom­bres que no cues­tio­nan su for­ma de se­guir los ro­les de la mas­cu­li­ni­dad; ha­blar de los gais y de las les­bia­nas co­mo una éli­te por­que –co­mo le di­jo a The Vi­lla­geVoi­ce– “¿quién que­rría acos­tar­se con un hom­bre he­te­ro­se­xual?”, o de­cir­le di­rec­ta­men­te a su en­tre­vis­ta­do­ra que de­be­ría ser les­bia­na, por­que una mu­jer no de­be­ría dor­mir con su opre­sor.

Tal vez por eso, ca­si siem­pre le pre­gun­tan si odia a los hom­bres.

Pe­ro pa­ra en­ten­der a Des­pen­tes hay que apren­der a leer­la en­tre lí­neas. Los per­so­na­jes de sus no­ve­las y los ca­pí­tu­los de sus en­sa­yos van re­ve­lan­do epi­so­dios de su vi­da y su par­ti­cu­lar ma­ne­ra de ver el mun­do, que no es ra­di­cal sino, más bien, irre­ve­ren­te: una chi­ca fran­ce­sa punk en los años ochen­ta que que­ría po­ner­se mi­ni­fal­da, bo­tas, cha­ma­rra de cue­ro e ir a con­se­guir pi­nes a Lon­dres; una em­plea­da de su­per­mer­ca­do que uti­li­za una de las pri­me­ras re­des de in­ter­net que hu­bo en Eu­ro­pa pa­ra ejer­cer la pros­ti­tu­ción de ma­ne­ra se­gu­ra; una jo­ven que nun­ca fue ca­paz de ha­blar de su vio­la­ción por­que se sen­tía cul­pa­ble, has­ta que es­cri­bió su ma­ni­fies­to: la Teo­ríaKin­gKong. En su li­bro Des­pen­tes de­nun­cia: que la so­cie­dad si­len­cie a una mu­jer y la ha­ga sen­tir­se cul­pa­ble des­pués de una vio­la­ción, que acep­te la pros­ti­tu­ción so­lo co­mo al­go os­cu­ro y mar­gi­nal o que so­lo acep­te a las mu­je­res “mas­cu­li­ni­za­das” en pues­tos de po­der. In­clu­so ha­bla de la ins­ti­tu­ción del ma­tri­mo­nio co­mo un ac­to de vio­len­cia de gé­ne­ro y lo ha­ce sin mie­do, fiel a su es­pí­ri­tu punk.

Des­pen­tes, aho­ra, es un re­fe­ren­te cul­tu­ral: es es­cri­to­ra y di­rec­to­ra de ci­ne. Su pe­lí­cu­la Fó­lla­me fue cen­su­ra­da en Fran­cia –y por eso se vol­vió mun­dial­men­te co­no­ci­da– y su tri­lo­gía Ver­non Su­bu­tex es un bes­tse­ller mun­dial.

¿Pe­ro odia a los hom­bres? “No”, res­pon­dió en una en­tre­vis­ta con Broadly. “A ve­ces ge­ne­ra­li­zo so­bre ellos, pe­ro me gus­ta tra­tar­los igual que nos tra­tan ellos a no­so­tras to­do el tiem­po”.

. TEO­RíAKIN­GKONG es uno de los po­cos bes­tse­llers de fe­mi­nis­mo es­cri­tos en el si­glo XXI.

TOMMY HIL­FI­GER aca­ba de pre­sen­tar #Tomm­yXLe­wis, una co­lec­ción a dúo con Le­wis Ha­mil­ton, pen­ta­cam­peón de Fór­mu­la 1. En­cuén­tre­la en tien­das Tommy Hil­fi­ger de to­do el país y en Bo­go­tá en el cen­tro co­mer­cial Par­que Co­li­na y Mul­ti­pla­za.12

OTRA GRAN VOZ ac tual so­bre el fe­mi­nis­mo es la ni­ge­ria­na Chi­ma­man­da Ngo­zi Adi­chie, au­to­ra de To­dos de­be­ría­mos­ser­fe­mi­nis­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.