LA PRI­ME­RA REC­TO­RA

DE LA U . NA­CIO­NAL

Don Juan - - Sumario -

NO SUE­LE HA­BLAR DE GÉ­NE­RO NI DE FE­MI­NIS­MO, PE­ROS EGANÓA PUL­SO UN LU­GAR EN UN CAM­PO DO­MI­NA­DO POR LOS HOM­BRES.

Cuan­do to­da­vía es­ta­ba en el co­le­gio que­mó ban­de­ras de Es­ta­dos Uni­dos en la pla­za de Pe­rei­ra pa­ra pro­tes­tar con­tra el im­pe­ria­lis­mo. Cuan­do cum­plió 19, es­tu­dia­ba quí­mi­ca far­ma­céu­ti­ca en sa­lo­nes lle­nos de hom­bres, par­ti­ci­pa­ba en gru­pos políticos y vi­vía en una de las re­si­den­cias es­tu­dian­ti­les de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal. A los 22 años ya es­ta­ba ca­sa­da y te­nía dos hi­jos. Y, sin em­bar­go, no si­guió la co­rrien­te de de­jar su ca­rre­ra, sino que con­ti­nuó fir­me en su pro­pó­si­to de gra­duar­se, tra­ba­jar y cam­biar el país.

So­lo que, pa­ra ese en­ton­ces, sa­bía que no iba a cam­biar­lo des­de la po­lí­ti­ca, sino des­de la ciencia.

Dolly Mon­to­ya, la pri­me­ra rec­to­ra mu­jer de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, hoy tie­ne se­ten­ta años y per­te­ne­ce a la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de mu­je­res que fue ma­si­va­men­te a la uni­ver­si­dad en Co­lom­bia. Su ge­ne­ra­ción tu­vo que abrir es­pa­cios, tan­to en los sa­lo­nes de cla­se co­mo en el mun­do la­bo­ral y en la aca­de­mia. Cuan­do em­pe­zó a es­tu­diar, le to­có exi­gir­le res­pe­to a un pro­fe­sor que le di­jo fren­te a sus com­pa­ñe­ros que de­be­ría ir­se a co­ci­nar y de­jar de bus­car ma­ri­do en la uni­ver­si­dad y cuan­do tra­tó de con­se­guir su pri­mer tra­ba­jo se pre­sen­tó a un pues­to en un la­bo­ra­to­rio don­de ne­ce­si­ta­ban, ex­plí­ci­ta­men­te, a un hom­bre: “Le de­bo co­mu­ni­car que en la uni­ver­si­dad no nos se­pa­ra­ban en un sa­lón a los hom­bres y en otro a las mu­je­res, sino que las cla­ses las re­ci­bi­mos jun­tos y apren­di­mos lo mis­mo”, di­jo esa vez. Y con­si­guió el tra­ba­jo.

Mon­to­ya nun­ca qui­so com­prar­le mu­ñe­cas a su hi­ja –has­ta que un día ella mis­ma se an­to­jó de una– por­que que­ría que vie­ra el mun­do de una ma­ne­ra am­plia, co­mo lo ha­bía vis­to ella. Y aun­que re­co­no­ce esas di­fe­ren­cias de gé­ne­ro, di­ce que nun­ca ha te­ni­do di­fi­cul­ta­des por ser mu­jer: “Una vez, en una ma­ni­fes­ta­ción, un com­pa­ñe­ro me di­jo: ‘Com­pa­ñe­ra, vá­ya­se pa­ra la re­si­den­cia que le van a abrir la ca­be­za’. Y yo le con­tes­té: ‘¿Des­de cuán­do las pie­dras caen so­lo en las ca­be­zas de las mu­je­res?’”, re­cor­dó en una en­tre­vis­ta pa­ra Bo­cas.

Sus preo­cu­pa­cio­nes fue­ron otras: co­mo con­se­guir re­cur­sos pa­ra fun­dar el Ins­ti­tu­to de Bio­tec­no­lo­gía (que hoy reúne a in­ves­ti­ga­do­res de va­rias fa­cul­ta­des y es uno de los más ac­ti­vos de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal). “Sé que no es per­so­nal. Me lo es­toy dis­fru­tan­do, ha­ré pro­yec­tos y se­gui­ré apren­dien­do has­ta el día en que me mue­ra”.

FO­TO­GRA­FÍA: RI­CAR­DO PIN­ZÓN

LA UNI­VER­SI­DAD Na­cio­nal tie­ne 2.939 pro­fe­so­res en sus 7 se­des, de los cua­les 846 (28,79 %) son mu­je­res.

LA CIEN­Tí­FI­CA Ma­rie Cu­rie fue la pri­me­ra mu­jer en ocu­par el pues­to de pro­fe­so­ra en la Uni­ver­si­dad de Pa­rís.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.