LA CIENCIA DE LA PÍL­DO­RA

EL Í CONO DE LA RE­VO­LU­CIÓN SE­XUAL LLE­VA MÁS DE ME­DIO SI­GLO, PE­RO AÚN NO ES­TÁ LI­BRE DE EFEC­TOS SECUNDARIOS PA­RA LAS MU­JE­RES.

Don Juan - - Sumario - POR RO­DRI­GO RO­DRÍ­GUEZ

Si al­gu­na vez crean un sa­lón de la fa­ma pa­ra los in­ven­tos que con­tri­bu­ye­ron a la li­be­ra­ción fe­me­ni­na, la píl­do­ra an­ti­con­cep­ti­va va a ocu­par un lu­gar es­pe­cial, jus­to en­tre la bi­ci­cle­ta y los hash­tags de Twit­ter.

¿Có­mo fun­cio­na? Co­mo se­gu­ra­men­te ya ha es­cu­cha­do, to­do se tra­ta de hor­mo­nas: las píl­do­ras fun­cio­nan con dos en par­ti­cu­lar –pro­ges­ti­na y es­tró­geno– que bá­si­ca­men­te en­ga­ñan al or­ga­nis­mo pa­ra que crea que exis­te un em­ba­ra­zo. Al igual que las mu­je­res que es­tán es­pe­ran­do un hi­jo, quie­nes to­man la píl­do­ra no ovu­lan y su cuer­po, co­mo una ba­rre­ra adi­cio­nal, crea una mu­co­sa cer­vi­cal más den­sa de lo nor­mal.

To­do sue­na tan sen­ci­llo que pa­re­ce que es­te es el mé­to­do más fá­cil pa­ra evi­tar la re­pro­duc­ción in­de­sea­da. Pa­ra los hom­bres, in­clu­so, re­sul­ta fá­cil pen­sar que el úni­co in­con­ve­nien­te de es­ta píl­do­ra con­sis­te en que su pa­re­ja no se la to­me a tiem­po (hay que de­cir que es­to es vi­tal pa­ra que to­do fun­cio­ne de ma­ne­ra co­rrec­ta). Pe­ro una te­ra­pia hor­mo­nal no es­tá li­bre de con­se­cuen­cias: las hor­mo­nas sin­té­ti­cas que se usan en las píl­do­ras an­ti­con­cep­ti­vas tie­nen efec­tos se­rios so­bre el or­ga­nis­mo, co­mo bro­tes de ac­né, al­ta in­ci­den­cia en cán­cer de seno o la dis­mi­nu­ción de la lu­bri­ca­ción, que re­du­ce el ape­ti­to se­xual (en teo­ría, la píl­do­ra li­mi­ta la hor­mo­na cau­san­te de la li­bi­do, pe­ro co­mo es­ta se pro­du­ce en ex­ce­so no to­das las mu­je­res ex­pe­ri­men­tan es­to). Pe­ro la que­ja más co­mún y preo­cu­pan­te son los efec­tos neu­ro­ló­gi­cos: no es ra­ro que quie­nes con­su­men la píl­do­ra sien­tan de­pre­sión, cam­bios sú­bi­tos de hu­mor y has­ta mo­di­fi­ca­cio­nes en sus pre­fe­ren­cias se­xua­les (un es­tu­dio de Flo­ri­da Sta­te Uni­ver­sity, por ejem­plo, en­con­tró que las mu­je­res ca­sa­das se sien­ten me­nos atraí­das ha­cia sus es­po­sos al

de­jar la píl­do­ra. No to­do es per­fec­to y las mu­je­res lo sa­ben bien. Aun así, cons­ti­tu­ye una op­ción co­mún y son mu­chas las mu­je­res que de­ci­den to­mar­las: no so­lo se con­si­de­ra un tra­ta­mien­to far­ma­céu­ti­co, tam­bién son si­nó­ni­mo de li­ber­tad se­xual que con­quis­ta­ron en los años se­sen­ta.

Aho­ra, en pleno si­glo XXI, es­tán lle­gan­do no­ti­cias de nue­vas op­cio­nes an­ti­con­cep­ti­vas pa­ra los hom­bres. Las píl­do­ras mas­cu­li­nas avan­zan len­ta­men­te, pues es mu­cho más com­pli­ca­do con­tro­lar la pro­duc­ción de los mi­llo­nes de es­per­ma­to­zoi­des de un hom­bre fren­te a los po­cos óvu­los que ca­da mes pro­du­ce una mu­jer. Tam­bién es­tá el de­ba­te de los efec­tos secundarios: en 2016, por ejem­plo, unas prue­bas pa­ra una in­yec­ción hor­mo­nal pa­ra hom­bres fue­ron can­ce­la­das aun­que el 75 % de los par­ti­ci­pan­tes que­ría con­ti­nuar usan­do ese mé­to­do. Las re­des es­ta­lla­ron indignadas: ¿Por qué la ciencia pro­te­gía a los hom­bres de los efec­tos secundarios que las mu­je­res su­fren a dia­rio? Más que una ra­zón ma­chis­ta, la de­ci­sión obe­de­cía a los es­tán­da­res de la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca ac­tual, que son ma­yo­res a los que ha­bía cuan­do fue in­ven­ta­da la píl­do­ra an­ti­con­cep­ti­va pa­ra mu­je­res en los años cin­cuen­ta.

Cuan­do las píl­do­ras mas­cu­li­nas sal­gan al mer­ca­do se abri­rá la opor­tu­ni­dad pa­ra que los hom­bres se ha­gan car­go de su pro­pia re­pro­duc­ción y no les de­le­guen esa res­pon­sa­bi­li­dad a las mu­je­res. Sin em­bar­go, no es­ta­ría de más que las píl­do­ras an­ti­con­cep­ti­vas fe­me­ni­nas tam­bién se pon­gan co­mo me­ta re­du­cir drás­ti­ca­men­te los efec­tos secundarios. Pe­ro mien­tras lle­ga ese día, nun­ca es­tá de más que hom­bres y mu­je­res se com­pro­me­tan con otro mé­to­do exi­to­so: el con­dón.

FO­TO­GRA­FÍAS: MI­CHAEL BURRELL

AN­TES DE LA IN­VEN­CIóN d e la píl­do­ra, las mu­je­res lu­cha­ban por con­trol so­bre sus mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos. Birth Con­trol Re­view, una po­lé­mi­ca re­vis ta crea­da por Mar­ga­ret San­ger, bus­ca­ba con­cien­ciar so­bre la pla­nea­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.