HANDS-ON: CAN-AM MA­VE­RICK X3 XDS

PO­DER: ESO ES LO QUE SE SIEN­TE CUAN­DO SE ACE­LE­RA UNA DE ES­TAS MÁ­QUI­NAS TO­DO TE­RRENO.

Don Juan - - Sumario - POR JO­SÉ AGUS­TÍN JA­RA­MI­LLO

Cuan­do apa­re­ció el pri­mer hueco, en­tré en pá­ni­co. El Ma­ve­rick iba a más de 60 km/h por un es­tre­cho ca­mino des­ta­pa­do y ya era im­po­si­ble es­qui­var el obs­tácu­lo. Lo úni­co que hi­ce fue aga­rrar­me del ti­món, pen­sar en el gol­pe que sen­ti­ría e in­ten­tar ad­ver­tir­le a mi co­pi­lo­to pa­ra que no sal­ta­ra de su asien­to. Pe­ro no pa­só ab­so­lu­ta­men­te na­da, no hu­bo ni salto ni gol­pe. mi ce­re­bro que­dó des­con­cer­ta­do por no re­ci­bir nin­gún cim­bro­na­zo y el co­pi­lo­to si­guió mi­ran­do por el pai­sa­je, co­mo si la tro­cha que ha­bía en­fren­te fue­ra en reali­dad un tran­qui­lo ca­mino pa­vi­men­ta­do.

Mi ce­re­bro pen­sa­ba que no es­ta­ba en un UTV to­do­te­rreno, sino en el ca­rro que sue­lo ma­ne­jar to­dos los días. Lo in­te­re­san­te es que des­pués del se­gun­do hueco, las neu­ro­nas pa- re­cían ha­ber­se acos­tum­bra­do a los 60 cm de sus­pen­sión del vehícu­lo y no des­ace­le­ra­ban cuan­do apa­re­cía un nue­vo obs­tácu­lo en el ca­mino. Y des­pués del ter­ce­ro, lo que ha­cían era ayu­dar a los ojos a bus­car hue­cos ca­da vez más gran­des pa­ra co­ger­los a to­da ve­lo­ci­dad.

Era di­ver­ti­do.

Y es que el Can-Am Ma­ve­rick es un ju­gue­te: una es­pe­cie de buggy en es­te­roi­des ca­paz de an­dar por cual­quier ti­po de te­rreno. Un mo­tor Ro­tax –de los mis­mos fa­bri­can­tes de los karts más fa­mo­sos– de 172 ca­ba­llos de po­ten­cia con tur­bo, trans­mi­sión en las cua­tro rue­das, va­rias op­cio­nes de ma­ne­jo, ca­ja au­to­má­ti­ca y di­rec­ción asis­ti­da. To­do mon­ta­do en una ca­rro­ce­ría con puer­tas rí­gi­das, si­llas im­permea­bles, ba­rras an­ti­vuel­co y ta­ble­ro elec­tró­ni­co, pe­que­ños de­ta­lles que ha­cen que uno se sien­ta con un equi­pa­mien­to de lu­jo en me­dio de una tro­cha. En sín­te­sis:

un vehícu­lo al que le pue­den po­ner en­fren­te una ro­ca ca­si ver­ti­cal, un ca­mino de he­rra­du­ra o una ca­rre­te­ra lle­na de lo­do y que va a su­pe­rar­los so­lo con la ayu­da de un con­duc­tor que sim­ple­men­te pi­se el ace­le­ra­dor.

Es un día llu­vio­so en Ma­ni­za­les. Lo que en cual­quier otra ciu­dad sig­ni­fi­ca­ría co­rrer a re­fu­giar­se de una tor­men­ta, en la ca­pi­tal de Cal­das es ape­nas un po­co de vien­to. Las nu­bes se cie­rran so­bre la cor­di­lle­ra cen­tral y mien­tras tan­to una ca­ra­va­na de Can-Am em­pie­za a ace­le­rar a to­da ve­lo­ci­dad ha­cia el Ne­va­do del Ruiz. Hay rui­do, hu­mo y olor a ga­so­li­na. Es un re­co­rri­do de 75 km que bor­dea el vol­cán y ter­mi­na en una ru­ta en pé­si­mo es­ta­do que con­du­ce ha­cia el mu­ni­ci­pio de Mu­ri­llo, en el To­li­ma. En al­gu­nas zo­nas la ne­bli­na es tan ce­rra­da que a du­ras pe­nas se pue­den ver las lu­ces del ca­rro que va ade­lan­te y sur­gen que­bra­das cre­ci­das que apa­re­cen de im­pro­vi­so des­pués de una cur­va.

Ex­ce­len­tes opor­tu­ni­da­des pa­ra ha­cer de­rra­par el ca­rro.

Y es que to­dos los que ese día ma­ne­ja­mos es­te vehícu­lo coin­ci­di­mos en que era una ex­pe­rien­cia de vi­deo­jue­go: ma­ne­jar­lo era tan sim­ple co­mo pi­sar el ace­le­ra­dor y con­tro­lar el vo­lan­te. Tan­to, que a pe­sar de las con­di­cio­nes del cli­ma y del ca­mino, so­lo te­nía­mos que preo­cu­par­nos por lim­piar el ba­rro que sal­pi­ca­ba el vi­sor del cas­co.

Ha­bía otras preo­cu­pa­cio­nes, pe­ro esas se ha­bían que­da­do por fue­ra del Ma­ve­rick.

FO­TO­GRA­FíAS: CAN-AM / JO­Sé AGUS­TíN JA­RA­MI­LLO

OTROS MO­DE­LOS DE CAN-AM com­par ten el ADN del Ma­ve­rick, pe­ro tie­nen ca­rro­ce­rías más u ti­li­ta­rias. El De­fen­der, por ejem­plo, es tá pen­sa­do pa­ra el tra­ba­jo en fin­cas y cul­ti­vos: “Yo lo veo co­mo el re­em­pla­zo de un ca­ba­llo”, di­ce uno de los re­pre­sen­tan­tes de la mar­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.