EL RE­LOJ IN­DES­TRUC­TI­BLE

ELG-SHOCK TIE­NE 35 Añ OS YAÚN PA­RE­CE ES­TAR DE MO­DA. NA­DA MAL PA­RA UN AC­CE­SO­RIO QUE ES SÍM­BO­LO DE LA RE­SIS­TEN­CIA.

Don Juan - - Habitar -

Una pi­la de 200 re­lo­jes que no fun­cio­na­ron, más de dos años de po­co sue­ño y lar­gas prue­bas en la­bo­ra­to­rios crean­do los pro­to­ti­pos pa­ra un re­loj in­des­truc­ti­ble. Por to­do eso tu­vo que pa­sar Ki­kuo Ibe pa­ra dar­le vi­da en 1983 al G-Shock.

Eran los años ochen­ta, una dé­ca­da don­de el lu­jo de un re­loj re­mi­tía a las mar­cas clá­si­cas y la re­lo­je­ría tra­di­cio­nal. En Ja­pón los re­lo­jes di­gi­ta­les bus­ca­ban una iden­ti­dad pro­pia y com­pa­ñías co­mo Ca­sio unie­ron in­no­va­ción y tec­no­lo­gía, e in­cor­po­ra­ron cal­cu­la­do­ras y lu­ces en sus re­lo­jes. En esa ca­rre­ra por re­vo­lu­cio­nar la re­lo­je­ría apa­re­ció el G-Shock. El pri­mer mo­de­lo, crea­do por Ibe, fue el DW 5000C: era un re­loj con una apa­rien­cia de­por­ti­va, pe­ro ade­más era re­sis­ten­te, irrom­pi­ble. Su se­cre­to se ba­sa­ba en pie­zas acol­cha­das y un di­se­ño hueco de la car­ca­sa que pro­te­gía su in­te­rior.

Por otro la­do, lle­gó Ryu­su­ke Mo­riai, uno de los di­se­ña­do­res de re­lo­jes icó­ni­cos pa­ra Ca­sio. Cuan­do arri­bó a la com­pa­ñía en 1985 creó el F-91W, uno de los re­lo­jes más ven­di­dos de to­da la his­to­ria y el vin­ta­ge di­gi­tal más desea­do. Su apor­te en los mo­de­los de G-Shock lle­vó a la co­lec­ción a crear car­ca­sas re­sis­ten­tes al ba­rro y a caí­das de al­to im­pac­to.

Du­ran­te 35 años, G-Shock ha lan­za­do más de cien re­lo­jes de dis­tin­tas re­fe­ren­cias. In­clu­so hay clá­si­cos re­no­va­dos que han lo­gra­do crear nue­vas ten­den­cias vin­ta­ge. El di­se­ño tam­bién evo­lu­cio­nó y aho­ra los re­lo­jes in­cor­po­ran más tec­no­lo­gías: equi­pos que in­clu­yen re­car­ga so­lar, re­sis­ten­cia a caí­das li­bres de más de diez me­tros de al­tu­ra y ba­te­rías que du­ran más de ocho años.

El G-Shock es el tan­que de gue­rra de los re­lo­jes. Es si­nó­ni­mo de re­sis­ten­cia e in­clu­so una mu­jer pue­de lle­var con or­gu­llo uno de es­tos. Mo­riai ase­gu­ra que sin im­por­tar la épo­ca ni la ten­den­cia, él se sien­te más se­gu­ro de sí mis­mo cuan­do lle­va uno de es­tos mo­de­los en su mu­ñe­ca: es el po­der de un re­loj in­des­truc­ti­ble.

FO­TO­GRA­FíA: COR­TE­SíA G-SHOCK

ES­TE AñO, en con­me­mo­ra­ción de los 35 años de G-Shock, se lan­zó una edi­ción deaniver­sa­rio con Go­ri­llaz.

LA CO­LEC­CIóN MAS­TER OF G ofre­ce los re­lo­jes más re­sis­ten­tes: in­clu­yen al­tí­me­tro,ter­mó­me­tro y brú­ju­la di­gi­tal.

EL PRI­MER G-SHOCK fue el DW- 5000C con car­ca­sa irrom­pi­ble ysa­lió al mer­ca­do en 1983.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.