LAS HE­RE­DE­RAS

DE PA­LEN­QUE

Don Juan - - Sumario - POR MA­RÍA CA­PO­TE

HAY AL­GO QUE VAMÁSALLÁCONL AS­PA LEN QUERAS. ES­TAS MU­JE­RES CAR­GAN EN SU CA­BE­ZA TO­DA UNA CUL­TU­RA.

Un pe­da­zo de fru­ta pi­ca­da ba­jo el sol de 30 gra­dos que per­ma­ne­ce so­bre Car­ta­ge­na re­sul­ta más re­fres­can­te que un va­so de agua. No es por­que lo dic­te nin­gu­na dieta, ni por­que el agua em­bo­te­lla­da sea un cri­men con­tra el me­dioam­bien­te. Es por­que en me­dio de la pla­ya, en una de las lar­gas ave­ni­das de Bo­ca­gran­de o en cual­quier par­que de la ciu­dad amu­ra­lla­da, un va­so lleno de pa­ti­lla, pa­pa­ya, pi­ña, me­lón, za­po­te, nís­pe­ro, man­da­ri­na o cual­quier otra fru­ta que es­té en co­se­cha es co­mo en­con­trar un oa­sis.

Es cier­to. Cual­quie­ra po­dría ven­der fru­ta pi­ca­da. Pe­ro na­die la car­ga con tan­ta ma­jes­tuo­si­dad co­mo una pa­len­que­ra, esas mu­je­res que ca­mi­nan son­rien­tes de un la­do pa­ra otro con sus co­lo­ri­dos tra­jes y tres ki­los de fru­ta so­bre la ca­be­za. Pre­gún­te­le a An­ge­li­na Ca­si­na, una pa­len­que­ra que des­de ha­ce más de 18 años ven­de cor­tes de fru­ta por los que co­bra en­tre cin­co mil y diez mil pe­sos. Atien­de to­dos los días des­de las seis de la ma­ña­na en el Par­que Bo­lí­var fren­te a la an­ti­gua Go­ber­na­ción, en dia­go­nal a la ca­te­dral, don­de pre­pa­ra cual­quier mez­cla al an­to­jo de los clien­tes: “Yo co­men­cé a los ocho años en Pa­len­que car­gan­do un tan­que de agua des­de la ca­sa has­ta el arroyo”, cuen­ta ella. “Ahí apren­dí a car­gar lo que fue­ra en la ca­be­za. Y no es que yo ha­ya que­ri­do ser pa­len­que­ra por­que sí, es por­que na­cí en San Ba­si­lio de Pa­len­que”, aña­de con or­gu­llo.

An­ge­li­na com­pra la fru­ta to­dos los días en el mer­ca­do de Ba­zur­to. Tie­ne que ser tem­prano pa­ra es­co­ger las me­jo­res fru­tas. Lue­go se vis­te con tra­jes que com­pra en el mis­mo mer­ca­do o en un al­ma­cén del cen­tro: son una mez­cla de co­lo­res que re­pre­sen­tan el li­na­je de su pue­blo y el en­rai­za­mien­to que hu­bo en el si­glo XVII, cuan­do en la cos­ta ca­ri­be los afri­ca­nos se mez­cla­ron con eu­ro­peos, in­dí­ge­nas y mes­ti­zos. Des­pués, re­co­rre las ca­lles: no tie­ne que bus­car clien­tes, a ella la bus­can. Los tu­ris­tas com­pran man­go, so­bre to­do, “mien­tras más dul­ce­ci­to me­jor, aun­que otros lo pre­fie­ren bi­che”, ex­pli­ca. Sin em­bar­go, ella se­lec­cio­na las fru­tas tí­pi­cas de la re­gión, co­mo el nís­pe­ro y el za­po­te. Tam­bién se to­ma fo­tos con los tu­ris­tas y cuan­do se can­sa de lle­var los tres ki­los de fru­ta so­bre la ca­be­za con­ver­sa con al­gu­nos co­no­ci­dos mien­tras po­sa su va­si­ja lle­na de fru­ta so­bre una me­sa.

FO­TO­GRA­FÍA: YO­MAI­RA GRAN­DETT

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.