DE IDAS Y VE­NI­DAS

Don Juan - - Habitar -

La so­cie­dad fue edu­ca­da pa­ra sa­tis­fa­cer a los hom­bres. En la Edad Me­dia, por ejem­plo, la úni­ca po­si­ción permitida por la Igle­sia era la del “mi­sio­ne­ro” (co­mo si cual­quier mu­jer sin­tie­ra pla­cer con eso), la fi­na­li­dad de ca­da ac­to se­xual era so­lo la pro­crea­ción (co­mo si las mu­je­res del Me­dioe­vo no se ex­ci­ta­ran) y si en­con­tra­ban a un hom­bre con una mu­jer que no era su es­po­sa, la peor par­te la lle­va­ba la mu­jer (y to­da­vía, si eso su­ce­de, til­dan a la mu­jer de “pu­ta” y al hom­bre no le pa­sa na­da). Des­pués de 1500 años el pla­cer de la mu­jer –y so­bre to­do el or­gas­mo– si­gue sien­do un ta­bú. Los hom­bres alar­dean de él co­mo si el punto má­xi­mo de la ex­ci­ta­ción fe­me­ni­na fue­ra una res­pon­sa­bi­li­dad y un premio pa­ra ellos: tres de cin­co hom­bres con­sul­ta­dos, por ejem­plo, di­je­ron que du­ran­te una re­la­ción se­xual su pa­re­ja te­nía uno o va­rios or­gas­mos por­que ellas ge­mían de ma­ne­ra fuer­te y pro­lon­ga­da.

Lo cier­to es que ca­da mu­jer sien­te el or­gas­mo de una ma­ne­ra di­fe­ren­te. Una mu­jer ase­gu­ró ex­pe­ri­men­tar do­lor de ca­be­za en el mo­men­to del clí­max, por ejem­plo. Otra ha­bló de es­pas­mos mus­cu­la­res acom­pa­ña­dos de tem­blo­res en las pier­nas. Va­rias di­je­ron que en ese mo­men­to los ge­mi­dos se con­ver­tían en gri­tos y que las ma­nos o las pier­nas se ador­me­cían. Pe­ro más allá de es­to, pen­sar que el or­gas­mo fe­me­nino es res­pon­sa­bi­li­dad de los hom­bres cons­ti­tu­ye una gran men­ti­ra: se­gún un es­tu­dio de 2017 pu­bli­ca­do en Ar­chi­ve­so­fSe­xua­lBe­ga­vior, so­lo el 65 % de las mu­je­res he­te­ro­se­xua­les lo­gran “ve­nir­se” du­ran­te una re­la­ción se­xual con su pa­re­ja y TheJour­na­lo­fSe­xan­dMa­ri­ta­lThe­rapy ase­gu­ró que so­lo 18 % de las mu­je­res lo­gran lle­gar úni­ca­men­te con la pe­ne­tra­ción, el res­to ne­ce­si­ta (o pre­fie­re) que ha­ya cier­ta es­ti­mu­la­ción del clí­to­ris. Una de las mu­je­res con las que con­ver­sa­mos nos con­tó que sue­le uti­li­zar la mas­tur­ba­ción, con­so­la­do­res y lu­bri­can­tes pa­ra lle­gar al clí­max: “Cuan­do usé un vi­bra­dor, mis ma­nos se ador­me­cie­ron y sen­tí al­go que nun­ca ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do con una pa­re­ja”.

El or­gas­mo no so­lo cons­ti­tu­ye al­can­zar el punto G. Es un con­jun­to de si­tua­cio­nes que in­clu­yen jue­gos pre­vios, fan­ta­sías eró­ti­cas y mu­chas otras co­sas que van más allá de la sim­ple pe­ne­tra­ción. Otra de las mu­je­res con las que ha­bla­mos di­jo que la cla­ve era co­mu­ni­car qué es lo que real­men­te le gus­ta: “Con mi pa­re­ja he con­se­gui­do ser mul­ti­or­gás­mi­ca. He te­ni­do va­rios or­gas­mos en muy cor­to tiem­po. Mis ami­gas no han creí­do to­do lo que he lo­gra­do con él con­tán­do­le de qué ma­ne­ra de­be lle­gar a mis la­dos eró­ge­nos”. Por eso, no olvide que pa­ra ha­cer lle­gar a su pa­re­ja ne­ce­si­ta co­no­cer­la y es­cu­char­la. So­lo así ti­rar no se­rá un ejer­ci­cio de ego mas­cu­lino y am­bos po­drán alar­dear de ha­ber te­ni­do un buen pol­vo.

FO­TO­GRA­FíA: TALAJ ISTOCKPHOTO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.